Muere el ex presidente de Francia entre 1974 y 1981

El día que Giscard D'Estaing recordó a su hija en la Real Escuela

  • Uno de los últimos viajes que realizó el ex presidente francés fue a Jerez poco antes del estado de alarma

  • Confesó que en su casa se bebe vino de Jerez casi a diario

Giscard D'Estaing y su esposa junto al director de la Real Escuela y los jinetes de esta institución el pasado 5 de marzo. Giscard D'Estaing y su esposa junto al director de la Real Escuela y los jinetes de esta institución el pasado 5 de marzo.

Giscard D'Estaing y su esposa junto al director de la Real Escuela y los jinetes de esta institución el pasado 5 de marzo. / Pascual

El ex presidente de la República Francesa Valery Giscard D'Estaing, fallecido este miércoles a los 94 años de edad por coronavirus, realizó uno de sus últimos viajes al extranjero el pasado 5 de marzo cuando visitó en Jerez las instalaciones de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre.

Fue apenas una semana antes de que se decretase el estado de alarma por la pandemia del Covid-19, virus que acabaría por quitarle la vida. El ex presidente francés quería cumplir uno de sus deseos y lo hizo: rendir homenaje a su fallecida hija Jacinte, la niña que le acompañó en la foto de los carteles electorales cuando accedió a la presidencia de su país y que falleció en 2018 a los 57 años.

Jacinte D'Estaing colaboró en la producción de los espectáculos que realizó la Real Escuela en Paris Bercy, en octubre 1996 y en octubre 2003. Era veterinaria de formación y fue la creadora del Paris Horse Show.

Acompañado en todo momento por su esposa Anne, que es amazona, Giscard D'Estaing firmó en el libro de honor de la Real Escuela, donde escribió: “Maravillosa tradición (el arte ecuestre) que ilumina los tiempos modernos. En recuerdo de Jacinte”.

El ex presidente galo saludó al personal de la Escuela y conversó con jinetes. El director de esta institución dependiente de la Consejería de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía, Jorge Ramos, recordaba así este jueves la visita: "Le recuerdo como un hombre lleno de vitalidad, pese a su edad, por cómo le brillaban los ojos observando todo cuanto le rodeaba en la Real Escuela y que sin duda le hacía recordar la gran pasión de su hija, a la que dedicamos el espectáculo aquel día".

En su conversación con él, Ramos confiesa que "no pude evitar preguntarle en privado, por su larga trayectoria política, su percepción sobre la situación del Gobierno de España y su relación con la Comunidad Europea, a lo que muy diplomáticamente me respondió "de eso no quiero opinar'".

El director de la Real Escuela quiso sorprenderle invitándole a un vino de Jerez en el descanso y, al compartirlo, el ex presidente le sorprendió a él diciéndole: "En mi casa bebemos vino de Jerez casi a diario, regalo de un buen amigo que me lo envía todos los años".

"Fue un placer y un lujo compartir unas horas con él, al que considero ha sido un político clave en la construcción de la Europa que hoy conocemos", añadió Ramos este jueves.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios