Jerez

Más luz al final del túnel

  • Nuevas investigaciones en el subsuelo de Los Albarizones desvelan el posible hallazgo de una galería del XVI excluida de los planos

Comentarios 2

Tras recorrer varias galerías subterráneas de captación de agua en Los Albarizones, miembros de la Asociación de Investigadores e Historiadores del Subsuelo de Cádiz siguen analizando más túneles no catalogados en dicha zona. "Sabemos que el lugar está enteramente minado y que, en su día, los investigadores entraron en una galería del siglo XVI que enviaba agua al monasterio de La Cartuja. Sobre ese minado hay un plano datado en 1923 que recoge el tránsito de la galería desde Los Albarizones hasta el monasterio. Gracias a ese plano encontramos en el pasado una galería que creemos que es de época romana que surtía de agua a Jerez", recuerda el especialista en Espeleología y portavoz de la entidad, Eugenio Belgrano.

Hay que recordar que del mencionado mapa nacen esas historias descartadas acerca de estas galerías subterráneas, de esos famosos túneles secretos, como el que iba desde el monasterio hasta la Catedral, que los monjes supuestamente recorrían para huir en tiempos convulsos. El historiador Manuel Romero Bejarano apunta que en 1543 se descubre de modo fortuito un sistema de captación de agua en la zona de Los Albarizones. La noticia llegó al Cabildo, diciéndose incluso que era una obra maravillosa "propia de moros o de gentiles", que ingeniaron un proyecto para enviar el agua hasta Jerez, pero no pudieron salvar el desnivel existente entre el manantial y la zona alta de Jerez, así que colocaron una fuente adosada a la Ermita de Guía que recibió el nombre de La Alcubilla. Los frailes decidieron desviar esta captación de agua hasta su convento lo que originó que en 1563 Jerez se quedara sin agua y con ello un gran pleito que acabaría a favor del municipio.

De esta forma, investigando más registros de entrada en Los Albarizones, encontraron una arqueta que descendía a un túnel muy maltratado por el paso de los años. "La sorpresa -añade Belgrano- fue que el final de este túnel se encontraba a 500 metros del monasterio de La Cartuja, con lo que nos inclinamos a que esta galería fue de las primeras que tuvo el monasterio para el sistema de captación de agua, que no aparece en el plano de 1923, y que fue abandonada en el nuevo proyecto del siglo XVI, que construyeron el minado que anteriormente nombramos y que sí se encuentra en el plano".

La mina descubierta tiene una longitud de 120 metros, de los cuales sólo pudieron transitar 35 por motivos de seguridad, ya que la bóveda de ladrillo se encontraba en mal estado porque el terreno donde estaba asentado el subterráneo había cedido un poco. "La construcción es semejante a todos los minados del lugar, que tienen en el suelo un canal para conducir el agua y, cada ciertos metros, un pequeño depósito en el canal para recoger las suciedades. También encontramos algunos pozos de registro tapiados que daban acceso a la galería, con el objetivo de tener cada cierto tiempo una entrada y una salida del túnel para la ventilación y, la entrada y salida de materiales para la construcción". Belgrano dice que el objetivo es recorrer los 85 metros restantes, aunque antes hay que asegurar el terrero y hablar, claro, con los propietarios de la finca. "Creemos -concluye- que en este lugar hay un mundo subterráneo que merece un estudio de todo su recorrido y su mantenimiento para que no se destruya. Hay que protegerlo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios