Jerez

Las mascotas desfilan en González Hontoria

  • Tras varias convocatorias aplazadas, el sol lució para la anual fiesta de San Antón Concursos de dibujos y exhibiciones de agility, entre otros, completaron la agenda

El reloj aún no marcaba las doce y media y ya era difícil encontrar una silla vacía para ver el desfile. El parque González Hontoria por fin pudo abrir sus puertas para ser, un año más, el escenario de San Antón, esa fiesta en la que las mascotas son las protagonistas. Tras varias convocatorias aplazadas por el mal tiempo, ayer lució el sol (y el viento 'despertó' para despeinar a los más coquetos) para que las familias disfrutaran de una agradable jornada de domingo. Muchos comentaban al entrar en el recinto ferial que no recordaban una fiesta de San Antón tan concurrida. El día animaba a salir de casa y terminar el fin de semana con buen pie.

De nuevo, en esta edición los perros fueron las mascotas principales (había inscritos 734 animales, 498 eran canes). Muchos yorkshires, chihuahuas que lucían llamativas prendas, pomenarias, labradores, golden retriever, algún que otro husky y bobtail..., y un numeroso número de bull terrier y pit bull. Era casi inevitable no mirar, sobre todo, a pequeños beagles o a esbeltos bracos, por ejemplo, pero quienes seguro que eran objeto de todas las miradas eran los llamados, según la organización, 'animales diversos'. Serpientes, erizos, hurones y enigmáticas iguanas que atraían a niños y a mayores. De hecho a Álvaro Carranza le pararon en varias ocasiones para que los más pequeños de la casa pudieran ver de cerca su mascota, una serpiente de año y medio. "Es un animal exótico, limpio y tranquilo. Cuando les dije a mis padres que quería una mascota me dijeron que perros no, así que compré la serpiente porque me gusta mucho", comenta el joven, acompañado por su hermana (también con otra serpiente entre sus manos).

Irene Ariza, de 12 años, iba de lo más contenta por el González Hontoria con 'Bolita', una eriza de dos años. Con desparpajo cuenta que por su Primera Comunión pidió en principio una serpiente, pero sus padres se negaron ante la llamativa preferencia de su pequeña. "Me puse a pensar y me decidí por el erizo. El problema es que hiberna, pero cuando está despierta es muy graciosa. Me encanta bañarla porque nada en el agua y sólo deja que la coja yo", relata Irene.

Más 'tradicional' es la familia 'numerosa' de Inés Gómez. Vive con cinco, sí cinco, yorkshires, aunque reconoce que siempre tuvo perros grandes. "Todo empezó porque el veterinario me regaló un macho. Poco después un amigo me dio una hembra y de 'repente' tengo ya cinco perros (ríe). Me gustan porque son muy graciosos, de hecho, aunque tienen muy mala leche, que la tienen, la gente se ríe con ellos", declara Inés.

Sin duda la jornada de ayer fue completa. Al desfile hay que sumarle las actividades que organizaron 'Efecto Huella' y 'Centro Educativo Jerez' con exhibiciones de agility, de obediencia básica, de trabajo de búsqueda; y talleres como el infantil de habilidades caninas, de educación cívica, lenguaje canino para prevención de mordidas y manejo del perro e información acerca de las Ordenanzas Municipales sobre la tenencia de animales de compañía. Como además viene siendo ya tradicional, el templete volvió a acoger el concurso de pinturas para los más pequeños, organizado por Bricopinturas. Pero no acabó aquí la cosa. En el González Hontoria también hubo hueco para atracciones infantiles como un castillo hinchable y puestos de comida que dieron un respiro a una ajetreada mañana pensada en los niños.

Bendecidos o no; con premio o sin él, todos los dueños sacaron pecho por sus mascotas. Eso sí, más de uno se habrá 'arrepentido' de ir... "venimos para ver, pero ya me ha dicho la niña que quiere un perro", comenta Juan. No toca otra que aceptar la petición y aumentar la 'familia'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios