Contenido Patrocinado

¿Ha hecho mas daño el coronavirus a las grandes empresas o a las PYMES?

¿Ha hecho mas daño el coronavirus a las grandes empresas o a las PYMES? ¿Ha hecho mas daño el coronavirus a las grandes empresas o a las PYMES?

¿Ha hecho mas daño el coronavirus a las grandes empresas o a las PYMES?

El coronavirus ha sido motivo de cambios profundos a nivel económico para muchas empresas. Cierres inesperados, reducciones de personal y otras medidas desesperadas han sido tomadas por muchos para poder salir adelante, y es que con el confinamiento, donde tantas empresas tuvieron que cerrar sus puertas de forma indefinida, muchos no tuvieron más opción que decir adiós. Asimismo las personas que no poseen ningún comercio o empresa también se vieron en la tarea de buscar consejos básicos para mejorar sus finanzas personales y poder sobrellevar tan complicada situación. Ante tantos cambios hoy surge interés por conocer a quienes afectó en peor medida la presencia del coronavirus.

Los PYMES son las pequeñas y medianas empresas, que poseen algunas limitaciones a niveles financieros u ocupacionales, estas a su vez cuentan con personal no mayor a 250 empleados para poder entrar en dicha clasificación. Por su parte las grandes empresas, como su nombre lo indica cuentan con activos más numerosos y en general con mayor balance general económico. Ambos tipos de negocios atravesaron las circunstancias de la pandemia, pero sin duda no podemos decir que fueron afectadas de igual forma. Durante este tiempo han sido buscadas opiniones en línea de servicios financieros por muchas compañías que vieron el peligro que significaba para su desarrollo, la presencia del coronavirus y la pandemia.

Las pequeñas y medianas empresas fueron, sin duda, más afectadas de forma negativa que las grandes empresas, donde solo alrededor del 40% sufrió de estos efectos, mientras que al menos dos tercios de las PYMES atraviesan por estas consecuencias. Muchos no han tenido más opción que declararse en quiebra o permanecer cerrados, pues los meses de confinamiento obligaron a mantener sus puertas cerradas, y para los negocios que se deben a la visita del público, esto tuvo devastadoras consecuencias. El origen y categoría de cada negocio es determinante en este tipo de situaciones, ya que algunas han logrado más bien beneficiarse de las condiciones de la pandemia.

Gracias a la reacción rápida de varias empresas, han sido capaces de adaptarse a las limitaciones del coronavirus, sobretodo cuando se trató de negocios meramente online. Las ventas online aumentaron con el confinamiento, así como el uso de envíos y delivery, así que aquellos negocios que trabajan bajo este esquema vieron grandes beneficios, y algunos, como mencionamos, se adaptaron de forma rápida e incorporaron lo necesario para seguir creciendo y trabajando. Al ver disminución en las ventas, otros negocios adaptan sus productos a las necesidades que en ese momento se presentaban, viendo siempre la oportunidad de salir adelante.

Para otros este no fue el caso; debido a la naturaleza de sus negocios o a la imposibilidad de adaptarse a las nuevas formas de comercializar, la pandemia logró hacer daño a la economía de sus negocios. Empresas de comida que debían su éxito a las visitas de sus clientes son, entre muchas, de las comúnmente afectadas, pues si bien los clientes empiezan a adaptarse a las formas online, no siempre el producto se adapta a este mecanismo.

Un ejemplo de adaptación viene de empresas con artículos deportivos que al ver que nadie podía salir a gimnasios y al aire libre a practicar deporte, empezaron a ofrecer equipos para entrenamiento en casa. Por su parte, pequeñas empresas de moda de verano, enfocadas en bañadores o accesorios para la playa o piscina, no pudieron adaptar su producto a las circunstancias, poniendo en riesgo su supervivencia en el tiempo. La demanda de este tipo de producto disminuye, las prioridades cambian y las personas empiezan a invertir su dinero en cosas que los beneficien al estar en casa, por eso, la adaptación ante las crisis fue un factor muy determinante para cada caso de pequeñas o medianas empresas.

Por otra parte, las grandes empresas no han salido ilesas, pero han logrado también tener avances significativos, sobre todo en el proceso de digitalización. Al tener mayores activos, y en general, mejores asesorías financieras, el proceso de adaptación de muchas grandes empresas ha sido menos atropellado y les ha permitido ganar ciertas ventajas, Muchas empresas ven como la pandemia logró lo que pretendía lograrse en años, con respecto a sus avances a nivel digital, acelerando su crecimiento y desarrollo. A nivel económico muchos no esperan gran crecimiento, pero otros, por el contrario, esperan de forma optimista, grandes mejoras. Sorpresivamente, algunas grandes empresas resintieron el cambio y durante el año vieron caer lo construido, teniendo que incluso declararse en quiebra. Empresas como Hertz y El Cirque du Soleil se han declarado en bancarrota por los devastadores efectos de la pandemia. Este último es un ejemplo de cómo el origen de un negocio puede afectar la adaptación del mismo ante las circunstancias, pues la mayor ganancia del circo se da por sus shows en vivo, que durante la pandemia no pudieron llevarse a cabo.