Jerez

Se derrumba una parte de la cubierta de la Escuela de Arte

  • Vecinos y miembros de la junta directiva escolar se muestran enfadados tras el suceso porque habían avisado de la situación a las administraciones y éstas les hicieron caso omiso

Los vecinos de la calle Ídolos se llevaron ayer un tremendo susto a la hora de comer. Parte de la cubierta del edificio de la Escuela de Arte se derrumbó alrededor de las 14.45 h. a causa de la lluvia caída en la ciudad, combinada con el deterioro del inmueble. Los bomberos y la Policía Local tuvieron que acudir al lugar para clausurar la calle tras un incidente en el que, afortunadamente, no hubo que lamentar daños personales. En un tejado de cuatro aguas, se desplomaron las tejas de uno de los que lo componen, que dejaron en plena calle unos escombros que ocupaban 10 metros de largo, medio de altura y todo el ancho de la vía.

Los bomberos actuaron durante dos horas en una calle que quedó llena de escombros y que la Policía ha clausurado hasta que no sea examinada por un técnico municipal, presumiblemente en el día de hoy. La estrechez de la vía no permite el paso de personas tras el derrumbe, aunque un vecino afirma que seguirá pasando por ahí y no desviará su camino para llegar a casa: "El peligro estaba antes. Ahora ya no hay". "No sabemos hasta cuando va a estar esto cerrado, porque el problema es que debería venir un técnico municipal que estuviera de guardia para explicar lo que hacer, pero no lo hay", comentaba visiblemente enfadado.

Este hecho, la falta de responsables municipales o de la Delegación de Educación, también motivó que una vez terminada la actuación de los bomberos se marcharan del lugar los miembros de la junta directiva de la Escuela de Arte. "Si no hay ningún responsable, ¿qué hacemos nosotros aquí?".

Y es que la situación no cogió por sorpresa a aquellos que a diario pasan por la céntrica vía. El equipo directivo de la Escuela de Arte lleva años denunciando la situación en la que se encuentra esta techumbre y parte del edificio donde imparten sus clases. Incluso, han pedido el traslado al inmueble de la calle Taxdirt donde se ubicaba anteriormente la Escuela Oficial de Idiomas. No obstante, se negó este traslado por peligrosidad. "Más peligrosidad que aquí, imposible. Tenemos encofrados que están mal, partes inhabilitadas, una parte de la cornisa tiene un roto estructural que da dentro de la clase y soporta uno de unos ornamentos de ladrillo que también está a punto de caerse, hay rajas estructurales...", comentaba visiblemente enfadado el jefe de estudios de la Escuela, Guillermo Bermudo, quien no dudaba en afirmar que aquello es una ruina, "sí". "Menos mal que no ha habido clases, pero mañana -hoy para el lector- hay una prueba de acceso y entran alrededor de 30 chavales para hacer estos exámenes en la clase 7-8, de gráfica publicitaria, que es la más grande y la que ha sido afectada", comentaba el directivo escolar.

Juan Taboada, cuya azotea da directamente a la parte siniestrada del edificio, reconoce que hace tiempo envió un escrito al Ayuntamiento, al igual que lo hizo hace apenas un mes otro vecino, para informar de la situación aunque "no se nos ha hecho caso". "Las tejas estaban sueltas y con el peso del agua de la lluvia se han venido abajo", comenta sobre el suceso Taboada, que también se mostraba enfadado: "Si hay esta desgana -haciendo referencia a la clase política local-, que se vayan a su casa".

Todos esperan ahora el arreglo. "Hace doce años hicieron unas catas y nos dijeron que estaba todo comido de termitas. Pusieron unas equis en el sitio derrumbado parar decir que ahí no se podía dar clase y que teníamos que arreglarlo; todavía lo estamos esperando. Esperamos a que se mate alguien", afirma Bermudo. La subdirectora de la Escuela, Carmen Chofre, se pregunta: "Afortunadamente, no ha habido ningún herido. ¿Tiene que haberlo para que se invierta en una solución?".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios