JORNADA TÉCNICA DE LA FUNDACIÓN CAJASOL Y DIARIO DE JEREZ

"El futuro del campo está en los jóvenes"

  • Fundación Cajasol y Diario de Jerez organizan una jornada técnica sobre el sector agroalimentario

  • Paula Datas, José Miguel López e Ignacio Díez protagonizan este encuentro

Los ponentes, Paula Datas, José Miguel López e Ignacio Díez (a la derecha) en la mesa redonda ‘Hablamos de Jerez’, junto al moderador, Rafael Navas.

Los ponentes, Paula Datas, José Miguel López e Ignacio Díez (a la derecha) en la mesa redonda ‘Hablamos de Jerez’, junto al moderador, Rafael Navas. / Pascual

Diario de Jerez y Fundación Cajasol pusieron en valor la importancia de la transformación del sector agroalimentario tras la crisis sanitaria la tarde del pasado miércoles en el Teatro Cajasol, ubicado en las antiguas instalaciones de la Facultad de Derecho. La nueva dinámica del sector tras la pandemia, los retos que supuso esta crisis sanitario-económica y, sobre todo, el futuro de las explotaciones agrícolas así como la ansiada apuesta por la transformación de alimentos y la adaptación a las nuevas tendencias del mercado fueron algunos de los muchos temas de los que debatió de forma especialmente animada. El acto contó con una nutrida asistencia de profesionales del campo, así como con los delegados municipales Isabel Gallardo y Juan Antonio Cabello.

En el escenario, con la moderación del director de Diario de Jerez, Rafael Navas, estuvieron Paula Datas Pravia, CEO de Prayda; José Miguel López Hernández, agricultor algodonero de La Barca e Ignacio Díez Pemartín, gerente de Cárnicas El Alcázar. Todos ello son jóvenes exponentes de la lucha en el sector agroalimentario, procedentes de familias con larga tradición en el sector y con el punto en común de que todos ellos, Datas, López y Díez, se dedicaron a otras facetas profesionales antes de destinar sus esfuerzos al sector agrícola y ganadero.

El acto fue abierto por María del Mar Díez, delegada en Cádiz de la Fundación Cajasol, quien destacó la importancia de los espacios de debate que fomentan Cajasol y el Grupo Joly (editor de Diario de Jerez) e igualmente anunció que este otoño la Fundación retomará las actividades “para satisfacer la demanda de actividades relacionadas con la cultura y la economía”.

María del Mar Díez, delegada de La Fundación Cajasol en la provincia. María del Mar Díez, delegada de La Fundación Cajasol en la provincia.

María del Mar Díez, delegada de La Fundación Cajasol en la provincia. / Pascual

Destacó Carrasco que el sector agroalimentario “factura 14.000 millones de euros al año” e hizo hincapié en destacar que “uno de cada cuatro euros que exporta España proceden de Andalucía”. Igualmente puso en valor el hecho de que “Andalucía dispone de productos que son sus embajadores” así como que durante la pandemia “no hubiera problemas de suministro gracias a la capacidad de adaptación del sector agroalimentario”.

Ignacio Díez Pemartín, gerente de Cárnicas El Alcázar. Ignacio Díez Pemartín, gerente de Cárnicas El Alcázar.

Ignacio Díez Pemartín, gerente de Cárnicas El Alcázar. / Pascual

Para empezar, los intervinientes en la mesa redonda narraron sus experiencias durante la pandemia. Mientras gran parte de la sociedad quedaba paralizada el campo y la ganadería siguieron trabajando, pero con duros problemas. Así, Ignacio Díez Pemartín señaló que el hecho de que su empresa trabaje en directa vinculación con el canal Horeca (restaurantes, bares, hoteles, bares...) “provocó que pasáramos dificultades porque no tuvimos dónde llevar el producto”. Pese a todo, esto trajo un avance, como fue “la apuesta que hicimos por la venta on-line”. No en vano recientemente vendieron una buena cantidad de chuletones de ‘Buey de Cádiz’ en apenas 45 minutos. Lo peor de la situación fue (y en estos coincidieron todos los ponentes) fue la enorme subida de precios en las materias primas que padecieron. Así, Díez apuntó por poner un ejemplo que el pienso se encareció un 35% “y por tanto el margen disminuyó”.

José Miguel López Hernández, agricultor algodonero de La Barca. José Miguel López Hernández, agricultor algodonero de La Barca.

José Miguel López Hernández, agricultor algodonero de La Barca.

José Miguel López, por su parte, señaló que el trabajo del día a día en el campo “fue el mismo” y refrendó los apuros que provocó la subida de precios, “sobre todo la de los derivados del petróleo tales como los plásticos”. Paula Datas lo refrendó: “En el cebadero de cerdos nos encontramos con que no podíamos sacrificar los animales con edad y peso adecuados en los mataderos. Los frigoríficos estaban llenos y el precio bajó muchísimo, a niveles de risa”.

Otra área de debate fue la transformación de los productos que se siembran, crecen y se recolectan en el campo jerezano. Ignacio Díez Pemartín manifestó a este respecto que las ayudas de la PAC “están primando a las microexplotaciones, las cuales tienen muy complicado crecer”, en clara referencia a que no fomentan el crecimiento y criticó que “los constantes cambios de normativa generan inseguridad y hacen que “quien se mete a transformar es simplemente un héroe”. López, por su lado, se mostró confiado en que “algún día tendremos que afrontar la transformación agroalimentaria aunque sea complejo porque no podemos seguir por debajo de los precios de producción”. Abundando en ello destacó que “si antes una familia tiraba adelante con 4 ó 5 hectáreas hoy no lo hace con menos de 20”, añadiendo que “antes de sembrar tienes que cerrar contratos” para asegurar la venta, “algo que no es siempre fácil pues hay mucho hermetismo en este sector”.

Paula Datas Pravia, CEO de Prayda. Paula Datas Pravia, CEO de Prayda.

Paula Datas Pravia, CEO de Prayda.

Paula Datas instó a la Administración a que sea menos farragosa, a la hora de facilitar iniciativas empresariales tales como la transformación de los productos agroalimentarios: “Hace falta más información porque el agricultor, en estos asuntos está fuera de su zona de confort. Además es esencial que las ayudas lleguen a tiempo”.

Los intervinientes se mostraron igualmente partidarios porque “haya un relevo generacional en el campo donde la existencia de unos títulos formativos actualmente inexistentes posibiliten que nazcan vocaciones entre jóvenes sin tradición familiar”.

Sobre el futuro, manifestaron sus esperanzas en que una ‘marca Jerez’ permitiera poner aún más en valor los productos del campo jerezano, a la vez que el sector apueste por la diversificación, algo que deben hacer los jóvenes porque “quien está al final de su vida profesional no se atreve ya a dar ese paso”, apunto Paula Datas.

“No tiene ninguna lógica —dijo José Miguel López— que con las normas que cumplimos al final te comas lo que te entra por el puerto de Algeciras”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios