Ciudad

Teletaxi lamenta los insultos homófobos pero descarta que los gritaran taxistas

  • El presidente del colectivo lamenta las acusaciones vertidas contra el gremio por Jerelesgay

Exterior de la estación de trenes de Jerez.

Exterior de la estación de trenes de Jerez. / Pascual

El presidente de la Asociación Jerezana del Teletaxi, Luis Gonzaga, ha asegurado a este medio que ha realizado gestiones para averiguar si la denuncia pública de Jerelesgay en la que se acusaba a cuatro taxistas de vertir insultos homófobos contra una persona homosexual eran ciertos “y puedo asegurar que taxistas no eran las personas que vertieron los referidos insultos”. El hecho de que fueran personas que estaban a la sombra cerca de los taxis “no significa que fueran taxistas”, destaca el presidente del Teletaxi que se ha interesado personalmente por los hechos y quien asegura que “en nuestro colectivo hay muchísimos profesionales sensibilizados con la problemática que afecta a las personas homosexuales. Yo soy el primero que no permite ni el menor comportamiento de ese tipo”, destacó a este periódico.

“Como todo el mundo sabe por la estación de trenes de Renfe te puedes encontrar desde lo mejor a lo peor, desde estudiantes y trabajadores que marchan a sus destinos a pedigüeños y drogadictos”. Es por ello, precisamente, “que se trata de una zona muy vigilada, que cuenta con cámaras que pueden ser consultadas para ver de dónde provinieron esos insultos”.

Luis Gonzaga lamenta las formas en las que Jerelesgay ha realizado la denuncia, “pues se ha vertido de forma directa sobre un colectivo de profesionales a través de las redes sociales”. El máximo representante de los taxistas locales destaca que “las denuncias se ponen en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía o en el Juzgado, no a través de Facebook y a través de los medios de comunicación”.

Abundando a este respecto, Gonzaga destaca que “si la persona que presuntamente realizó la denuncia se sintió tan amenazada, algo que ni mucho menos dudamos, lo que tuvo que hacer debió ser solicitar la asistencia de la Policía o de los vigilantes de seguridad de la estación. Es lo lógico. Y no presuponer que se trataba de taxistas y que la asociación acto seguido vertiera esa denuncia”.

Como se recordará, en su denuncia pública Jerelesgay señaló que le gritaron: “¡maricón!”, “¡travelo!”, “¿ahora vienen los del circo a buscarte?” “¿a cuánto es la entrada? Esta situación tan violenta le provocó miedo de no querer irse a solas de la estación de trenes o esperar a que esos taxistas se hubieran ido”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios