Obituario Rafael Mantaras, un auténtico Rey Mago

  • Baltasar en 1966, marcó el camino a seguir durante muchos años en la Cabalgata de Reyes de Jerez

Rafael Mantaras, en el homenaje que le tributó la Asociación de Reyes Magos de Jerez en junio de 2019. Rafael Mantaras, en el homenaje que le tributó la Asociación de Reyes Magos de Jerez en junio de 2019.

Rafael Mantaras, en el homenaje que le tributó la Asociación de Reyes Magos de Jerez en junio de 2019.

Escribí el año 1997 una historia sobre un Rey Mago, llamado Taor, príncipe de Mangalor que quiso acompañar a Melchor, Gaspar y Baltasar al Portal de Belén para adorar también al Niño que acababa de nacer, solo que su principado estaba en la península de Deccan, en Asía meridional.

El príncipe Taor también había visto en el firmamento una luminosa estrella y quiso seguirla pero le ocurrieron tantas desgracias por tan largos caminos, que cada vez que llegaba con su cortejo a una aldea se enteraba de que tres Magos de Orientes habían pasado por allí camino de Belén.

Cuando Taor llegó a la aldea de Belén, la familia Sagrada ya había huido a Egipto.

Pocos Reyes Magos han sabido mejor el camino para cada día 5 de enero que durante muchos años recorrió Rafael Mantaras García-Figueras como Rey Baltasar en el año 1966. Él igual que aquellos otros que le llevaron al Niño Jesús, oro, incienso y mirra, llevaría durante gran parte de su vida, juguetes a todos los niños de Jerez.

A Rafael lo guiaba por los barrios más pobres de Jerez, con tan mágicas ilusiones, la estrella de amor de su gran corazón.

Él también tuvo que recorrer muchos y complicados caminos para superar problemas de todo tipo, especialmente el económico, para que los niños de Jerez no se quedasen sin sus cabalgatas de Reyes y les lloviesen juguetes y caramelos.

Se puede asegurar, que gracias a sus incansables esfuerzos, incluso organizativos, la Cabalgata de Reyes fue posible durante muchos años Jerez.

Ayer se le volvió aparecer la Estrella de Belén, solo que esta vez lo condujo al Portal de la vida eterna. A Rafael no le ocurrió como al príncipe Taor, porque el camino de Belén lo ha recorrido tantas Noches de Reyes que cuando ha llegado, el Niño Jesús hecho hombre ha sabido que Rafael le llevaba el mejor de sus regalos, las sonrisas de todos los niños de Jerez.

Majestad, descansa en paz, querido Rafa.

Jerez, noviembre de 2020.

El Rey Baltasar de 1986

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios