Balance

La Navidad ya casi iguala a la Semana Santa

  • Los bares y restaurantes del centro mejoran entre un 5 y un 10% sus resultados del año pasado

  • El turista navideño es “mucho más rentable que el que llega en Cuaresma”

Impresionante ambiente en la calle Lancería durante las zambombas. Impresionante ambiente en la calle Lancería durante las zambombas.

Impresionante ambiente en la calle Lancería durante las zambombas. / Miguel Ángel González

La celebración de la Navidad de 2019 ha marcado un hito. “Por primera vez esta celebración puede equipararse a la Semana Santa en lo que a resultados hosteleros se refiere”. Así lo asegura Francisco Díaz, gerente de ‘Don Tapas’ y representante en Jerez de la patronal hostelera Horeca. Según apunta a este medio, “lo que ha acontecido es algo que muchos negocios del centro hemos experimentado, si bien hay casos de bares a los que les siguen funcionando mejor otra fiestas”.

En datos generales, la fiestas navideñas (es decir, zambombas, Navidad y Fin de Año) “han supuesto un incremento del negocio en el entorno de entre el 5 y el 10 por ciento, si bien en algunos casos ha llegado superar dicha cifra respecto al mismo volumen de movimiento de caja de años anteriores”. “La Navidad -asegura Francisco Díaz- fue muy buena desde un punto de vista de ventas, con la celebración de las zambombas por todo el centro de la ciudad. Tuvimos la inmensa suerte de que el tiempo fuera bueno No se debe olvidar que influye mucho, pese a que el último fin de semana se enturbió”.

Otro dato especialmente importante es que durante las últimas semanas del año la ocupación hotelera en la ciudad fue excepcionalmente buena.

Según se apunta desde Horeca, “los principales usuarios fueron clientes de origen nacional con una leve afluencia de ciudadanos extranjeros”, destacó el representante de Horeca en Jerez. En el seno de la hostelería local se tiene absolutamente claro que el auge de las zambombas va a más a cada año que pasa.

“Si realizamos comparaciones con años anteriores sacamos como conclusión que el crecimiento del negocio hostelero ha estado en un 5-10 % respecto a las Navidades de 2018”. A nivel de detalles locales Francisco Díaz destaca que “las terrazas han funcionado, así como la limpieza en el centro de la ciudad al igual que la seguridad”.

La limpieza de la ciudad merece una mención especial ya que, según el representante de Horeca, “la nueva empresa ha puesto papeleras por el centro, tanto el Larga como en el Arenal, y además ha instalado multitud de barrenderos en el centro. Está funcionando mucho mejor que el año pasado”.

Estas fiestas navideñas permitirán al sector hostelero local afrontar con fuerza uno de los peores periodos del año en lo que a ventas y volumen de negocio de se refiere. No en vano, el final de enero y febrero son nefastos, con ventas mínimas. Es por ello que multitud de negocios aprovechan estas fechas para diversas cuestiones: dar vacaciones a las plantillas o hacer reformas en los negocios.

“Ahora nos viene un mal tiempo, es muy mala época”, destaca Francisco Díaz, quien añade que “hasta que no llegue el Festival no levantaremos cabeza hasta que podamos volver a vender en Semana Santa, Motos y Feria, que son también épocas muy buenas”.

Francisco Díaz siempre recuerda que lo que él apunta “es en clara referencia a los negocios del centro, ya que los resultados de una campaña navideña no son extrapolables a otras zonas de la ciudad como el extrarradio”. Pese a todo, si hay un dato especialmente destacable, es que las cajas que hacen los negocios hosteleros de centro durante la Navidad son ya prácticamente idénticas a las que se realizan durante las Semanas Santas.

El representante de Horeca en Jerez apunta que gran parte del éxito de la celebración de las zambombas en Jerez radica en que “Jerez de ha puesto de moda y en Navidades le ha dado a la gente por venir a nuestra ciudad. Se pueden ver imágenes tales como una calle Consistorio por la que no se puede ni andar, como si fuera la mismísima Semana Santa”.

¿Cuál es la gran diferencia? “Pues que las personas que vienen a la Semana Santa lo hacen para vivir la celebración y retornara a sus hogares mientras que, por el contrario, quienes vienen a las zambombas son personas con necesidades, es decir, demandan de hoteles, de comida y de bebida. El turismo de Semana Santa apenas sale de sus ciudades, pues gusta de sus cofradías, sin embargo mientras que en Semana Santa no se llenan los hoteles en Navidad sí lo hacen”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios