La crisis del coronavirus

El obispo dice que las procesiones dependen de las pautas que marquen las autoridades

  • Las iglesias acogerán fieles en las misas hasta mientras haya distancia de seguridad entre ellos

El obispo, en la Casa de la Iglesia con la Catedral de Jerez al fondo. El obispo, en la Casa de la Iglesia con la Catedral de Jerez al fondo.

El obispo, en la Casa de la Iglesia con la Catedral de Jerez al fondo. / Pascual

El obispo de Jerez, José Mazuelos, ha dado algunas orientaciones a los fieles y sacerdotes de la Diócesis ante la crisis sanitaria generada por el coronavirus. "En cuanto a las próximas procesiones de Semana Santa seguiremos las pautas que manden las autoridades sanitarias", señala en un comunicado remitido ayer a mediodía a los medios de comunicación.

Además, el prelado destaca que "como medio de prevención recomendamos las cautelas indicadas por la Conferencia Episcopal: retirar agua bendita de las pilas situadas en la entrada de los templos, suprimir el rito de la paz o sustituirlo por un gesto más sencillo como es una inclinación de cabeza y sustituir besapiés y besamanos por una inclinación de cabeza".

De otro lado, el obispo señala que "para asistir a las celebraciones de la Santa Misa se recomienda que se respete no superar el número de asistentes que favorezca la distancia recomendada por las autoridades sanitarias. Los cultos de las hermandades en los que se prevea que una gran aglomeración de personas pueden ser suspendidos".

Entre las orientaciones el prelado destaca que "en virtud de la potestad que me otorga el canon 87 del Código de Derecho Canónico, las personas ancianas, enfermas, así como aquellos que lo vean en conciencia, quedan dispensadas del precepto dominical y del precepto de la solemnidad de San José. Dichas personas podrán seguir la Santa Misa en sus domicilios por la transmisión en los medios de comunicación".

En lo que se refiere a los más jóvenes, Mazuelos (que también es médico) dice que quedan suspendidas las catequesis y los encuentros con niños y adolescentes. Igualmente, apunta, "es conveniente posponer todo tipo de encuentros y reuniones de tipo pastoral y cultural. Se anima a las familias a la oración y escucha de la Palabra de Dios en sus casas, poniendo así de relieve la Iglesia Domestica".

Se recomienda que los sacerdotes sigan ofreciendo el sacramento de la penitencia a los fieles, manteniendo la distancia recomendada, habilitando para ello alguna sala o zona para poder llevarlo a cabo. También se pide a los sacerdotes que sigan visitando a los enfermos y llevándoles la comunión, "y cuando sea preciso, como pide el Papa Francisco, que se tenga la valentía de salir al encuentro de los enfermos que lo necesiten".

"Por último, damos las gracias a todo el personal sanitario que con gran dedicación y generosidad están atendiendo a los enfermos. Los alentamos a seguir su buen hacer y pedimos por ellos al Señor para que los sostenga en su trabajo. Pedimos para que el Señor ilumine a los científicos que investigan esta enfermedad. Encomendamos a la Santísima Virgen María a todos los enfermos y le pedimos interceda ante su Hijo para que su misericordia nos libre de este mal", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios