Sucesos

Muere atropellado un guardia civil por un coche dado a la fuga en Jerez

  • El conductor, de 22 años y que ha dado positivo en cocaína, huía de los agentes durante un control en la A-381

  • El agente Agustín Cárdenas tenía 52 años, vivía en Cuartillos, deja mujer, una hija y tres nietos

El féretro del guardia civil fallecido, llegando a la capilla ardiente instalada en el Cabildo Viejo. / VANESA LOBO

El féretro del guardia civil fallecido, llegando a la capilla ardiente instalada en el Cabildo Viejo. / VANESA LOBO

Casi dos años después del fallecimiento del guardia civil jerezano Fermín Cabeza, el narcotráfico sumaba en la madrugada de este sábado una nueva víctima, en este caso el también jerezano Agustín Cárdenas. El agente perecía mientras realizaba un servicio de seguridad ciudadana a la entrada de Jerez, al ser embestido por un vehículo que no se detuvo tras indicarles el alto.

Los hechos, según han confesado fuentes de la Guardia Civil, comenzaron al filo de las dos y media de la mañana cuando una patrulla identifica a un vehículo sospechoso en el área de servicio de la Palmosa en la carretera Jerez-Los Barrios. Tras comenzar la persecución, se avisa a los agentes de Jerez para tratar de interceptarlo sobre todo porque “la conducción que estaban realizando era muy peligrosa y si entraba en la ciudad iba a suponer un problema”, ha reconocido Manuel González, portavoz de la Guardia Civil.

A la entrada de Jerez, al filo de las 2:50 de la madrugada, los ocupantes de dicho vehículo, un Renault Megane con dos personas a bordo, un conductor de 22 años y un copiloto de 17, sortearon inicialmente a una primera patrulla, pero acto seguido atropellaron al Guardia Civil jerezano tras no detenerse al darle el alto y cuando circulaban a más de 180 kilómetros por hora.

El golpe fue tan brutal que los ocupantes del vehículo perdieron el control del mismo, colisionando de manera frontal contra otro coche que iba conducido por tres jóvenes que resultaron también heridos, aunque de forma leve.

La Guardia Civil detuvo en el acto a los dos ocupantes, practicándosele en el mismo lugar de los hechos un control de alcoholemia y drogas al conductor, que dio positivo por cocaína. Seguidamente, fueron trasladados a la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz para tomar diligencias y aclarar las circunstancias que iniciaron dicha huida.

De momento, la investigación está abierta, aunque todo hace indicar que el origen de la persecución no era otro que asuntos de narcotráfico. Incluso algunas fuentes han reconocido a este Diario que se sospecha que los ocupantes del vehículo podrían haberse deshecho de determinadas sustancias estupefacientes mientras eran perseguidos.

Los restos mortales de Agustín Cárdenas fueron trasladados inicialmente hasta Cádiz y sobre la una de la tarde regresaron a Jerez escoltados por una comitiva de agentes que lo llevó hasta el Cabildo Viejo, donde quedó instalada la capilla ardiente.

Desde el Ayuntamiento, a través de la alcaldesa Mamen Sánchez y delegado de Seguridad, Rubén Pérez, se puso inmediatamente en marcha un dispositivo para acoger la capilla ardiente del guardia civil jerezano.

Mamen Sánchez ha expresado, en nombre del Gobierno municipal, sus más sentidas condolencias a la familia del agente, así como a sus amigos, allegados y compañeros del Cuerpo de la Guardia Civil.

Asimismo, la alcaldesa ha mostrado su deseo de pronta recuperación a los jóvenes heridos que se encontraron de frente con el vehículo que huía de la Guardia Civil.La regidora ha ofrecido a la Guardia Civil la colaboración del Ayuntamiento de Jerez para una despedida con todos los honores de un jerezano que trabajaba por la seguridad de todos y todas, y ha decretado un día de luto oficial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios