Feria del Caballo

Seis mil euros para empezar

  • El montaje de las casetas genera toda una serie de gastos para los caseteros que van desde el pago del espacio en el Real hasta la contratación de la luz y el agua. Seguros y alquiler de las mesas o el sonido, otros dispendios.

Comentarios 4

A menos de once días para que se inaugure oficialmente la Feria del Caballo 2015, el quehacer diario en el González Hontoria va siendo cada vez mayor. El movimiento de trabajadores se hace patente cada día que pasa, tanto es así que en muchos casos, el montaje de muchas casetas ya se encuentra muy adelantado. Otros por contra, todavía mantienen la estructura básica.

Es el tiempo para el trabajo duro, es decir, todo aquel que no se ve pero que contribuye a levantar lo que en unos días será un auténtica ciudad. Pintores, electricistas, carpinteros, escayolistas y albañiles comienzan a hacer acto de presencia por las distintas casetas para poner 'guapa' las distintas casetas.

Lo habitual es que la estructura y lo más básico se ponga en pie en unos 3-4 días, y para el funcionamiento total hacen falta sólo entre 7-8 días. Todo depende también del número de módulos.

Pero, ¿cuánto cuesta realmente montar una caseta? Vamos por parte. Una vez que el Ayuntamiento hace público el reparto de los sitios, que por lo general se mantienen de un año a otro, el casetero debe hacer frente al pago de lo que se llama alquiler del espacio. El coste es de 1.325,54 euros para las casetas de un módulo y 2.570,65 para las de dos. Sin embargo, esta cuantía corre a cargo de la bodega que suministra el vino a la caseta, en función, claro está, del número de cajas que se vayan a vender. Si no se llega a una cifra, parte lo pagará el casetero.

El siguiente pago a realizar es el de la contratación del agua y la luz y su consumo. Así, en la primera de ella hay que abonar 650 euros, y para la electricidad, 450 euros. Esto último no puede hacerlo cualquiera, ya que el instalador necesita contar con la certificación del Ministerio de Industria.

Los gastos no quedan ahí, pues la normativa obliga a la contratación de determinados seguros para cubrir los siete días de Feria. En este apartado se incluyen el seguro de responsabilidad civil, en torno a 120-160 euros; y el de incendio, que cuesta unos 110 euros en términos globales.

A ello hay que añadir otra de las obligaciones de cada caseta, la contratación de extintores, según recoge el artículo 30 de la ordenanza reguladora de la Feria del Caballo, que irán en función de los módulos que tenga. El alquiler medio ronda los 220 euros. El gasto continúa con el alquiler de los urinarios para las casetas, cuyo coste suele estar entre los 300 y 400 euros, y la instalación de la fontanería. En este apartado, determinados anuncios por internet ofertan la "instalación completa, y materiales y mano de obra de entrada y salida de agua del baño y cocina" por 250 euros. Además, ofrecen la opción de un mantenimiento durante toda la Feria por 60 euros más.

Dentro de los gastos de mantenimiento inicial hay que incluir también la pintura , y en caso de no tener algún manitas, el del pintor, que puede estar entre los 100 y 200 euros. Otro punto importantísimo para comenzar la Feria es, por supuesto, el equipo de sonido, que en función del número de módulos de la caseta suele estar (siempre hablando de un equipo medio decente) sobre los 450 o 600 euros.

La cuantía aumenta con la contratación de las sillas y mesas (que suelen alquilarse por juego, es decir, una mesa y cuatro sillas), que suele oscilar, dependiendo de la dimensión de la caseta, en torno a los 150 y 350 euros.

Por último, a ello hay que añadir un par de datos más, aunque no obligatoriamente. Por un lado el alquiler del suelo, cuyo metro oscila entre los 5 y 7 euros, y por otro los toldos, que si ya se tiene de un año anterior puede costar sobre los 600 euros por la colocación y limpieza del mismo. En caso de ser nuevo el desembolso será mucho mayor.

Por regla general, la mayoría de casetas conservan las fachadas y el mobiliario de años anteriores, si bien es verdad que en muchos casos, como puede ocurrir con algunas como Holcim o Los Pollitos, la renovación de su estructura varía cada año o cada pocos años. Los Pollitos, por ejemplo, volverá a modificar este año su fachada, con una inversión que ronda los seis mil euros. En la próxima Feria destaca el importante desembolso de Sandeman, que ha apostado por un nuevo diseño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios