Jerez

La nueva tributación de las sicav será retroactiva

  • El Gobierno pretende evitar una fuga de capitales aplicándola a partir del 24 de septiembre

La ministra de Economía, Elena Salgado, reveló ayer que los cambios en la tributación de las sicavs, tanto en el Impuesto sobre Sociedades como en el IRPF -eliminando la posibilidad que tenían los partícipes de diferir el pago por la percepción de dividendos-, se aplicarán con efecto retroactivo para las operaciones efectuadas a partir del pasado 24 de septiembre, el día que el Consejo de Ministros aprobó los Presupuestos Generales del Estado para 2011.

La modificación, recogida en los artículos 66 y 75 de la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2011, afecta a las reducciones de capital y distribución de la prima de emisión efectuadas a partir de 23 de septiembre de 2010 y tendrá vigencia indefinida, si bien Salgado precisó que el primer día de su vigencia efectiva será para las operaciones realizadas a partir del 24 de septiembre.

Con esta medida se quiere evitar que los partícipes de las sociedades de inversión colectiva -que habitualmente aglutinan grandes patrimonios familiares- pospongan tributar por sus dividendos al integrarlos en el capital de estas entidades. El Gobierno había detectado que muchos integrantes de estas sociedades obtenían sus ganancias reduciendo su participación en la sicav, en lugar de declararlas como plusvalías -que tributan al 19% hasta los primeros 6.000 euros y al 21% para el resto-. Ahora, la reducción en la participación de la sicav tributará igual que el reparto de la plusvalía.

Además de este cambio fiscal, las cuentas públicas del próximo año contienen también otras modificaciones tributarias. En concreto, el Gobierno introdujo un aumento al 44% del tipo marginal del IRPF al que tributarán las rentas que superen los 120.000 euros anuales, un punto más que actualmente. También incrementó en dos puntos, hasta el 45%, el tipo marginal de las rentas que superen los 175.000 euros a partir del 1 de enero de 2011. Este incremento aportará como mínimo entre 170 y 200 millones de euros a las arcas del Estado y el número de contribuyentes afectados se sitúa en torno a los 100.000.

Aun así, las nuevas medidas fiscales incluidas -los dos nuevos tramos del IRPF y cambio de tributación de las sicav- apenas tendrán efecto en la recaudación. De hecho, Salgado no quiso hacer una previsión de lo que crecerá la presión fiscal por estas medidas. Lo que sí adelantó es que la presión alcanzó su mínimo en el año 2009, cuando se situó en el 30,3%. Al margen de estos cambios, Salgado descartó que se vaya a gravar más el ahorro, ya que "no es el momento adecuado" después de la subida de impuestos para las rentas de capital adoptada el año pasado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios