Resumen del año 2009

Del paro al cierre de Vicasa

  • Ni los planes anticrisis, ni los grandes proyectos... Nada fue capaz de detener la escalada del desempleo en Jerez.

Ni los planes anticrisis, ni los grandes proyectos... Nada fue capaz de detener la escalada del desempleo en Jerez. A falta del dato del último mes del año, que se conocerá en los primeros días de enero, la ciudad alcanzó un nuevo máximo histórico con casi 28.000 parados, que auguran tiempos difíciles para la sociedad y la economía jerezana. La agricultura afianzó su condición de sector refugio para muchos de los afectados por la crisis, en particular de los obreros rebotados de la construcción, actividad que compartió protagonismo con los servicios en el liderazgo de la destrucción de empleo. El sector industrial, el único que ofrece estabilidad, terminó por contagiarse de la tendencia alcista para marcar su peor registro de la serie histórica del paro en Jerez. Los sectores del ladrillo, los servicios y las chimeneas se mueven en el entorno del 25% en el incremento interanual del paro. Sindicatos y expertos advierten, además, que en los primeros meses de 2010 se seguirá destruyendo empleo, con el agravante de que muchos de los parados jerezanos han agotado ya las posibilidades de la prestación y ayudas excepcionales al desempleo. En el plano empresarial, 2009 será un año de ingrato recuerdo por el cierre de la fábrica de botellas, el principal conflicto laboral de la ciudad que puso en entredicho la capacidad de las Administraciones públicas para poner freno a la sangría de empresas por la crisis. Tras meses de lucha contra el cierre, los trabajadores terminaron por asumir que la decisión de la multinacional del vidrio era irrevocable y se sentaron a negociar el expediente de regulación de empleo (ERE) extintivo, que se saldó con lo que los sindicatos y la plantilla calificaron de un “buen acuerdo”. Pero al margen de las prejubilaciones, los traslados a la fábrica de Sevilla y la conservación de 40 puestos de trabajo en Jerez en el ‘taller de moldes’ que Vicasa aceptó mantener en la ciudad, el apagón del último horno de la fábrica de botellas simboliza la decadencia del sector industrial jerezano, estrechamente vinculado a la actividad agrícola y, en particular, a la bodeguera, a la deriva desde hace algunos años.

Educación: Entre la necesidad de obras y las nuevas tecnologías

El año escolar ha estado marcado fundamentalmente por la necesidad de obras que todavía muestran algunos centros docentes mientras que, en teoría, ya tienen que estar comenzando a adaptarse a las aulas digitales que comenzarán a desarrollarse en enero. La nueva delegada provincial de Educación, Blanca Alcántara, que sustituyó en junio a Manuel Brenes, ha tenido que escuchar peticiones de mejoras en colegios como el Federico Mayo o el Colegio Provincial de Sordos. El instituto Savater continúa reclamando el Bachillerato y la Escuela de Idiomas sigue con falta de espacio sin que hayan comenzado las obras en la bodega Valdespino, donde debe trasladarse en un futuro. También sufre problemas de espacio el Conservatorio, tanto que hubo que habilitar algunas aulas en el instituto Coloma. En el apartado universitario, los jóvenes ya pueden estudiar en Jerez Administración y Direccción de Empresas y la Universidad de Cádiz consiguió la calificación de Campus de Excelencia Agroalimentario, apartado que está estrechamente vinculado a esta ciudad y que puede traer la titulación de Enología.

Jerez Rural: Botellón en Guadalcacín y La Barca se queda sin independencia

El año 2009 comenzó positivamente para las siete Entidades Locales Autónomas de Jerez que firmaron en enero con el Ayuntamiento de Jerez un nuevo convenio para aumentar las bajas transferencias que hasta ese momento habían recibido por parte del Consistorio matriz.

Una pedanía, en este caso Guadalcacín, fue noticia en todo el país como consecuencia el botellón ilegal que este verano se producía en sus calles. Los vecinos salieron a la calle a patrullar y, tras varias semanas, lograron que el Ayuntamiento de Jerez incrementase la vigilancia para acabar con este problema del que se hicieron eco las televisiones nacionales.

También La Barca sufrió recientemente un duro golpe cuando el pasado mes de noviembre el Tribunal Superior de Justicia negó a esta pedanía la posibilidad segregarse, pese a que más del 80 por ciento de los vecinos de esta pedanía así lo pidieron en un referéndum celebrado en febrero de 2002. Pese a quedar desestimado el recurso del Ayuntamiento pedáneo, el alcalde Roque Valenzuela ya anunció que recurrirán esta decisión al Tribunal Supremo.

Sanidad: El año en que la nueva gripe A causó la alarma entre la población

Si algún episodio ha marcado el año 2009 en el ámbito sanitario ha sido la gripe A, el nuevo virus que consiguió con las primeras muertes una de las mayores alarmas sanitarias entre la población que se conocían desde hace años. Jerez no ha sido una excepción: se ha incrementado la demanda en centros de salud y servicios de Urgencias y dos personas jóvenes han fallecido en el hospital como consecuencia de esta pandemia, además de los numerosos ingresos en la UCIde enfermos incluidos en los grupos de riesgo.

En cuanto a las necesidades de infraestructuras sanitarias para la ciudad, el año ha transcurrido sin grandes novedades, a excepción de la inauguración del punto de Urgencias extra hospitalario de La Granja, largamente demandado por sindicatos y colectivos vecinales. A nueve meses de su inauguración las Urgencias de La Granja han superado todas las previsiones y atienden a más de mil pacientes a la semana. Poco o nada se ha avanzado en el resto de instalaciones que el Servicio Andaluz de Salud tiene comprometidas con la ciudad. Los nuevos centros de salud siguen inmersos en la maraña burocrática y no se ha colocado ni una sola piedra y el plan de modernización del hospital sigue adelante, pero con sus trabas. El nuevo edificio de consultas externas es el más adelantado, pero los problemas de la empresa adjudicataria de las obras ha dejado en la estacada al edificio de Radioterapia, paralizado desde hace meses y cuya apertura sufrirá un retraso considerable (2011, según el SAS) suponiendo que las obras se reanuden de forma inmediata.

Agricultura: El PTA sale de su letargo en un año ruinoso para el sector

Mientras el PP y el PSOE se enfrascan en una nueva disputa por las concesiones de la Unión Europea a Marruecos y su posible vinculación con el caso de la saharaui Aminatu Haidar, el acuerdo por el que prácticamente se liberaliza la entrada de hortalizas del país alauita supone un duro revés para los intereses de los agricultores, que precisamente se echaron a la calle en noviembre para reclamar al Gobierno y a la oposición que se aproveche la presidencia española de la UE, durante el primer semestre del nuevo año, para recuperar la soberanía alimentaria, en lugar de dejarla en manos de países terceros. Un hecho insólito, las tres organizaciones agrarias –Asaja, Coag y UPA– aparcaron sus no pocas diferencias para exigir un cambio de modelo que permita garantizar su viabilidad futura tras las sucesivas reformas y recortes auspiciados por Bruselas y que, en el caso de la campiña jerezana, han provocado la práctica desaparición en los últimos años de los cultivos sociales como la remolacha y el algodón, así como de la actividad industrial paralela. Pero las reivindicaciones del sector, en una situación ruinosa por la caída de las rentas –que en los últimos cinco años supera el 30%–, el aumento de los costes de producción y los abusos de la distribución –con márgenes de hasta el mil por ciento de diferencia entre lo que recibe el cultivador y lo que paga el consumidor– siguen sin tener respuesta de las Administraciones públicas, que miran hacia otro lado mientras el único sector capaz de crear empleo en tiempos de crisis se desinfla.

En el ámbito estrictamente local, el parque tecnológico agroalimentario (PTA de Jerez) despierta de su letargo, o eso parece, después del nuevo impulso anunciado por la Junta al proyecto. Casi dos legislaturas después del inicio de las obras, el PTA sigue siendo un gran solar en el que sólo una decena de empresas y organizaciones se han instalado o están realizando las obras para hacerlo. Escaso bagaje para siete años de recorrido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios