Jerez

34 horas en un butacón en Urgencias

  • Una paciente de Sanlúcar denuncia la situación vivida en el hospital de Jerez, donde ingresó después de no ser atendida en el hospital de Pascual y trasladada desde el Puerta del Mar

Una ambulancia en el exterior del servicio de Urgencias del hospital.

Una ambulancia en el exterior del servicio de Urgencias del hospital. / pascual

La ausencia de concierto entre el SAS y la empresa Pascual está afectando de forma importante al hospital de Jerez, donde según las estimaciones del Sindicato Médico, las urgencias se han incrementado un 30% debido a las derivaciones de pacientes que antes eran tratados en los hospitales concertados. Ayer mismo la familiar de una paciente denunció el colapso existente en las Urgencias de Jerez, donde en concreto su tía tuvo que esperar unas 34 horas en la sala de tratamientos, sentada en un sillón, aguardando que quedase una cama libre. Esta persona, que ya ha presentado dos reclamaciones en el centro sanitario, comentó que su tía, de casi 70 años y vecina de Sanlúcar, empezó a sentirse mal el pasado miércoles, por lo que su médico de cabecera, ante la posibilidad de que pudiese tratarse de una pancreatitis, la derivó a Urgencias del hospital de Sanlúcar, propiedad de la empresa Pascual. Allí le comunicaron que no la podían ingresar y le hicieron un escrito remitiéndola al hospital de Jerez, que es el de referencia para la población de la Costa Noroeste. No obstante, según su sobrina, verbalmente les advirtieron que el hospital de Jerez estaba muy saturado, por lo que les aconsejaron acudir al Puerta del Mar de Cádiz. La paciente llegó a este centro sanitario sobre las ocho y diez de la tarde, y después de un tiempo de espera fue reconocida por un médico, pero le indicaron que iban a trasladarla en ambulancia al hospital de Jerez, por ser el que le correspondía. Cuando llegó a Jerez, según relata su sobrina, eran las 4 de la madrugada del jueves "pero allí no había nadie esperándola, sino que de nuevo la llevan a la sala de espera de Urgencias y otra vez a esperar". No es hasta las seis de la mañana que la trasladan a la sala de tratamientos, donde ha permanecido hasta aproximadamente las cuatro de la tarde de ayer, cuando comunicaron a los familiares que la iban a subir a planta porque se habían quedado camas libres. "No es normal que a una persona, ya de cierta edad, y con una dolencia que no es leve, la tengan todas esas horas en una butaca, con un gotero puesto, sin posibilidad de ducharse, porque cuando pidió hacerlo, le dijeron que allí no había duchas y cuando fue a asearse tampoco había toallas. Le comentaron que se secará con papel, y al final le dieron unas sábanas. No creo que eso sean condiciones humanas. Si hay problemas con el concierto que lo solucionen pero no lo pueden pagar los pacientes". Esta persona aseguró que el servicio de Urgencias "parecía una feria", con una gran afluencia de enfermos.

Hay que tener en cuenta que la saturación crónica de las Urgencias se ha agravado en los últimos días y en concreto la pasada semana se vivieron momentos de auténtico colapso, con pacientes en camillas en los pasillos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios