Educación

"La dislexia sigue siendo invisible para muchos niños y familias”

  • La jerezana Lucía Alcántara acaba de ser nombrada presidenta de la Federación Nacional

  • Conseguir becas para las familias y un plan educativo específico, objetivos para esta nueva etapa 

La jerezana Lucía Alcántara es la nueva presidenta de la Federación Española de Dislexia. La jerezana Lucía Alcántara es la nueva presidenta de la Federación Española de Dislexia.

La jerezana Lucía Alcántara es la nueva presidenta de la Federación Española de Dislexia. / Manuel Aranda

El pasado 15 de noviembre, la jerezana Lucía Alcántara fue nombrada nueva presidenta de la Federación Española de Dislexia (FEDIS). Tras cinco años siendo el alma mater de la Asociación Dislexia Cádiz, asume el reto de dirigir a los 27 colectivos que conforman esta federación a nivel nacional y cuyo objetivo principal es conseguir la total integración de las personas que padecen esta dificultad de aprendizaje.

Para Alcántara, estar al frente de la federación “es una gran responsabilidad a la vez que un gran honor. Aunque nuestra asociación lleva poco tiempo funcionando, sí que ha conseguido bastantes metas y eso, a nivel nacional, ha sido reconocido”.

La jerezana suple en el cargo “a Jesús Gonzalo, que ha estado al frente de la institución durante esta última etapa y ha hecho un trabajo extraordinario, pero anunció que necesitaba un impás para descansar, de ahí que la asamblea me propusiera como una opción. La verdad es que estoy muy contenta”.

A pesar de toda esa responsabilidad a la que hace referencia, Lucía Alcantara admite que tomar la decisión “no ha sido difícil, porque si algo tiene la federación, que está formada por 27 asociaciones, es que se trabaja en equipo, y está claro que aunque yo esté al frente, detrás hay un gran equipo de trabajo”.

En este sentido destaca que en cada asociación hay personas especializadas, unas a nivel legal, otras a nivel de material complementario, otras llevan el tema de las redes sociales, y también contamos con la ayuda del secretario general, Iñaki Muñoz Salas, que lleva muchísimos años y de hecho es el alma de la federación. Entonces, como he dicho, tomar la decisión no ha sido tan difícil”.

Su principal objetivo a partir de ahora será “dar visibilidad a la dislexia que todavía hoy es muy desconocida, porque en muchos casos se hace invisible, ya que la padecen chicos que fracasan a nivel escolar pero que brillan en otras muchas capacidades que no se tienen en cuenta debido al sistema educativo. En España todo pasa por la lectura y escritura y ellos tienen ahí mayores dificultades”.

Por esta razón, Alcántara aboga por una educación adaptada, “como derecho que todos tenemos”, una circunstancia que en el aula “cuesta trabajo que se pongan en práctica. Pongo un ejemplo, si en Selectividad un niño/a no está diagnosticado y censado en Séneca si hablamos de Andalucía, cuando llega la prueba, si no tiene esas adaptaciones, no está en igualdad de condiciones y puede que no alcance esa nota que necesita para entrar en la carrera”.

Otro de los frentes que debe abordar en esta nueva etapa es el de las becas. “El Ministerio tiene una asignación de becas para el grupo NEAE, necesidades educativas específicas de apoyo educativo, y dentro de ese grupo estamos nosotros con la DEA, dificultades específicas de aprendizaje. Esas becas están para otros colectivos pero para nosotros no, y eso que pertenecemos al mismo grupo. Esa es una de las grandes reivindicaciones”.

Nuestros chicos y chicas necesitan un trabajo específico y si no lo tienen, van creando un mayor distanciamiento educativo. ¿Qué pasa si la familia no tiene recursos económicos? Que se quedan por el camino, de ahí que muchos alumnos y alumnas con dislexia formen parte de ese 40% de fracaso escolar”.

Con la ley Celaá en proceso de ebullición, otro de los objetivos de esta nueva junta es “poder tener nuestro sitio”. De hecho, “en los últimos días la comisión nacional de dislexia ha tenido dos reuniones con las administraciones y en ellas han participado representantes del Ministerio de Educación, representantes de todas las consejerías a nivel nacional y de las universidades. La idea es sacar un punto en común, unas pautas de trabajo en común en las que estén reconocidos los derechos de las personas con dislexia u otras dificultades de aprendizaje como puede ser la disleortografía, discalculia o la disgrafía”.

Lo principal, según apunta la presidenta de FEDIS, “es hacer un plan conjunto, no podemos hacer una cosa en Primaria y otra en Secundaria o en la universidad, porque el principal problema es que una vez que sales del sistema educativo, es muy complicado obtener un diagnóstico. Detección precoz y diagnóstico temprano son fundamentales. Si un niño es diagnosticado en primero o segundo de Primaria y sus familia y docentes saben sus problemas, todos vamos a saber cómo trabajar con él. Pero si ese diagnóstico no llega, porque en Secundaria nos encontramos alumnos sin él, estamos abogando a que no les interese estudiar porque dedican muchas horas, y cuando no ven la recompensa, su estado de ánimo se diluye”.

No hay que olvidar que “el ocho y el diez por ciento de la población tiene dislexia”, y claro “las barreras que pone el entorno, que limitan sus capacidades, son las que hay que sortear. Ellos necesitan aprender de una forma diferente, sólo eso”.

Siguiendo con la línea mercada en Cádiz, Alcántara es consciente de que por encima de todo “necesitamos escuchar a las familias porque a veces nos llegan desesperadas y buscan ayuda al no comprender lo que está pasando. Para eso estamos las asociaciones y en Cádiz somos ya 190 familias ”.

La nueva presidenta considera que “cada vez hay más interés e implicación por parte de los docentes para romper las barreras de la dislexia”, y elogia el apoyo que están teniendo desde la delegación territorial “porque han creado la figura de un especialista que está realizando un gran trabajo formativo con los orientadores, PTIS, AL y pronto empezarán con los docentes. Él cree en la prevención en Infantil porque pone los juncos para luego construir todo lo demás”.

Por último, Alcántara advierte a las familias que “si tu hijo o tu hija trabaja muchas horas y los resultados no vienen acorde, tienen dificultades a la hora de leer o comprender, no son capaces de digerir dos instrucciones sencillas, o pese a ser inteligentes tienen problemas con las horas del reloj o las tablas de multiplicar, llámanos porque estamos para ayudar”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios