Km 0

Dr. Benítez del Castillo: oftalmólogo, catedrático y jerezano

  • Era algo “consustancial” a su persona que su vida estuviera dedicada a la Medicina

  • Es invitado habitual en conferencias, congresos y universidades de todo el mundo

Dr. Benítez del Castillo: oftalmólogo, catedrático y jerezano Dr. Benítez del Castillo: oftalmólogo, catedrático y jerezano

Dr. Benítez del Castillo: oftalmólogo, catedrático y jerezano

Cuando vives lejos de la ciudad que te vio nacer es realmente reconfortante encontrarte y conocer la historia de paisanos que tuvieron que dejar su Jerez natal para crecer profesionalmente. Esta satisfacción es todavía mayor si estos jerezanos son un ejemplo de dedicación y sacrificio en su vida, ingredientes imprescindibles para lograr a la perfección la receta del éxito.

Pues todo esto, ligado con un alma inevitablemente jerezana, lo tiene nuestro paisano afincado desde hace ya casi tres décadas en la capital de España, catedrático de Oftalmología de la Universidad Complutense de Madrid, y profesional ejerciente: José Manuel Benítez del Castillo Sánchez.

Tras contactar con nuestro protagonista –gracias a la mediación de nuestro amigo común Michi Primo de Rivera– nos citamos en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, uno de los centros públicos de referencia de nuestro país, en el que es jefe de Sección de Trasplantes de Córnea y Ojo Seco – especialidad de la que, si incluyes su nombre en los buscadores de internet, descubres al instante que es una eminencia mundial.

En cuanto le conoces es inevitable advertir en su lenguaje y experiencias, su enorme capacidad de trabajo y superación personal, que han sido sus guías para lograr la posición que actualmente tiene en el mundo académico y médico de nuestro país.Él recuerda con gran cariño su vida en Jerez, ciudad en la que nació en los años sesenta, “en una clínica que ya no existe que estaba en la Avenida Álvaro Domecq”.

Su padre, el reconocido e iniciador de esta saga de médicos oftalmólogos, Dr. Benítez del Castillo, fue jefe del servicio de Oftalmología del Hospital de Jerez y un hombre muy querido y admirado en nuestra ciudad. Con un padre así, como el propio José Manuel reconoce, era algo “consustancial” a su persona que su vida futura estuviera ligada irremediablemente a la Medicina.

Adicionalmente al ejercicio de esta ciencia, en la misma especialidad que su padre –tras pasar una experiencia no muy grata de becario en un centro psiquiátrico–, José Manuel ha simultaneado desde siempre una vocación académica y docente que, para su satisfacción, ha podido compaginar con su profesión, hasta alcanzar uno de los mayores reconocimientos posibles en este sector, al haber obtenido la plaza de catedrático de Oftalmología de la Universidad Complutense de Madrid en el año 2006; siendo en ese momento el catedrático más joven de España en su especialidad.

Esta segunda, y afortunadamente, complementaria vocación; al igual que la de la medicina se la debe a su padre, ésta, como él mismo reconoce, es fruto de la influencia de su madre, Pilar, de quien me habló con verdadero orgullo y admiración.

Su madre, catalana, de Barcelona, llegó a nuestra ciudad de la mano de su padre, quien la había conocido en su estancia como médico en dicha ciudad. Como reconoce su hijo “no tuvo que ser un cambio de ambiente fácil para mi madre, una mujer cuya lengua materna era el catalán y que de repente se encontró viviendo en la otra punta de España”. Pero se adaptó y le encantó. Madre de cuatro hijos; cuando los mayores, como nuestro protagonista, dejaron el hogar familiar para iniciar sus estudios universitarios, ella decidió que iba a hacer lo mismo y se matriculó en Geografía e Historia por la UNED.

Al mismo ritmo que sus hijos, curso por año, terminó la carrera. Pero no se conformó con eso; sino que, a fin de cristalizar su vocación docente, no paró hasta que obtuvo plaza de profesora a través de oposición pública en Andalucía, lo que logró “no sin antes pasar por muchas sustituciones por los pueblos de la provincia a los que iba en un Seat 127 y nunca pasaba de tercera”; terminando sus años como profesional docente en el Instituto Padre Luis Coloma de Jerez.

José Manuel supo sacar partido al esfuerzo y ejemplo que tuvo de sus padres y hoy por hoy es invitado habitual en conferencias, congresos y universidades de todo el mundo: “Ahora acabo de llegar de Chicago, el mes que viene me tocará ir a Lima, y así estoy siempre, pero es que hablar de mi especialidad me apasiona”.

Pero no sólo exporta su talento al extranjero, sino que también lo comparte con sus paisanos. Al igual que lo fue su padre antes que él, desde el año 2009, es académico de San Dionisio en nuestra ciudad, estrenándose en dicho foro con una conferencia sobre ‘La oftalmología y el arte de la pintura’, en la que contó secretos tan interesantes como la causa médica por la que “en los cuadros de Van Gogh predominaba el color amarillo sobre el resto”. Y es que el Dr. Benítez del Castillo es una auténtica caja de sorpresas.

Es realmente gratificante encontrar personas como él, jerezano ejerciente y profesional de enorme prestigio, cuyos éxitos nos sirven de guía e inspiración a los jóvenes para afrontar nuestra vida futura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios