Jerez

El hombre que se precipitó desde un cuarto piso trabajaba sin arnés de seguridad

  • El suceso ocurrió a las 12:15 horas, mientras esta persona limpiaba los cristales de uno de los edificios de la urbanización Alborán

Ático donde se encontraba trabajando el hombre que se precipitó al vacío Ático donde se encontraba trabajando el hombre que se precipitó al vacío

Ático donde se encontraba trabajando el hombre que se precipitó al vacío / Manuel Aranda

Un hombre de 50 años de edad ha fallecido este pasado jueves al mediodía al precipitarse al vacío desde un cuarto piso mientras realizaba labores de limpieza en la cristalera de uno de los áticos del mismo.

El suceso ocurrió pasadas las 12:15 horas, en la urbanización Alborán, frente al centro comercial Hipercor. Según ha podido saber este medio, esta persona, que estaba trabajando en uno de los edificios de la zona Norte de Jerez, se precipitó accidentalmente a una de las parcelas interiores de la propia urbanización. Una caída que prácticamente le provocó la muerte instantánea.

Este trabajador, según indican algunas fuentes a este periódico, se encontraba trabajando sin arnés de seguridad ni ninguna medida de seguridad sobre su persona. Aún se desconoce si actuaba a través de una empresa. Aunque según testigos presenciales, J.J. (iniciales del nombre del fallecido), no vestía ropa de alguna empresa específica.

Al lugar del suceso acudieron agentes de la Policía Nacional, que se ocuparon inmediatamente de la situación, y miembros del SAS, que verificaron en el instante el fallecimiento de esta persona. Minutos después, ante la sorpresa de muchos curiosos que no daban crédito a lo ocurrido, se personaron en el lugar miembros de la Policía Judicial, cuyo procedimiento fue esclarecer e investigar lo ocurrido.

A priori no se pudo identificar al fallecido, debido a que se encontraba sin ninguna compañía y trabajando de forma solitaria en la vivienda. Fueron miembros de la policía los que tuvieron que acceder al piso donde se encontraba trabajando para poder identificar al mismo. El procedimiento posterior se basó en abrir una investigación en el instante para poder valorar la situación y descartar un posible suicidio u otras opciones como un asesinato.

El cadáver, cubierto anteriormente con una sábana blanca, permaneció durante tres horas en el lugar de los hechos. Un procedimiento habitual en estos casos, donde previamente se debe investigar lo sucedido, valorar la situación y, posteriormente, dar la orden de su levantamiento para que los servicios funerarios retiren el cuerpo fallecido de la zona.

La mujer del fallecido, que se encontraba esperando en un bar cercano al lugar de los hechos a que su marido saliera de trabajar, se percató de lo ocurrido una hora después, tras escuchar a varias personas comentar el suceso. Los agentes de la policía allí presentes, cumpliendo con su labor, comunicaron in situ la noticia a esta señora y permanecieron junto a ella en todo momento para velar por su estado.

Prácticamente tres horas después de lo ocurrido, a las 14:50, y ya habiendo finalizado su labor la Policía Judicial y el médico forense, se personó en el lugar el vehículo de los servicios funerarios para retirar el cuerpo y trasladarlo de lugar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios