Jerez

Una mujer denuncia al Consistorio por la retirada de dos de sus hijos

  • Afirma que las asistentas sociales hicieron un informe negativo "sin prueba alguna" · El delegado de Bienestar defiende la profesionalidad de sus trabajadoras

La vida de Susana Moreno es un auténtico calvario tras ver cómo le han quitado la tutela de sus dos hijos, de ocho y catorce años, "sin motivo alguno" según hace constar también en la denuncia que ha presentado en el juzgado de instrucción número 5 de Jerez. Susana se divorció hace siete años por malos tratos y de su anterior pareja tiene tres hijos: dos que han estado viviendo con ella hasta que se los han quitado y un tercero que vive con su abuela materna.

Cuando se separó acudió a las asistentas sociales del Ayuntamiento, en el centro cívico de San Telmo "para poder seguir adelante con mis dos hijos y nunca tuve problema con ellas, pero me dieron un piso de protección oficial en La Plata en febrero de 2009, con lo cual tuvo que cambiar a los niños de colegio e instituto. Fue entonces cuando notó que su hijo mayor comenzó a cambiar, "a ponerse agresivo, a drogarse en el instituto, a escaparse de casa y estar desaparecido durante días, a reventarnos las puertas, amenazarnos e insultarnos".

Una de las ocasiones en las que se escapó, Susana puso una denuncia en comisaría pero el niño fue a buscar a su padre, "que nunca se había ocupado de él y le dijo que nosotros lo maltratábamos. Entonces el padre puso una denuncia contra nosotros de malos tratos, cuando él estaba en busca y captura, así que pedí que le detuvieran porque lo estaban buscando en cuatro juzgados de Jerez".

La denuncia del padre fue archivada "porque no era creíble y yo además llevé documentos del colegio y el instituto donde constaba que el niño nunca había llevado un arañazo y que había estado drogándose".

El siguiente paso fue llevar al niño al centro de rehabilitación de toxicómanos de Proyecto Hombre, "pero no llegó a hacer terapia. Cuando comenzó a ponerse agresivo lo llevé otra vez pero se negó y también intenté llevarlo a un psicólogo, ya que él estuvo yendo anteriormente a un psicólogo durante cuatro años porque había visto malos tratos de su padre hacia mí, pero se negaba a todo tipo de ayuda.

Posteriormente decidió pedir ayuda a la Fiscalía de Menores "y me dijeron que no podían hacer nada porque el niño entonces todavía no había cumplido los catorce años. En comisaría me llegaron incluso a decir que si iba a seguir denunciando cada vez que desaparecía iba a tener que pagar las costas".

Lejos de solucionarse, sus problemas se incrementaron cuando acudió a las asistentas sociales del nuevo centro cívico que le correspondía tras haber cambiado de vivienda, el de San Benito. "En 2009 -dice la denunciante- ya me amenazaron delante de mis hijos diciéndome que me iban a quitar el vale de alimentación porque no quería llevarlos a un centro de día. Siguieron dándomelo porque accedí a que los niños fueran a ese centro, pero cuando acudí a ellas con la esperanza de que me ayudaran a sacar a mi hijo de la calle y de la droga, me amenazaron con quitarme a mis dos hijos porque me negué a cambiar a mi hijo el pequeño de colegio".

Fue entonces cuando pidió un cambio de asistenta social alegando sentirse amenazada "pero me lo negaron y además mandaron un informe negativo a Protección de Menores sobre mis dos hijos sin prueba ninguna y sin haber pedido informes de mis hijos de ningún tipo".

El 6 de septiembre, cuando el mayor cumplió ya los 14 años, se lo llevaron a un centro de menores en La Línea. "Yo lo que quería -dice la madre- era un sitio donde se pudiera desintoxicar, mientras que allí incluso le dejan fumar con 14 años".

A los 3 días vinieron de Protección de Menores a quitarle también el pequeño para meterlo en el mismo centro "donde no tiene por qué estar porque no han pedido informes ni a colegios ni a ningún sitio, sólo por el informe que hicieron las asistentas sociales alegando desamparo".

Ante esa situación, se buscó una abogada para que le devolvieran a los dos y mañana también va a poner una denuncia contra Protección de Menores por no pedir pruebas antes de internar a los niños. Por contra, ella ya le ha llevado a su abogada un informe del director del colegio donde dice que su hijo menor "iba limpio a clase, comía allí mismo, en el comedor, no faltaba y además estaba siendo atendido por un logopeda con el que ha hecho progresos. Todo esto lo he tenido que pedir yo, cuando quien tenía que haberlo comprobado es Protección de Menores, así que lo he presentado junto a un escrito de mi abogada alegando que no había desamparo".

Incluso en una ocasión en que, tras visitar a sus hijos, perdió el último autobús en Algeciras "porque había una manifestación y un camión averiado en la carretera; tuve que acudir a la policía que me buscó un hostal para pasar la noche hasta las seis de la mañana en que me levanté para coger el primer autobús que venía para Jerez, y yo no tengo que pasar por esto, porque no he cometido ningún delito y mis hijos no tienen abandono". El pasado jueves dice que la llamó el jefe de las asistentes sociales "diciéndome que no me dan el cambio y me amenaza diciéndome que me van a quitar la tutela no sólo de forma temporal sino definitiva". En la actualidad, dice que "el mayor se sigue saltando clases en el instituto al que va, y el pequeño llora y dice que se quiere morir, que se quiere venir conmigo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios