ZONA RURAL

La historia de la Torre de Melgarejo a pedazos

  • Los vecinos de Torremelgarejo consideran que la antigua fortaleza que da nombre a su barriada rural es parte de su identidad y confían en su restauración

La Torre de Melgarejo en la actualidad. La Torre de Melgarejo en la actualidad.

La Torre de Melgarejo en la actualidad. / VANESA LOBO

A 10 kilómetros de la ciudad de Jerez, junto a la carretera de Arcos en el cruce del Circuito de Velocidad Ángel-Nieto, se encuentra la barriada rural de Torremelgarejo.

Un pequeño pueblo que con casi 400 habitantes, cuenta con más de seiscientos años de historia desde las alturas. Memorias que han transcurrido bajo las murallas del castillo medieval catalogado desde el año 1985 como Bien de Interés Cultural en el Patrimonio Inmueble de la comunidad andaluza como medida de protección. Una iniciativa que, según la situación actual, no ha servido para nada.

La Torre de Melgarejo está catalogada como Bien de Interés Cultural desde 1985El castillo es el icono del pueblo y si se cae, toda nuestra historia se derrumba con ella"

La Torre de Melgarejo, que da nombre a la cercana barriada rural, se encuentra hoy en ruinas. La antigua fortaleza, construida entre los siglos XI y XV en la campiña jerezana, se encuentra en sus peores momentos debido a la falta de mantenimiento por parte de las administraciones públicas y la vía privada "pese a tener el más alto grado de protección", explica la asociación de vecinos de Torremelgarejo. "A principios de agosto, una parte de la torre ya estaba en el suelo pero hoy ya es que hasta podemos ver una parte del interior del castillo. Esto cada día va a peor. Los muros se están derrumbado y todo el interior está caído", comenta Juan Manuel Camas, presidente de la asociación vecinal.

La nombrada fortaleza, que aunque catalogada como monumento histórico y cultural debido a su trascendencia arqueológica, es de propiedad privada lleva más de doce años abandonada y cerrada a cal y canto. "Según Internet, la torre tiene hasta un horario de visitas. Yo llevo 38 años viviendo aquí y no he visto jamás una visita. Aquí solo entran los dueños cuando les da por venir. ¿Pero a cargo de quién está el mantenimiento? ¿A quién le corresponde la restauración? ¿A los dueños? ¿A la Junta? ¿Al Consistorio?", se pregunta Antonio Sánchez, vicepresidente de la asociación de vecinos de Torremelgarejo.

El antiguo cortijo de aires jerezanos comenzó a desprenderse hace aproximadamente un año. Desde la asociación de vecinos de la barriada rural, aseguran que "antes solo había un pequeño boquete. Ahora hasta se ve la bóveda que da al interior de una de las salas del castillo. Más de un vecino me ha dicho que ha escuchado ruidos y martillazos. Hay gente que se está metiendo dentro y está arrasando con todo. Hierro, vigas, materiales para la construcción...", comenta Camas.

Ana María Montero lleva más de 60 años siendo vecina de Torremelgarejo y recuerda con un sabor agridulce todos los momentos de su infancia vividos en la torre. "El castillo es el icono del pueblo, nuestra identidad y si se cae, toda la historia se derrumba con ella. Está así por dejadez. No tenemos donde acudir porque no sabemos quiénes son los dueños. Eso era precioso por dentro y ahora la torre no tiene ya ni escalones. Nosotros hemos trabajado mucho ahí; todas las tierras se sembraban y daban de comer a la mayoría del pueblo. Eso da pena, con la de gente que ha trabajado en la torre y cómo está ahora", lamenta la torreña.

Desde la delegación de Alcaldía de la barriada apuntan que la restauración de la Torre de Melgarejo "sería una gran fuente de inversión para la barriada rural. Si el castillo no estuviese en manos privadas, ya habríamos hecho lo posible por arreglarla haciendo recolectas, rifas y verbenas. En Zahara de la Sierra también hay un castillo y se hacen visitas. Eso es dinero que entra en el pueblo y una iniciativa que le daría mucha vida a Torremelgarejo. Además, el abandono le afecta directamente a los vecinos. La torre está en un cerro y ocupa todo el pueblo. Todo el perímetro de la torre está rodeado por pasto y malas hierbas que lo que atrae son ratas. Más de un vecino ha tenido que cambiar los cables del coche porque estaban mordidos. Además, cualquiera tira una colilla y esto sale ardiendo", explica Concepción Martínez, delegada de Alcaldía en Torremelgarejo.

Los vecinos de la barriada rural jerezana aseguran que "si la Torre de Melgarejo se derrumba, lo pierden todo". "Es nuestra identidad y nosotros tenemos la esperanza de que se restaurará aunque tarden años en hacerlo. Si el castillo de Medina se ha restaurado, ¿por qué nuestra torre no? Nosotros seguimos denunciándolo a través de las redes sociales y haciendo fuerza para conseguirlo. Ya se ha abierto una investigación y al menos, ya se están preocupando. A raíz de ahí, como asociación vecinal, seguiremos los pasos y haremos un exhaustivo seguimiento del proyecto", asegura el presidente de la asociación de vecinos.

Desde la delegación de Alcaldía señalan que "aunque la barriada ha mejorado, todavía quedan muchas cosas por hacer. De la limpieza no nos podemos quejar pero el transporte público y el ocio es nulo. No es normal que solo pasen dos autobuses, uno por la mañana y otro por la tarde. Además, los niños del pueblo no tienen ni una zona de juego, ni un parque, ni un campo de fútbol. Si al menos hubiesen más combinaciones para ir a Jerez sería otra cosa, y no que los niños se entretienen pegándole patadas a las marquesinas de los autobuses. Hay muchas carencias en cuanto al ocio de los niños y de los jóvenes y tanto los parques infantiles, como los biosaludables para nuestros mayores, son primordiales. Yo seguiré luchando para darle lo mejor a mis vecinos con los que he crecido y he convivido toda mi vida", apunta la delegada.

Los vecinos esperan como agua de mayo la restauración de uno de los tesoros principales de la barriada rural, el castillo medieval que tantas anécdotas torreñas guarda entre sus muros. "Me encantaría que mi nieto conociese nuestra Torre de Melgarejo y entendiese por qué su pueblo se llama así. Sería todo un privilegio", concluye Martínez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios