Jerez

La familia de la víctima del crimen de Ídolos dice que quiere "pasar página"

  • El condenado a 22 años de prisión por el asesinato del dueño de la tortillería Poti-Poti no cumplirá la pena íntegra en prisión · La defensa aún desconoce si planteará finalmente un recurso al TSJA

Es difícil superar la pérdida de un familiar, pero cuando éste muere en circunstancias dramáticas cuesta mucho más. Eso es lo que le ha pasado a la familia Bernal, los padres y los hermanos de Chema, el dueño de la tortillería Poti-Poti, que falleció asesinado a finales de agosto de 2007 en su propia casa. En esta semana se ha hecho por fin pública una sentencia que la familia esperaba como agua de mayo, aunque lo que más les inquietaba en un principio en todo el proceso judicial que han vivido era la decisión del jurado popular, que llegó a la conclusión por unanimidad de que Vitali Z., un ucraniano de 23 años, era culpable de un delito de asesinato. El juez que presidió el caso, y que debía dictar sentencia, no hizo más que fijar la pena de 22 años de prisión por ese delito, más un año por el hurto de algunas de las pertenencias de José Manuel Bernal y una multa de nueve meses por llevarse el coche del finado.

Elena Bernal, hermana de la víctima, decía ayer que "seguramente no se vaya a interponer recurso alguno contra la sentencia, porque de todas maneras tenemos claro que no va a cumplir la pena íntegra, que es lo que nos hubiera gustado desde un principio. Sólo tendrá que cumplir las tres cuartas partes. En ese aspecto nos daba igual lo del recurso, aunque todavía no he podido hablar con mis hermanos de esto".

La familia lo que busca ahora es "un poco de tranquilidad y pasar página, porque otra cosa no podemos hacer. El daño ya está hecho y lo que buscábamos era que se hiciera Justicia, ahora lo que queremos es volver a la rutina y seguir con el bar", comenta Elena Bernal. La familia, representada por el bufete Cosano y asociados, se estuvo pensando mucho cuando sucedieron los hechos el continuar con la tortillería que tienen en la calle Porvera y que llevaba Chema desde hacía varios años. Finalmente decidieron que el negocio que ha costado tantos esfuerzos siguiera abierto.

Por su parte, el letrado que llevó la defensa del condenado, Manuel Luis Fernández, manifestó ayer a expensas de hablar con su representado, que seguramente se plantee un recurso al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía contra el fallo dictado, "aunque primero habrá que estudiar bien la sentencia para plantear una línea de defensa en caso de recurso. De todas maneras la pena por asesinato, fijada en veintidós años, "es la horquilla que se barajaba por el delito, sobre todo, teniendo en cuenta que se apreciaban las agravantes de alevosía y ensañamiento". Vitali Z. no cumpliría la pena íntegra, sino tres cuartas partes de la misma, sin perjuicio de otros beneficios penitenciarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios