Sucesos

El presunto autor del homicidio de Nuño de Cañas ya está en prisión

  • El juez notificó a primera hora de la tarde de ayer su ingreso en la cárcel mientras se siguen investigando los hechos l Amigos y conocidos del fallecido hablan de su “buen corazón”

Las flores y velas colocadas junto al lugar donde se produjo el suceso.

Las flores y velas colocadas junto al lugar donde se produjo el suceso. / Pascual

El presunto autor del homicidio ocurrido en la tarde del pasado miércoles en la calle Nuño de Cañas se encuentra en prisión desde ayer, tras notificarlo a primera hora de la tarde por parte del juez instructor del caso.

Hay que recordar que esta persona, de 21 años, fue detenida minutos después de presuntamente apuñalar con un arma blanca a otro joven en plena calle y causarle le muerte.

La investigación seguirá su curso en los próximos días una vez que se han obtenido las imágenes de todo lo sucedido, grabado por las cámaras de seguridad del hotel Soho.

Mientras las reacciones de conocidos y amigos del fallecido siguen haciéndose notar, toda vez que se trataba de una persona “de gran corazón”, han asegurado a este periódico algunos amigos.

Juan Luis, aunque todos le conocían como Juanlu o Luis, era un chaval de una familia humilde “que se había metido por el mal camino”, relatan sobre él, pero “de buena condición”.

Vivía en San Joaquín y se había criado en una familia un tanto desestructurada, una circunstancia que “no le favorecía porque siempre estaba solo”, cuentan.

El joven había estado vinculado a varios equipos del fútbol base de la ciudad, en concreto el San José Obrero y el Pueblo Nuevo, en el primero estuvo durante varias categorías.

Precisamente, gente de la cantera jerezana reconocía ayer a este medio que futbolísticamente “era un chaval que tenía unas condiciones enormes, jugaba de delantero y en categorías inferiores hacía todos los años 60 o 70 goles”.

“De haber seguido por esa línea, estaría jugando en buena categoría porque no es fácil encontrar goleadores”, reconocían.

Sin embargo, el problema “es que siempre estaba solo, le teníamos que ayudar y lo tratábamos como si fuera un hijo. Le comprábamos botas, le pagábamos las cuotas para que pudiera jugar al fútbol...”.

“Lo que pasa es que cuando estos chavales llegan a una edad, suelen buscar dinero fácil y claro, meterse en temas que no deben. Es una lástima porque era un niño muy noble, aunque teníamos ese miedo de que al final acabara como ha acabado”.

En los últimos días, amigos y vecinos de la zona han querido recordar al joven asesinado colocando en la calle Nuño de Cañas, a la altura de donde se produjo el incidente, ramos de flores y velas encendidas como recuerdo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios