Seguridad

La delincuencia descendió un 3,2% el año pasado en la ciudad

  • Notable descenso de los robos, los hurtos y las sustracciones de vehículos

  • Por el contrario suben las riñas tumultuarias, las agresiones sexuales y el tráfico de drogas

Dos agentes detienen a una mujer en el centro de Jerez. Dos agentes detienen a una mujer en el centro de Jerez.

Dos agentes detienen a una mujer en el centro de Jerez. / Pascual

Los delitos disminuyeron en Jerez un 3,2% a lo largo del año pasado, según se desprende del balance de criminalidad realizado por el ministerio del Interior y que ha sido hecho público recientemente. Según dicho informe, en 2019 en Jerez se perpetraron 9.963 delitos, lo que supuso 325 menos que el año anterior, 2018. Vino a suponer, prácticamente, la comisión de un delito menos al día.

Sobre la tipología de las infracciones penales (y siempre según el balance aportado por el ministerio del Interior), los más habituales fueron los hurtos. Esta modalidad delictiva consiste en la apropiación de bienes ajenos sin que medie violencia ni en las personas ni en las cosas. Suelen ser los típicos robos llevados a cabo por descuideros que, en un despiste de la víctima, se apropian de bienes suyos. El más codiciado suele ser el teléfono móvil. Sobre el número de hurtos cabe reseñar que el año pasado cerró con 2.743, una cifra alta pero que es sensiblemente menor a la que se padeció en 2018, ejercicio que cerró con 3.086 acciones delictivas de esta tipología. El descenso es considerable, nada menos que del 11,1%. Con estos datos en la mano se puede señalar que en Jerez se padecen a diario casi 8 hurtos.

Si los hurtos descendieron en Jerez los robos también lo hicieron. Los esfuerzos desplegados tras el incremento que experimentaron en el último lustro han dado sus frutos. Interior suele dividir los robos en diferentes modalidades. De un lado se encuentran aquellos que se perpetran con violencia e intimidación a las personas (es el caso, por ejemplo, de un robo a punta de navaja) y, de otro, los robos que se cometen con fuerza en domicilios y establecimientos comerciales. Es el típico caso del ladrón que se cuela en una casa deshabitada o fuerza un comercio por la noche.

Los primeros, los robos con violencia hacia las personas, se elevaron hasta los 247 casos, 30 más que en 2018 lo que ha supuesto un incremento del 13,8%. Estos casos son especialmente seguidos por las fuerzas del orden ya que, en ocasiones, un individuo ‘desmandado’ o fuera de control es capaz él solo de destrozar las estadísticas de todo un año.

De otro lado, los robos en domicilios y comercios fueron 621 en 2018 y bajaron el año pasado a 307, prácticamente la mitad. De todos ellos, los que se produjeron en domicilios fueron 202 frente a los 353 del año anterior. Supuso una rebaja de casi el 43%.

De ningún homicidio en 2018, el año pasado se pasó a dos, en San Telmo y El Agrimensor

Los resultados de la comisaría de Jerez también se ven refrendados por el hecho de que las sustracciones de vehículos a motor se han visto rebajados, pasándose de 314 a 227 el año pasado (-27.7%).

Pese a lo informado hay diferentes delitos (algunos de capital importancia) que se ven incrementados. Es el caso por ejemplo de los homicidios y los asesinatos. Tras un 2018 sin ningún caso el año pasado cerró con dos. Fueron los casos en concreto de un toxicómano que mató a una tía suya en San Telmo y el caso de un joven problemático que mató a su padre a golpes en El Agrimensor. Las tentativas de homicidio se han visto igualmente rebajadas en un 75% al pasarse de 12 a 3 casos, al igual que los secuestros de personas, que pasaron de dos casos en 2018 a ninguno en 2019.

En lo que se refiere a los delitos de índole sexual cabe destacar que ha habido un repunte. En total hubo 60 casos, ocho más que en 2018. De ellos, seis fueron violaciones con penetración y los restantes, 54, contra la libertad sexual. El incremento es del 20%.

Donde se produjo el mayor incremento fue en delitos relacionados con el tráfico de sustancias estupefacientes, el cual experimentó una subida considerable del 147,5%. Así, de los 59 casos de 2018 se pasó a 146 en 2019. Ello también conlleva que la acción policial contra esta lacra fue mucho más intensa.Otro delito que subió, pese a la bajada global, fueron las riñas tumultuarias, que son demasiado habituales en algunas zonas del extrarradio de Jerez. Así, el año pasado fueron 96, 11 más que el año anterior, es decir, un 12,9% más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios