Jerez

El desbordamiento del río retrocede entre 6 y 12 metros

  • Decretan de nuevo alerta amarilla para mañana ante el riesgo de precipitaciones localmente fuertes de hasta 40 litros en doce horas y 15 de ellos en apenas una

Comentarios 0

El desbordamiento del Guadalete retrocedió ayer de forma más que destacable. El retroceso del río hacia su cauce fue especialmente apreciable en la barriada rural de El Portal, donde el presidente de la asociación de vecinos y ex alcalde, Diego Almodóvar, calculó en torno a los doce metros la marcha atrás de las aguas. Dicho retroceso fue menos marcado en la zona de Las Pachecas (uno de los tramos más bajos del río) donde éste estuvo comprendido entre los cinco y los seis metros, indicó la representante vecinal de la zona, Paqui Archidona.

El deseo de técnicos municipales y vecinos de la zona ribereña del río no era otro ayer que el retorno de las aguas al cauce del Guadalete fuera el mayor posible antes de que retornen las lluvias, algo que acaecerá a lo largo del día de hoy y, especialmente mañana, cuando las autoridades meteorológicas han dispuesto de nuevo la alerta amarilla. En esta ocasión, dicho estado de emergencia se prolongará de las seis de la mañana a las seis de la tarde del lunes, periodo en el que se contempla la posibilidad de que chubascos tormentosos especialmente fuertes descarguen sobre la ciudad (una zona ya completamente saturada de agua) unos 40 litros de agua de lluvia por metro cuadrados. Dentro de dicha precipitación podría llegar a darse el caso de que 15 de los referidos 40 litros precipitaran en poco menos de una hora.

Cabe destacar que el hecho de que la campiña esté saturada de agua provoca el fenómeno conocido como escorrentía, mediante el cual toda precipitación no es absorbida y ésta queda bajo los efectos de la gravedad para caer a terrenos bajos en los que se encuentran ríos y arroyos.

Por barriadas

Mónica Castellet, delegada de La Ina, destacó ayer que el estado de la barriada "es muchísimo mejor que ayer (por el viernes). Todavía tenemos la carretera cortada desde el puente de La Greduela a La Ina porque el agua pasa con mucha corriente y no es seguro atravesar. Pese a todo, el nivel ha bajado muchísimo".

La actividad agroganadera continúa en la zona como buenamente se puede, asegura Castellet, que apunta que "pese a los desembalses la perrera que hay en la zona sacó a los animales con tractores y las lecherías siguen ordeñando pero sacando la leche en cisternas pequeñitas para luego trasvasarlas a otras más grandotas".

En Las Pachecas, asegura Paqui Archidona, el nivel de las aguas retrocedió ayer entre cinco y seis metros. En la primera casa inundada hoy (por ayer) ya se puede entrar. Hay que entrar con botas porque está de fango hasta arriba. Los vecinos se han dedicado hoy a ver los daños. Esperamos que no llueva más porque ya está bien. Hasta las cámaras de TV han entrado hoy en la zona para que toda España pueda ver los destrozos". El principal problema de Las Pachecas es su ubicación. Estar situada en un punto de desagüe provoca que la mayor parte del agua que debe volver al Guadalete deba pasar obligatoriamente por allí

En El Portal, señaló el presidente vecinal, Diego Almodóvar, cabe destacar que se demolió de urgencia un dique existente en las inmediaciones del azud del Guadalete para conseguir que el cauce desaguara con mayor celeridad, una medida que fue tremendamente positiva.

Por su parte, María José Tejero, de La Greduela, destacó que "hoy por la mañana (por ayer) hemos parado los motores que desaguaban la zona tras estar funcionando desde el día 25 de diciembre por la mañana. Sólo han parado por pequeñas averías o para que descansaran un poco".

alivio. La Agencia Andaluza del Agua informó ayer que los pantanos de la cuenca alta del río Guadalete procedieron ayer a rebajar el nivel de desembalse a los 67 metros cúbicos por segundo, o lo que es lo mismo, a 67.000 litros de agua por segundo. Cabe destacar que apenas 24 horas antes dichos desembalses eran mucho mayores, ya que estaban cifrados en una media de 107.000 litros por segundo, volumen que iba a parar al río Guadalete para que desagüe en el mar.

daños. La organización agraria Asaja-Cádiz señaló ayer que entre los cultivos más afectados por el temporal de lluvias en la provincia de Cádiz se encuentran los cereales de invierno, la remolacha, los cítricos y los productos hortícolas (como zanahorias, chirivías, alfalfa y patata, principalmente). La superficie cultivable afectada se cifra en 10.000 hectáreas -aseguran desde Asaja- "de las que 1.500 están completamente anegadas".

prevención. Urbanismo deberá inspeccionar las casas inundadas por la crecida del Guadalete. Al menos así lo consideran muchos vecinos de la zona, entre ellos su representante vecinal, Paqui Archidona, que ayer hacía público ayer el temor de los vecinos a este respecto ya que muchas de las casas que se han visto de nuevo anegadas han soportado varias inundaciones, la última de ellas en las navidades de 1996 cuando empezó a llover en octubre y no paró hasta febrero de 1997.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios