Jerez

El oro, “el valor refugio más seguro” en las crisis

  • La gemóloga y tasadora Isabel Lebrón analiza el mercado de la compra de este metal

Isabel Lebrón, en su tienda 'OroJerez', en la calle Lancería. Isabel Lebrón, en su tienda 'OroJerez', en la calle Lancería.

Isabel Lebrón, en su tienda 'OroJerez', en la calle Lancería. / Vanesa Lobo

La emergencia sanitaria por Covid-19 ha abierto de nuevo la caja de la pobreza en muchas familias. La paralización de la actividad económica durante semanas ha dejado vacía la nevera y las facturas sin poder pagar, y muchos recuerdan la crisis que comenzó en 2007-08 como un posible espejo a lo que pueda venir ahora.

En aquellos años un negocio tuvo especial protagonismo: compro oro. Isabel Lebrón, de OroJerez, subraya que “nosotros empezamos a comprar el oro cuando abrimos sobre 10 euros, y ahora lo estamos comprando por 30 o un poco más. El oro ahora mismo es el valor más seguro que hay en el mercado, porque siempre ha estado subiendo. Es un valor refugio muy importante y muy seguro. Cuando mis padres empiezan con las joyerías se compra un kilo de oro a 6.000 euros y ahora a 52.000 euros –el año pasado el kilo de oro de 24 quilates valía 35.000 euros–. Es la época de vender oro. Yo no soy bróker pero lo que dice las estadísticas es que es un valor muy seguro”.

Lebrón es gemóloga y tasadora de joyas y comenzó en el negocio en 2008. “Mis padres se dedicaban a la joyería. Mi padre vio que no se estaba vendiendo y tuvimos que diversificar el negocio. Yo estaba trabajando en un banco de empeño y mi padre me preguntaba mucho. Le expliqué y fue mi hermano Manuel el que tuvo la idea de montar tiendas de oro”, cuenta.

Comenzaron en 2009 y llegaron a tener por España unas 30 tiendas, “sabiendo que era un negocio perecedero, que cuando terminara la crisis había que quitarla y seguir trabajando en nuestro negocio que es vender oro, que es muy diferente a comprarlo”. “La gente no viene con la misma motivación para comprar un anillo que para venderlo. Lo nuestro es vender joyas, pero la crisis nos trajo esto, nos convertimos en una gran empresa de compra de oro. Ahora nos quedan 12 tiendas por Andalucía”.

El Covid-19 obligó a cerrar todos los negocios pero desde el pasado 11 de mayo su tienda (en la calle Lancería) volvió a abrir las puertas “con la expectativa de que íbamos a comprar mucho oro, pero no ha sido así. A la gente le da todavía mucho respeto y ahora mismo no tiene mucha necesidad”. “Pienso que esto va a venir en septiembre y octubre cuando empiece la necesidad. La gente va a vender su oro por pura necesidad. Volvemos a ese 2008 y 2009 cuando se comenzó a comprar”, declara la profesional.

“No tenemos un perfil de cliente fijo, hay de todo. Ha vendido mucho oro las personas mayores para ayudar a sus hijos, porque de toda la vida ha habido una creencia de que el oro es dinero, y siempre se ha tenido una cadenita. Eso ha salvado a muchas familias”, explica Lebrón.

La gemóloga y tasadora de joyas subraya que “nosotros estamos especializados y seguimos aquí por la profesionalidad que tenemos y porque todos nuestros empleados están formados por mí. Sí, antes si decías ‘compra de oro’ te trataban de usureros. Pero no lo veo así. Yo veo que puedo ayudar a la gente, y además ese pensamiento se ha ido diluyendo. Tenemos unas leyes que hay que cumplir y las cumplimos a rajatabla”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios