Crimen en la calle Justicia

Asesinó a su esposa porque ya no podía darle los cuidados que necesitaba

  • Creen que el homicidio se enmarca dentro de los denominados ‘crímenes por compasión’

  • El martillo utilizado fue uno de obra especialmente contundente conocido como ‘machota’

Vista del minuto de silencio celebrado ante el Ayuntamiento.

Vista del minuto de silencio celebrado ante el Ayuntamiento. / Pascual

Hoy está previsto que los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía pongan a disposición del juzgado de guardia al súbdito rumano que el pasado jueves mató a su esposa dándoles golpes con un martillo en la cabeza.

Como ya publicara este medio, el presunto homicida intentó suicidarse tomando pastillas de las que tenía prescritas para la depresión, aunque sin conseguir quitarse la vida. Por ello tras ser detenido, y en dicha condición, fue trasladado al hospital de Jerez donde quedó ingresado bajo vigilancia policial. Una vez recibida el alta fue conducido a las dependencias policiales de la nueva comisaría de Jerez donde reconoció la autoría de los hechos.

Según fuentes policiales consultadas por este medio, todo apunta a que se ha tratado de lo que se conoce como un ‘crimen por compasión’ en el cual el homicida decidió acabar con la vida de su esposa después de considerar que le era imposible hacerse cargo de ella y de sus numerosas necesidades como inválida.

Hoy está previsto que el detenido pase a disposición judicial e ingrese en prisión

Valga recordar que la mujer asesinada era minusválida y estaba en una silla de ruedas, así como que era muy conocida en el centro de Jerez por pedir en los primeros metros de la calle Larga. Él, por su parte, se dedicaba a recoger chatarra por la ciudad para posteriormente venderla en las chatarrerías y conseguir unos euros.

De otro lado el arma con la que se consumó el crimen no fue precisamente un martillo al uso, sino un martillo de obra de los denominados en el argot como ‘machota’, consistente en un mango corto de madera y una parte metálica grande y pesada, con bordes romos, que se utiliza incluso para tirar tabiques.

Los ‘crímenes por compasión’ suelen aparecer de vez en cuando en el panorama nacional de los sucesos, siendo especialmente habitual entre personas mayores que viven solas y de las que una de ellas necesita de cuidados constantes o padecen una rápida degradación física e intelectual.

Cabe recordar que ayer el cadáver de la ciudadana rumana asesinada fue sometido a una autopsia en el Instituto de Medicina Legal de Cádiz. Los médicos forenses dictaminaron las causas exactas de la muerte así como el número de golpes y los huesos craneales sobre los que impactaron.

El cadáver será entregado a sus familiares en caso de que sea reclamado. En caso contrario será enterrado (se descarta la incineración) en el cementerio municipal de Jerez. En caso de que se carezca de seguro será el Ayuntamiento de Jerez el que se haga de los gastos con cargo a las partidas reservadas para estos menesteres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios