Coronavirus en Jerez Hostelería y comercios reanudan el sinvivir

Uno de los establecimientos de la calle Larga, esta mañana. Uno de los establecimientos de la calle Larga, esta mañana.

Uno de los establecimientos de la calle Larga, esta mañana. / Miguel Ángel González

Llueve sobre mojado en Jerez, donde el paso de Grado 2 a 1 dentro del Nivel 4 ha supuesto el regreso de las actividades no esenciales y la reapertura de hostelería y todo el comercio aunque con las restricciones horarias que provocan las quejas de los primeros y también a los segundos. A todo esto se une la incertidumbre que provoca la tasa de contagios, que si vuelve a los 1.000 provocaría un nuevo cierre de toda actividad no esencial y tener que volver a empezar de nuevo.

Así, aunque la mayoría de comercios no esenciales sí que reabrió sus puertas esta mañana, hubo varios establecimientos hosteleros que las mantuvieron cerradas: unos esperando el fin de semana y otros que lleguen tiempos mejores, confiando en que la Junta flexibilice los horarios de apertura y cierre. Tanto para bares y cafeterías como para restaurantes, el margen de maniobra es reducido; sin cenas, todo se fía a desayunos y almuerzos, con lo que se hace imposible mantener los negocios a pleno rendimiento.

Y esta mañana, aunque el día no acompañaba y arrancó lluvioso y con nubes, fueron muchos los jerezanos que después de 14 días se acercaron a los bares a volver a saborear una cerveza o una copa de jerez en la calle. Eso sí, hubo ausencias sonadas en el día del volver a empezar como La Moderna, La Gabriela o la Cervecería Gorila, que pasadas la una de la tarde mantenían cerradas sus puertas y que de momento no abren. Eso en el centro; más allá, contraste en la rotonda del Catavino con La Antigua Cruz Blanca cerrada y al lado, La Bodeguita abierta; en la avenida, la cervecería Gran Avenida y otros cercanos también permanecían cerrados, como el Hontoria Garden Bar.     

Antonio de María Ceballos, presidente de Horeca (Federación Provincial de Empresarios de Hostelería), reflejaba la angustia del sector: "Los empresarios están todos los días preguntando cómo va el índice, la tasa, porque en cualquier momento sube esto y nos vamos a los mil y automáticamente cerrados. Entonces, esto es un sinvivir, ya no solamente la ruina que tenemos encima sino luego también la preocupación, porque francamente vamos a tener que terminar todos con un psicólogo".

Los comerciantes tampoco lo tienen claro, y eso que Acoje (Asociación de Comerciantes del Centro) trataba de arrancar la reapertura con un mensaje de optimismo, haciendo un llamamiento esta mañana, cuando "reabrimos hostelería, comercio y servicios denominados no esenciales. Aún así habrá compañeros que no puedan abrir por la restricción horaria de cerrar a las 18:00 horas. Os proponemos salir a las 10:00 de la mañana a aplaudirnos entre nosotros mismos para compartir la energía y fuerza para continuar con nuestras actividades profesionales y por los compañeros que esperemos pronto estén totalmente activos. Este llamamiento es también para los compañeros que han estado abiertos como servicios básicos y para todos".
Y es que las restricciones horarias, el cierre perimetral y toda la crisis económica que ha generado el coronavirus suponen trabas al comercio y por eso Nela García, presidenta de Acoje, pide más y mayor colaboración: "Las ayudas han sido mínimas pero ya se hace necesario un rescate real, una inyección sobre todo a todo el sector de autónomos y micropymes".

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios