Jerez

Israel Peña pregona a Don Carnal con Vera Luque de fondo

  • El vino de Jerez fue el hilo argumental de su obra y utilizó ese cordón umbilical que es El Puerto y el vaporcito para unir a Jerez y Cádiz al final de su pregón

El pregonero, durante los primeros compases de su actuación. El pregonero, durante los primeros compases de su actuación.

El pregonero, durante los primeros compases de su actuación. / Vanesa Lobo

Israel Peña Garrido, conocido como ‘Peñita’, fue el encargado de pregonar el Carnaval de Jerez. Este gaditano se plantó en la plaza Belén para cantarle a la fiesta de Don Carnal en unos días donde Doña Cuaresma ya ha empezado a mandar. Peña tuvo en el vino de Jerez el ‘leiv motiv’ de su pregón, el hilo sobre el que la narración de sus vivencias y ocurrencias fue transcurriendo. Cabe destacar que Israel Peña es miembro de la conocida agrupación de Vera Luque.

Reconocía que la llamada del Ayuntamiento para ofrecerle la posibilidad de pregonar el Carnaval de Jerez le sorprendió gratamente. En ese momento el pregonero de Don Carnal se miró a sí mismo, miró la ciudad que le invitaba a pregonar sus fiestas y, enseguida, lo tuvo claro: el hilo conductor sería el vino. No en vano, Israel Peña trabaja en Hipercor en Cádiz, en el departamento de vinos y tiene numerosos amigos en Hipercor Jerez, al igual que muchísimos contactos en las bodegas jerezanas.

Ni corto ni perezoso decidió que su disfraz de pregonero sería el de sumiller, el encargado de presentar los vinos en los restaurantes ‘finos’. Para ello se hizo un tipo de lo más curioso: con aire de caballero vistió traje, un sombrero que se asemejaba a un tapón de corcho y unas hombreras que eran, nada más y nada menos, que dos racimos de uva... palomino para más señas.

Para seguir hilando su exposición el pregonero no se olvidó, evidentemente, de los vinos de Jerez. Fue por ello que en su exposición, como sumiller que era, dio un vino ideal para cada una de las agrupaciones clásicas del Carnaval. Así, a la comparsa le dedicó en vino fino, la esencia de los jereces, la agrupación carnavalesca que por historia es la base de todas las demás. A la que es más cercana para él, a su ámbito, es decir la chirigota, le dedicó en vino dulce, la dulzura de la gracia, del chispeo, de ese vino que pone alegre. A los coros, la excelente grandilocuencia del Carnaval, les comparó con la manzanilla, el vino de aires marineros pues no en vano esos coros trajeron de vuelta a la provincia sones de América en las bocas de quienes se fueron y después volvieron. A muchos de ellos se les deben, por ejemplo, los cantes de ‘Ida y Vuelta’ tales como las Habaneras y las Guajiras. A los cuartetos, por su parte, les dedicó el palo cortado. Se podrían buscar asuntos y relaciones más trascendentes pero, a fin de cuentas y así hay que reconocerlo, en este caso utilizó el hecho de ese ‘tran tran’ con el que los cuarteteros se comunican entre ellos dándose el compás, palo de por medio.

"El coro es manzanilla, la comparsa fino, la chirigota vino dulce y el cuarteto palo cortado”

El pregón vino a durar casi dos horas y en el transcurso del mismo hubo lugar para que algunas de las mejores agrupaciones del Carnaval de Cádiz se dieran cita en la plaza de Belén. Y es que, hay que reconocerlo, junto a Israel Peña estuvieron la chirigota de Vera Luque, el cuarteto del Gago y las ‘Viejas Glorias’ de la comparsa de Antonio Martín.

Israel puso ante los jerezanos muchísimas horas de ensayo, con mucho respeto ante un respetable que se entregó en cuerpo y alma. Arriba, en las tablas, al pregonero se le veían las formas que horas antes anunciaba a este medio de comunicación. “Cuando veo un micrófono se me quitan todas las vergüenzas. Y es que lo veo y... me vuelvo loco”.

Para cerrar su actuación, Israel Peña se quedó entre dos mares, entre dos grandes tierras como son Jerez y Cádiz. Nada mejor para ello que tirar de ese cordón umbilical que las ha unido durante décadas: el vaporcito de El Puerto.

De otro lado destacar que la programación del Carnaval de Jerez llega hoy a su fin con un amplio programa de actividades que arrancará a las 12 con la Cabalgata y el concurso de disfraces. Ya por la tarde, la plaza Belén será escenario a partir de las 16 horas del VIII Certamen de cuplés ‘Selu Dormido’ y del IV Certamen de Pasodobles, a las 19.30 horas. Al término de ambos certámenes habrá actuaciones de agrupaciones carnavalescas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios