Comercio

‘Pichería & Chochería’ entra en Jerez con gofres de corte erótico

  • La alicantina Elena León, casada con un jerezano, apuesta por la calle Algarve para tan peculiar negocio y dar el salto desde el Levante

Un dependiente reparte ayer flyers frente al establecimiento.

Un dependiente reparte ayer flyers frente al establecimiento. / Manuel Aranda

Mañana viernes está previsto que abra en la calle Algarve, en pleno centro de Jerez un negocio cuando menos peculiar. Se trata de una gofrería que ofrecerá gofres de corte erótica: ‘Pichería&Chochería’. Ofrecerá gofres con formas que representan los órganos sexuales tanto masculinos como femeninos. La oferta llega desde Alicante donde su propietaria, Elena León, ya cuenta con un establecimiento de esta índole ubicado frente al Teatro Principal de la ciudad levantina.

Elena León es el ‘alma mater’ de este negocio. “Empecé vendiendo gofres con siete años”, señala. De familia de tradición feriante el coronavirus se llevó las ferias por delante y con ellas a muchos de los comerciantes que tradicionalmente se ganaban la vida en ellas. “Nosotros, por ejemplo, ya llevamos 37 años ubicándonos debajo de las vías del tren en la Feria de Jerez, a la altura de la clínica Serman”, dice Elena quien recuerda que todo comenzó “cuando mi padre emigró a Bélgica y se trajo con él la receta d ellos gofres”.

En esta tesitura “empecé a comerme el coco y empecé a buscar máquinas. Fue cuando me encontré con unas que le dan a a los gofres forma de picha. Y me dije que era lo que estábamos buscando”. Elena, alicantina y casada con un jerezano, le hizo caso a la insistencia de su esposo de que tenían que abrir en su ciudad natal. “A la hora de elegir la máquina apostamos por el tamaño standart de 17,5 centímetros”, dice con absoluto desparpajo a la vez que quiere dejar claro que “no somos franquicia, somos fabricantes y hacemos la misma masa que hacía mi padre hace años”.

“Las pichas y los chochos -relata- serán tanto dulces como salados sin olvidar que uno de nuestros grandes objetivos es que la gente se lo pase bien. Por ejemplo las pichas irán también con salchicha y queso chédar si así se desea”. Todo es un guiño, desde el recibimiento a la venta. “Los clientes deben salir con una sonrisa y si no es así es que hemos fallado”. Además, en esta gofrería se servirán también gofres normales así como crepes.

“En Alicante tuvimos muy buena recepción porque somos un negocio que busca la alegría y el cachondeo que tanta falta nos hacen tras esta tragedia de la pandemia”, señala Elena León a la vez que recalca que “no se trata de servir a las despedidas de solteros y solteras sino, como digo, de reírse y disfrutar de un momento especial”.

Los dependientes son parte esencial de la ‘Pichería&Chochería’. “Deben ser gente con educación, pero con labia y con prudencia y simpatía, para saber por ejemplo que cuando entran menores todo cambia. Lo primero que decimos es ¿dónde te la metemos? Y si la quiere ecuatoriana, africana, colombiana en relación a los diferentes sabores. Ese es el juego de la venta y de las sonrisas”.

Sobre los precios, destacar que el ‘chochogofre’ cuesta 4,20 y 70 céntimos más si lleva helado y cada complemento 50 céntimos más, “desde Lacasitos, que es la Viagra, a las nubes, que es el esponjoso, la miel que es el dulce...”. Las pichas, por su parte, cuestan 3,80 euros con idénticos precios por los complementos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios