Patrona de Jerez

De la corona que Jerez quiso regalar a su Patrona

  • El próximo mes de mayo se cumplirán cincuenta y nueve años de la Coronación Canónica de la Virgen de la Merced

Momento de la Coronación Canónica de la Virgen de la Merced por parte de Bueno Monreal. Momento de la Coronación Canónica de la Virgen de la Merced por parte de Bueno Monreal.

Momento de la Coronación Canónica de la Virgen de la Merced por parte de Bueno Monreal.

Fue el 28 de mayo de 1961 cuando Jerez coronaba canónicamente a su Patrona la Virgen de la Merced. Todo un acontecimiento que muchos jerezanos aún lo recuerdan mientras les brillan los ojos por la emoción de lo que significó para la ciudad ver a Virgen Morena con una flamante presea cubriendo sus benditas sienes.

Como todas las coronaciones dirigidas a la Santísima Virgen, no fue un proceso fácil ni corto. Más bien se cuenta que Jerez anhelaba cuarenta años atrás la Coronación Canónica de su Patrona, la enigmática y bella imagen que ofrece a su Hijo a todo el pueblo de Jerez. Eduardo Velo, devoto de la Santísima Virgen e historiador de la ciudad, cuenta que ya el marqués de Casa Domecq, Pedro Domecq y Núñez de Villavicencio, envió a la prensa local un artículo en el año 1918 en el que manifestaba que eran siete siglos de generaciones jerezanas rendidas de deudas y de gratitud y abrasadas de amor hacia su Excelsa Patrona. Todo este bagaje para este insigne jerezano era un “imponente y fervoroso coro para ensalzar al ‘mensajero’ por su feliz iniciativa de ceñir las sienes de la Santísima Virgen Madre de Dios y Misericordiosa Madre Nuestra con una corona de Reina de todas las Reinas". El mensajero era  una clara referencia al jerezano Rafael Romero Benítez que fue el primero de los hijos en iniciar todo el proceso de coronación de la Santísima Virgen.

Años después, según narra Velo García, fue un religioso mercedario, el padre Manuel Fernández, capellán de la ciudad y muy recordado por los jerezanos de la época –en la casa de hermandad del Transporte aún luce un cuadro con un retrato de este religioso- , el que retomó aquella idea consiguiendo que fuese en el mes de mayo de 1961 cuando se vivieran en la ciudad los fastuosos actos de la coronación de Nuestra Señora. Un curioso apunte es que cuando vino la aprobación de la coronación, el religioso ya no se encontraba en la encomienda jerezana.

Se celebraron triduos hasta en dieciocho templos de la ciudad para llegar a la gran solemnidad que vino a celebrarse en la basílica menor de la Virgen de la Merced. La coronación tuvo lugar en la Alameda Vieja, donde llegó la Virgen, en un principio, para recibir a los más pequeños de la ciudad. Seguidamente, la Señora fue trasladada a la entonces Colegiata jerezana para retornar el 28 de mayo tras la Misa Pontifical presidida por el cardenal de Sevilla, su eminencia José María Bueno Monreal. Una vez llegada la tarde de este día, la Santísima Virgen fue Coronada Canónicamente en la Alameda Vieja ante miles de jerezanos que emocionados vitoreaban este acontecimiento único. Una corona que este año no lucirá la Patrona al recobrarse la ya denominada ‘corona de Moratalaz’ y coincidiendo con el setenta aniversario de su patronazgo canónico.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios