Cofradías

Amor y Sacrificio al pie de la cruz

  • La cofradía de espíritu jesuita mantiene su estilo sobrio desde sus orígenes

Amor y Sacrificio al pie de la cruz. Amor y Sacrificio al pie de la cruz.

Amor y Sacrificio al pie de la cruz. / (Jerez de la Frontera)

Todavía puede verse tal y como aparece en la fotografía de esta información. La Virgen de Amor y Sacrificio al pie de la cruz. Será hasta mañana. Pero hay tiempo aún para contemplarla cuando se abra el templo a las siete de la tarde. Se trata de una instantánea que nos envía el cofrade Feliciano Gil y que recuerda la antigua iconografía que se podía ver en la iglesia de la Compañía donde la comunidad jesuita y la cofradía estaban establecidas.

Amor y Sacrificio mantiene el espíritu jesuita que desde sus orígenes heredaron de aquellos ‘Luises’ que decidieron hacer una cofradía distinta. Sobria. Seria y con un amor inmenso a los misterios de María.

Su hermano mayor, Juan José Fontán, comenta que “es una de nuestras singularidades. Mantener todo lo que hemos sido como si el tiempo no hubiera pasado”. Sus más de cuatrocientos hermanos saldrán a las calles el próximo Lunes Santo a hacer la estación de penitencia acompañando a su titular. “Quiero destacar los más de sesenta niños que llevamos en el cortejo. Para nosotros es la prueba de la continuidad”, asegura Fontán.

La cofradía del Lunes Santo, por aquello de mantener la sobriedad que la caracteriza, apenas saca estrenos. Ya el pasado año se estrenó una importante restauración en las andas. “Se aligeró de peso y se eliminaron algunas incomodidades para los cargadores. Era bastante incómodo y  sobre todo muy pesado”, asegura el hermano mayor. Un paso de horquilla hecho con caoba donde sus cargadores hacen los relevos sin apenas levantar ruido. Al no tener cuerpo de acólitos –otra de sus singularidades- el paso entra en el último tramo de cirios y en segundos entran los hermanos de refresco. “Esto se comenzó a hacer cuando se puso la carrera oficial en Aladro. Antes los relevos eran de Madre de Dios al palquillo y otro en la Catedral para llevarlo hasta Madre de Dios”, comenta Juan José.

Caridad

Hay que destacar de esta elegante cofradía las muchas obras de caridad que llevan a cabo durante todo el año. Sus gastos no son equiparables con los de otras hermandades que tienen que hacer frente a bandas de música. “Un setenta por ciento del presupuesto va destinado a la caridad”, asegura Fontán. Cáritas de Madre de Dios, el comedor de Salvador u otras instituciones se ven beneficiadas con las ayudas de los cofrades de Amor y Sacrificio. “Además colaboramos con los gastos de la parroquia y también estudiamos algunos proyectos de caridad que se llevan a cabo y que patrocinamos durante todo el año”, explica el hermano mayor.

No les gusta hacer mucho ruido a los cofrades de Amor y Sacrificio. Todo lo llevan a cabo con mucha discreción. Sin que sepa la mano izquierda lo que hace la derecha. Sin embargo, hay que destacar un acto emotivo que cada Viernes de Dolores se lleva  cabo  a las 17 horas con los más jóvenes de la cofradía. Es el día en el que se hace la procesión con una imagen pequeña de la Virgen que pasean por el Hospital San Juan Grande mientras se reza el rosario. “Merece la pena verlo cada año este entrañable acto”, dice Juan José Fontán. Una cofradía que merece la pena ver el Lunes Santo a partir de las 22,30 horas desde la Alameda Vieja hasta su recogida. Con el encuentro en San Miguel con el Santo Crucifijo y con la gran cantidad de saetas que le cantan a la Virgen por el barrio. Especial mención habría que hacer de las que se interpretan en la peña ‘La Bulería’, donde a dos pasos de su casa, los vecinos se despiden de la bellísima Señora hasta el año que viene. Aunque el resto de año espera a sus cientos de devotos en su altar de la parroquia de Madre de Dios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios