MARTÍN GÓMEZ MORENO. caPATAZ de cuadrillas de costaleros

"El mundo de la gente de abajo está lleno de señales"

  • Vuelve a organizar el 'Encuentro de Costaleros' con un programa de actos que tratará la relación entre priostes y cuadrillas

-Séptima edición del encuentro de costaleros ¿Cómo surge la idea de organizar este evento tan interesante?

-Surge por la necesidad que tengo en mi vida de aprender. De poder empaparme de gente que puedan saber cosas distintas. Soy muy inquieto. Además creo que la gente de abajo a veces está muy dividida por cosas banales y deberíamos de estar más unidos. Este encuentro sirve para que todos estemos bajo un mismo lema.

-¿Se podría decir que ya es un encuentro tradicional?

-Pronto nos acostumbramos a tildar algo de tradicional. Pero sí es un clásico del calendario cofrade de la ciudad. Está consolidado y cuesta bastante hacerlo. Los patrocinadores son fundamentales para seguir cada año. Sin ellos, sería imposible. Y quizá es una pena que sólo sintamos el apoyo de los patrocinadores. Echo de menos más respaldo por parte de los estamentos más importantes de la ciudad. Hemos carecido siempre de ese respaldo. Al comienzo sí tuvimos más ayuda. Sin embargo, nunca ha tenido el apoyo que siempre ha debido tener.

-¿Está solicitando a las cofradías más aliento?

-No. Simplemente creo que tenemos un acontecimiento que se organiza con mucha categoría y que adolece de más de apoyo. Nos acordamos de los costaleros cuando una candidatura lleva a un capataz u otro. Pero el mundo costalero no es algo que nos preocupe después a diario. Y si me apuras, con las cofradías ocurre igual. Tampoco quiero decir que exista una despreocupación por el mundo del costalero en las cofradías, pero sí muchas veces pienso que esto se lo toman como algo mío, de Martín Gómez. Y no es eso. Esto está abierto a todos. También a los cofrades en general. Y es gratis. En definitiva estamos trabajando para y por las cofradías.

-Después de los muchos problemas que usted le ha quitado a las cofradías sacando pasos donde no había costaleros, ¿no se ve correspondido?

-Yo jamás le he hecho un favor a una cofradía. Lejos de mi intención. Al revés. Las cofradías siempre me han otorgado un honor a mí. El hecho de ponerme delante de Cristo o de María es un privilegio. Por tanto siempre estaré agradecido a las corporaciones que han depositado su confianza en mí. Quizá mi queja, si se puede llamar así, está más enfocada hacia el consejo. O la hermandad de capataces y costaleros ¿Por qué no podrían organizar ellos este tipo de encuentros?

-Este año hay una programación fuerte.

-Sin duda. Y desde el primer acto, que será el pregón del costalero que hará mi amigo, mi hermano y mi auxiliar Ángel Rodríguez Aguilocho. Verlo al fin hacer este pregón, ya merece la pena organizar todo el encuentro. El sábado tendremos mesas redondas, como la primera con gente como Ramón Velázquez o Pepe Almagro. Gente que ha trabajado y ha innovado mucho en las cofradías. Jaime Racero es un capataz de Jerez que ha demostrado cómo hay que mover un palio bien. Jorge Bernal es un mayordomo y un costalero que nos va a demostrar lo importante de una mayordomía a la hora de montar un paso que hace que ande como tiene que ser. Después tendremos una ponencia de Enrique Gonzálvez. Un señor que es un técnico en montaje de palios. Conoce a la perfección las estructuras y de cómo tiene que estar montado según los elementos que lleve para un movimiento elegante. Le llaman el afinador de pasos. La glosa de Antonio Gallardo Monje es importantísima porque va a ir dedicada a quien queremos recordar este año, Miguel Loreto. La de Antonio Santiago será la ponencia estrella. Todo está dicho de este gran capataz y acaparará la atención de mucha gente de abajo. Yo haría un llamamiento no sólo a los costaleros, sino a la gente que se dedica a la priostía. No me gusta decir que vaya a venir gente mejor. Pero sí personas que nos van a enseñar algo nuevo. Ni mejor ni peor que nosotros.

-Pasemos a otros asuntos ¿Cómo ve la cuestión de la costalería en la actualidad?

-Pues muy positivo. Pienso que las juntas de gobierno cada vez se preocupan más de cómo tienen que andar sus pasos. Esto nos beneficia a todos. La Semana Santa de Jerez goza de buena salud en el aspecto costalero gracias a gente muy buena que está llegando a las trabajaderas.

-Este año se estrena usted como capataz general en la Cena. Se ha hecho mucho de rogar…

-Yo nunca he ansiado coger un paso u otro. Jamás he pretendido ganar una carrera. Después de treinta y cuatro años delante de los pasos mandando tengo claro que lo que soy es gracias a mi trabajo y mi trayectoria.

-Usted nunca se ha postulado en una cofradía.

-Jamás. Nunca un capataz debe de postularse. Los pasos vienen avalados por tu trabajo. Las cosas vienen solas. Y bueno, en lo de la Cena creo que no ha llegado mi momento hasta ahora. Deseo y espero que los problemas que puedan darse con el palio de la Paz y Concordia se acaben. Voy a trabajar para que sea así. Nunca llega nada tarde. Llega cuando Dios y la Virgen lo quieren. Mire, le comento una experiencia muy bonita. Me llamaron un día el padre Felipe y el padre Jesús. Y me dijeron que por la mañana le habían preguntado a la Virgen que quién quería que fuera su capataz. Y que Ella les respondió me lo dijeran si yo quería ser su capataz. Por tanto, las cosas son así. Y para mí es un orgullo no sólo sacar a la Patrona, sino estar convencido que estoy ahí porque Ella lo quiso.

-Muchos días de trabajo en Semana Santa.

-Seis concretamente. Estoy libre el Miércoles y el Jueves Santo. El miércoles será muy especial porque mi hijo sacará a la Virgen del Consuelo. Lo cual me llena de orgullo. El mundo del costalero está lleno de señales y cuando no hay señales lo mejor es irse. Y esto para mí y para mi hijo es lo fundamental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios