Jerez

"No hay dinero en el mundo que pueda comprar estas sensaciones"

  • Sus Navidades siempre fueron especiales por la llegada de su padre de Alemania

  • De sus compañeros: "No me podía tocar con mejores personas"

Juan Carlos Carraco, junto al Belén monumental de la alameda Cristina, días atrás.

Juan Carlos Carraco, junto al Belén monumental de la alameda Cristina, días atrás. / vanesa lobo

Juan Carlos Carrasco goza de una amplia trayectoria en el sector de la hostelería, en el que se inició con tan solo 12 años. Esta Navidad vuelve a sentir las cosquillas en el estómago como cuando esperaba a su padre por estas fechas, pero en esta ocasión con el importante papel de encarnar al Rey Gaspar.

-¿Cuál es su primer recuerdo de Navidad?

-La Navidad era muy especial. Mi padre era emigrante, trabajaba en Alemania, se fue cuando yo tenía 6 meses y volvió cuando yo estaba en el servicio militar. Y sólo venía seis semanas por Navidad. Cuando estaba él todo se vivía con más intensidad. Ha cambiado todo mucho en poco tiempo. Ahora comes de todo durante todo el año, pero antes, cuando llegaba Navidad hacíamos comidas diferentes, los pestiños por la mañana y ya desde primera hora se vivían las fiestas. Hecho de menos ese ambiente tan familiar. Nos pegábamos (son 9 hermanos) días buscando la caja de polvorones que sabíamos que mi madre había guardado para las fiestas, esas cajas con los almanaques. Las cosas sabían diferente. Por eso soy cocinero, porque creo que estaba enamorado de esos olores de cuando llegabas a la casa.

-¿Cómo está viviendo estos dos últimos meses?

-Tengo mucha ilusión, muchas ganas. Le doy las gracias a mi gente, porque se necesita un equipo detrás muy importante que te ayude a las labores de Rey como a las obligaciones laborales propias. Detrás hay una maquinaria funcionando las 24 horas. Si no existiera esa ilusión tan grande en la figura de los Reyes Magos esto no saldría adelante.

-¿Cómo se está viviendo su designación como Rey en su casa?

-En mi casa están entregados al máximo, me ayudan muchísimo. Hay muchas ganas de que llegue ya la cabalgata y a la vez no quieren que se termine esto, porque son experiencias muy bonitas. Y bueno, mis hermanos todos emocionados también.

-¿Qué le ha sorprendido más en esta andadura como Gaspar?

-El cariño tan grande que tiene esta ciudad a los Reyes Magos, el respeto tan grande. La ilusión de la gente de tu alrededor cuando dicen 'yo conozco al Rey Gaspar'. Ya hace tiempo que no escucho mi nombre cuando me ven por la calle sino '¡Gasparrr!', '¡Su Majestad!'. Esos son los saludos. Otra de las cosas que me ha sorprendido es la solidaridad de las empresas, cómo te abren las puertas, cómo te atienden... El otro día estuvimos en una empresa a la que voy casi todas las semanas para comprar, pero cuando fui con los Reyes Magos era otra sensación, el personal te miraba diferente, ilusionado, con respeto. Se nota que hay magia. Debe ser muy duro no tener para ponerle un regalo a tu hijo, y lo que me dicen los anteriores Reyes es que cuando ya ha pasado todo y estás el día 5 de enero a las cuatro de la madrugada pensando que has hecho lo imposible para que esa noche nadie se quede sin regalo es... Increíble.

-¿Sueña con la cabalgata?

-Lo pienso mucho pero todavía no me he puesto ahí. Estamos metidos tanto en la labor de la campaña que no me veo ahí aún. Hace unos días viví una experiencia linda, que aunque en el amplio calendario de actos puede resultar 'insignificante' para lo que nos espera, fue muy especial. Fuimos a saludar a Asad (emisario) al Zoológico y había un colegio de niños. Si tú supieras las caras de los niños entregando las cartas, estaban alucinando... Ha sido muy emocionante, son los momentos inolvidables de esta designación. No hay dinero en el mundo que pueda comprar estas sensaciones.

-En esta aventura está acompañado por José Manuel Martín y Felipa Medrano, ¿qué destacaría

de sus compañeros?

-No me podía tocar con mejores personas. José Manuel es una persona incansable, transmite paz, tiene además mucho talante. Y Felipa ¡qué te puedo decir yo de Felipa! Pues que es un encanto. Lleva una labor muy difícil en su trabajo, tiene las ideas muy claras, nunca discute siempre razona todo y al final te das cuenta de que tiene razón. Lo que intentamos desde el minuto uno que estuvimos en Diario de Jerez, fue seguir el consejo del directo Rafael Navas y nos hemos metido en el papel. Nos llamamos 'Su Majestad' (ríe).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios