Hostelería en Jerez | Desescalada

‘El Chule’: “He pasado el confinamiento deseando volver a estar con ustedes”

  • El veterano hostelero vuelve a abrir su pequeño pero aclamado local frente a San Miguel

'El Chule', ayer en su local de la plaza de San Miguel con el género fresco listo para preparar para sus clientes. 'El Chule', ayer en su local de la plaza de San Miguel con el género fresco listo para preparar para sus clientes.

'El Chule', ayer en su local de la plaza de San Miguel con el género fresco listo para preparar para sus clientes. / Miguel Ángel González

'El Chule’ abrió este pasado jueves en San Miguel. El coronavirus no ha podido con este infatigable hostelero que ha convertido su sencillo, pequeño y humilde rincón ante la iglesia de su ‘Cristo roto’ en un lugar obligado de peregrinación de quienes gustan de una comida casera, un género escogido y un trato familiar.

Tampoco pudo con él una hernia semanas antes de que tuviese que cerrar obligadamente su negocio el pasado viernes 13 de marzo, un día que no olvidará. “No sólo porque tuve que cerrar, sino porque dejé de ver a mis clientes, a los que aprecio mucho y me dan la vida”, cuenta hoy, después de haber vivido un confinamiento “muy desigual”. “No estoy acostumbrado a estar cerrado”, explica, “así que las primeras semanas lo pasé muy mal”.

Para Manuel González Almagro, ‘El Chule’, (Jerez, 1948), lo que más le ha dolido y le duele es la situación del país. “No se sabe quién lleva razón”, se queja mientras va preparando los platos con los que agasajará a sus clientes en su local. “Se tenían que haber unido todos en un momento tan difícil y en una crisis que es mundial”, lamenta ‘El Chule’, que tiene clientes de toda clase, condición e ideas políticas. Su cocina casera los ha unido a todos bajo un mismo techo y una misma terraza desde hace mucho tiempo, aunque él no olvida sus orígenes.

Como cuando comenzó a trabajar, siendo un niño de apenas ocho años, repartiendo marisco en ‘La Cruz Blanca’ de Jerez cuando esos puestos los llevaba la empresa portuense Romerijo. Fue de la mano de su hermano Carlos y desde entonces está considerado como uno de los cocineros que mejor sabe cocer el marisco en Jerez.

Ahora lo hace en pequeña escala en su local de la plaza San Miguel que lleva por nombre ‘Mi capricho’ aunque todo el mundo lo conoce como ‘El Chule’. Allí se pueden degustar sus mariscos recién cocidos, su sopa de tomate, su sopa de galeras en temporada, una ensaladilla que está entre las mejores del universo, pescados fritos de ensueño, pulpo, mejillones, y lo que se encarte ese día en el mercado o la lonja, eso sí, a unos precios razonables. Y, por supuesto, su famoso ‘postre’, que es secreto y que sorprende y deja a sus visitantes siempre un buen sabor de boca.

¿Cómo ha pasado estos meses ‘El Chule’? “Desesperado por estar con ustedes y admirando esta iglesia que tengo delante, deseando abrazaros a todos, pero como no se puede ahora, deseando sonreiros”.

Mientras retoma poco a poco la actividad, este veterano hostelero de frases y reflexiones geniales en su whatsapp es otra muestra de la capacidad de muchos jerezanos de sobreponerse a estos difíciles momentos y, con esa sonrisa, afrontar un nuevo reto, uno más, en toda una vida dedicada a la atención al público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios