juan carlos camas. director de la real escuela de arte ecuestre

"Somos algo más que una institución que representa un espectáculo ecuestre"

  • En su primer año en el cargo, valora positivamente el "acercamiento de la institución a la ciudadanía" y centra sus objetivos de 2018 en ser más visible para toda la provincia

-llegó usted al cargo un 1 de diciembre de 2016. Un año después, ¿qué balance hace?

-La verdad es que el tiempo ha pasado volando porque ha sido un año intenso. Si hay una palabra para definirlo sería esa, intenso. De los objetivos que nos marcamos estaba que la Escuela tuviese más presencia en la vida de Jerez, y creo que se ha conseguido. De hecho, el acercamiento a los colectivos y la ciudadanía en general ha sido importante.

Jerez tiene los recursos para que la industria del caballo represente algo más en su tejido productivo"No todo el mundo va a venir a Jerez, por eso hemos querido que la Escuela llegue al mundo"

-Se refiere usted a las distintas galas solidarias que se han hecho este año...

-Eso es, hemos hecho varias y con distintos colectivos. También estoy estoy muy satisfecho con las galas de los escolares, que tuvieron un carácter solidario y pudimos recaudar más de mil kilos de comida que sirvieron para atender necesidades de tres ONGs de Jerez.

-¿Qué ha sido lo más difícil en este primer año en la dirección?

-Quizás lo más difícil ha sido coger el tempo de la Escuela porque es una institución que tiene su propia dinámica, su propio tiempo, su manera peculiar de entender y hacer las cosas. Impregnarme de esa idiosincracia ha costado pero una vez que se consigue todo ha sido un poquito más fácil para mí.

-El presupuesto de este 2017 que va camino de consumirse era de seis millones de euros. ¿Se sabe ya cuál será el de 2018?

-Por lo que sé estará rondando esa misma cantidad. Yo creo que el presupuesto de la Fundación se encuentra equilibrado y estabilizado en torno a esa cifra. Es verdad que si tuviéramos un mayor aporte podríamos gestionar con más facilidad, francamente. Sin embargo, el presupuesto actual no supone que no podamos gestionar, de hecho, se sigue gestionando con la idea de mantener los niveles de calidad que nosotros pretendemos. Lo que tenemos muy presente también es gastar cada vez mejor, porque pensamos que se pueden optimizar los gastos para seguir consiguiendo buenos resultados.

-En su día se habló de patrocinios privados, ¿llegarán?

-Eso es algo que estamos trabajando. Hay conversaciones avanzadas en la búsqueda de patrocinadores para la Escuela. Es un trabajo que se ha empezado, que aún no ha concluido y que nosotros esperamos que pueda llegar a concluir con cierto éxito. Pero también es cierto que la Real Escuela no sólo busca patrocinios en el ámbito de Jerez, somos una institución de fama mundial y nos querríamos vincular con algunos que quieran tener por bandera esa escala mundial que representa la Escuela.

-Antes de su llegada, la Real Escuela invirtió en el negocio de la inseminación del Pura Raza Español, algo que despertó el interés de algunos países. ¿En qué situación está ese proyecto?

-En ese punto estamos en stand by, no se ha progresado mucho en ese ámbito. Es cierto que había un proyecto vinculado a la venta de semen, pero eso requiere del cumplimiento de unas condiciones técnicas que siempre no son fáciles de cumplir. Por otro lado, el mercado es también algo caprichoso en esta materia. Por eso digo que el proyecto aún no ha sido definitivamente lanzado.

-Usted se planteó recuperar la presencia de la Real Escuela en la Feria, ¿ha sido lo que esperaba?

-Ha sido una experiencia tremendamente positiva. A nosotros nos encantó ver pasear a los jinetes de la Real Escuela por la Feria y a la gente que lo vio también. Recibimos en esos días muchas felicitaciones y se nos pidió que no abandonáramos la Feria de Jerez. Vamos a seguir con ese proyecto, más si cabe en el 2018.

-En 2018, Jerez será oficialmente 'Ciudad Europea del caballo', ¿hay algunos planteamientos?

-El próximo año será especialmente importante para la ciudad de Jerez y la Real Escuela es una institución fundamental en ese ámbito. Nosotros vamos a estar muy presentes en la programación que desde el Ayuntamiento, que es quien lidera el proyecto, se ponga definitivamente en marcha. ¿Qué queremos conseguir las instituciones que estamos en el ámbito del caballo y el Ayuntamiento? Pues que se siembre la semilla para que no vuelva a pasar por Jerez una oportunidad vinculada al mundo ecuestre sin que realmente sirva como germen de una industria ecuestre de futuro, creadora de riqueza y empleo.

-Ahora que ha empezado a conocer el mundo del caballo, ¿cree que funciona bien como negocio en este país?

-Bueno, desde mi escasa opinión, todavía tenemos que dar muchos pasos para igualarnos a países de nuestro entorno. Nos queda un largo recorrido para posicionarnos al lado de potencias en este ámbito como Francia, Austria o Alemania. En estos países, lo que representa el caballo en su PIB está muy lejos de lo que representa en España. Por eso mismo, no podemos dejar escapar la oportunidad que para Jerez supone estar en el escaparate de la Ciudad Europea del Caballo. Porque siendo realistas, en el contexto español, hay ciudades que van por delante de Jerez, y Jerez tiene la potencialidad y los recursos para que la industria del caballo represente algo más en su tejido productivo.

-¿Y qué falta entonces?

-Posiblemente falta el liderazgo del actor político, es decir, que alguien ponga a trabajar conjuntamente a todos los actores existentes. Hay que tener en cuenta que en Jerez hay tres instituciones, la Real Escuela, la Yeguada del Hierro del Bocado que depende del Ministerio de Agricultura, y la Yeguada Militar que depende del Ministerio de Defensa. Somos tres instituciones públicas potentes en el ámbito ecuestre y sí podemos contribuir, desde lo público, a generar esa industria. Luego también hay un sector privado que tiene ganas e interés y eso se debe aprovechar.

-El pasado agosto las cifras de visitantes a la Real Escuela eran de 80.000. ¿Por dónde estará la cifra total?

-Entiendo que vamos a seguir en los parámetros del pasado año, es decir, más de 150.000 millones.

-Otra de las novedades de este año ha sido la inclusión de los viernes de octubre en la programación de la Real Escuela. ¿Repetirá experiencia?

-Sí. Era algo que no se había hecho nunca, es decir, alargar la temporada alta de la Escuela hasta el mes de octubre. La iniciativa ha funcionado muy bien y de alguna forma, hemos contribuido a desestacionalizar la oferta turística de Jerez a lo largo del mes de octubre.

-Hay gente que cree que el modelo formativo de la escuela está obsoleto...

-Nosotros intentamos dimensionar nuestra actividad. Damos una formación muy específica, altamente personalizada y eso nos obliga a no poder acoger a un gran número de alumnos. Con lo que estamos haciendo contribuimos a poner en el mercado profesionales altamente cualificados en distintos oficios del mundo ecuestre. No renunciamos a seguir haciendo posible otro tipo de formación. De hecho, hemos dado un paso más con el acuerdo que hemos alcanzado con la UCA para poner en marcha el Curso de Experto Universitario en Doma Clásica y Alta Escuela. Como digo, no renunciamos a seguir mejorando, pero siendo conscientes de la capacidad que tenemos.

-De todo lo que ha comentado, ¿Con qué está más orgulloso en este primer año?

-Yo me quedo con nuestra apuesta por las redes sociales. Somos conscientes de que no todo el mundo va a venir a Jerez, por eso hemos querido que la Escuela llegue al mundo, y en eso nos hemos empeñado este año. Ya tenemos más de ochenta mil seguidores y seguimos creciendo. También, estoy muy satisfecho con la gala que se dedicó a la mujer, que fue algo que nunca se había hecho antes, y de nuestra participación en la Maestranza dentro de la conmemoración de la Expo 92. Además, ha habido momentos con los que hemos hecho muy felices a algunos niños. En especial una niña con una enfermedad rara que vino desde Inglaterra porque quería hacer realidad el sueño de su vida. También ha sido un triunfo poder recuperar Naipe, un caballo propiedad de la Escuela y al que hemos vuelto a ponerlo en competición en cinco meses. Y por último, la gala de los Reyes Magos que haremos el 9 de diciembre.

-¿Hay objetivo fijado para 2018?

-A mí me gustaría que fuese el año del acercamiento a la provincia de Cádiz. Somos algo más de una institución que representa un espectáculo ecuestre los martes y los jueves en Jerez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios