Perfil del nuncio apostólico de España

¿Quién es Bernardito Cleopas Auza?

  • El nuncio apostólico de España fue nombrado por la Santa Sede en octubre de 2019

  • Dentro de sus competencias está el nombramiento de nuevos obispos y la participación de destinos de los purpurados

El nuncio de España en un reciente encuentro con la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo. El nuncio de España en un reciente encuentro con la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo.

El nuncio de España en un reciente encuentro con la vicepresidenta del Gobierno Carmen Calvo.

El pasado 16 de enero, monseñor Bernardito Cleopas Auza presentaba sus credenciales ante el Rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela. Llegaba al Palacio Real como nuevo nuncio apostólico en España. El medio, en una carroza de época escoltada por la Guardia Real y ataviado con birrete y capa episcopal. Todo el boato que se le supone a siglos de tradición e historia aún sigue estando vigente en el protocolo. Ser embajador es un título eminente por muy pequeño que sea el país que se representa. Pero ser embajador de la Santa Sede —el Estado más pequeño del mundo— tiene un especial peso específico. Le acompañan unas dotes diplomáticas muy singulares cultivadas por Iglesia durante siglos. Todo ello sin contar con los intereses que el Vaticano tiene en todo mundo al ser el Papa un líder que va más allá de sus acotadas fronteras de su pequeño Estado.

Cleopás Auza llegaba a España tras ser nombrado por el Papa Francisco en octubre del pasado año. Un hombre de la Iglesia instruido en las relaciones internacionales y con carrera diplomática desde el año 1990. Pero, ¿quién es el nuncio apostólico de España? Un purpurado del que poco o nada se sabía en la Iglesia española y que vino a sustituir al italiano Renzo Fratini tras unas polémicas declaraciones sobre el traslado de los restos de Franco del Valle de los Caídos.

Cleopas Auza nació en Talibon (Filipinas), el 10 de junio de 1959. Recibió la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1985 y ha cursado los estudios como doctor en Teología. Habla seis idiomas.

Ingresó en el servicio diplomático de la Santa Sede el 1 de junio del citado año 1990. Su trayectoria se ha desarrollado en las nunciaturas de Madagascar, Bulgaria, Albania y en la sección para las Relaciones con los Estados de la secretaría de Estado. Su cargo de mayor importancia lo asume en el año 2014. La representación permanente de la Santa Sede ante la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York y posteriormente la representación vaticana de la Organización de Estados Americanos.

En la nunciatura española, el arzobispo Bernardito Auza mantiene a dos sacerdotes que ejercen como consejeros con carrera diplomática del que poco más se sabe: Los monseñores Gian Luca Perici y Daniele Liessi. Pero en algunos corrillos eclesiásticos se afirma que el nuevo nuncio apostólico se deja llevar por el presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal de Barcelona, monseñor Juan José Omella y el cardenal de Madrid, Carlos Osoro.

El arzobispo filipino es un hombre muy cercano a las pautas marcadas por el Sumo Pontífice. Su nueva misión apostólica no va a ser fácil ni no estará exenta de trabajo. Tiene por delante el nombramiento de hasta 30 obispos en diócesis vacantes o con la renuncia de sus prelados en la mesa del Papa a la espera de la jubilación. Algunos tendrán que cambiar de destino a otras demarcaciones eclesiásticas. También se espera un buen puñado de ordenamientos de sacerdotes con informes positivos para recibir el báculo y la mitra. José Mazuelos Pérez, obispo de Asidonia-Jerez, parece no estar fuera del tablero de fichas a mover en los próximos meses, quizá semanas. Se sigue insistiendo en su posible traslado hasta la Diócesis de Canarias. A día de hoy, oficialmente, no ha trascendido absolutamente nada. Solo cábalas entre los muchos aficionados a mover obispos por la geografía española. Pero todo con mucho sigilo y discreción que es otra de las grandes cualidades de la Iglesia. Detrás de cada movimiento estará el nuncio apostólico como nexo que une a Roma con el resto de iglesias. De ahí que sea denominada como Católica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios