Jerez

La primera derrota del PSOE

  • La negativa del PP y las abstenciones de Ganemos, C's e IU impiden la petición de un anticipo al Estado de 49 millones El gobierno local citará ahora a los grupos para buscar un acuerdo

El PSOE se llevó ayer su primer varapalo en un pleno municipal fruto de un gobierno en minoría. La corporación municipal debería haber aprobado ayer la petición de un anticipo al Estado de 49 millones para hacer frente a sus gastos hasta final de año. Sin embargo, la propuesta acabó siendo rechazada a expensas de analizar en próximas semanas, y con más detenimiento, las consecuencias que supondrá acogerse a esta medida promovida por el Ministerio de Hacienda.

Pero más allá de que el adelanto acabe aprobándose o no en los siguientes días, lo destacado es que el gobierno socialista recibió ayer un primer aviso. El PP aprovechó que Ganemos, IU y Ciudadanos anunciaron su abstención para votar en contra para, de este modo, tumbar la propuesta con su voto en contra. Por ello, los socialistas ya saben que tienen que llegar a los plenos con el acuerdo garantizado, al menos, de sus socios 'naturales' si no quieren que esta situación se vuelva a repetir pues la propuesta de pedir el anticipo solo recibió el voto de los siete ediles del PSOE.

Salvo el PP, los grupos de la oposición coincidieron en sus argumentos para no dar e l sí a la solicitud. Pedir el anticipo supone devolverlo con un préstamo que se suscribirá en abril del año próximo y asumir la obligación de modificar el plan de ajuste, el documento que recoge medidas para reducir gastos. Pero, a día de hoy, ni se saben las condiciones económicas del crédito ni el calado de los recortes que se tendrían que hacer a mediados del año próximo.

IU, Ciudadanos (C's) y Ganemos, que fueron los primeros en intervenir en la sesión, mostraron sus dudas sobre las condiciones del anticipo, situación que aprovechó el PP para plantear que el asunto quedara sobre la mesa teniendo en cuenta que hay de plazo hasta el día 15 para pedirlo al Ministerio de Hacienda. Desde el principio, el PSOE se negó a esta posibilidad e insistió en defender la importancia de suscribir la propuesta. Tanto la alcaldesa, Mamen Sánchez, como el edil de Economía, Santiago Galván, advirtieron de que las propuestas que se analizarían ahora para el plan de ajuste serían "irreales" puesto que no se puede hacer sin que aún se conozcan los presupuestos de este ejercicio y del próximo. Además, Galván incidió en la "necesidad" de acogerse a este anticipo dado los problemas de tesorería que arrastra el Ayuntamiento -cifró el déficit hasta final de año en unos 30 millones de euros-. E, incluso, el PSOE alegó que confiaba en que Hacienda acabe siendo menos estricta con los recortes, especialmente si se produce un hipotético cambio de gobierno a final de año con las elecciones generales.

En cambio, estos argumentos no convencieron a la oposición. El portavoz de IU, Raúl Ruiz-Berdejo, alertó de que el ejecutivo socialista está "jugando a la ruleta rusa" al encomendarse a una mayor flexibilidad del Gobierno central. El líder de Ciudadanos, Carlos Pérez, apuntó que el Ayuntamiento se está comprometiendo a un plan de ajuste sin conocer las consecuencias y le reprochó al gobierno local que no tenga "un plan interesante de reestructuración" de la deuda municipal. Y la edil de Ganemos Maribel Ripalda incidió en el continuo incremento de los gastos financieros por parte del Ayuntamiento porque "en 2017 y 2018 la situación será muy jodida".

Tras esto, el PP lanzó el órdago que acabó dándole la victoria. El edil Antonio Saldaña (que se ratifica como hombre fuerte de los populares ante la ausencia de María José García-Pelayo en la sesión de ayer) anunció que si el gobierno no accedía a dejarlo sobre la mesa votaría en contra para forzar esa negociación.

Dicho y hecho. Ni siquiera la última palabra tomada por Mamen Sánchez, reiterando la necesidad de liquidez y anunciando la creación de una mesa con representantes de cada grupo que decidirán el destino de los 49 millones del anticipo (se dedicarían fundamentalmente a pagar facturas), sirvió para acercar las posturas. De este modo, en próximos días deberán reunirse los grupos para abordar las modificaciones del plan de ajuste aunque la regidora les reiteró: "Un plan de ajuste no se hace en 15 días". Por ello, les reclamó, no con cierto despecho, que planteen medidas que reduzcan los gastos municipales en 49 millones. El anticipo se abordará en próximas semanas pero el PSOE ya sabe que le puede ocurrir si no busca el consenso antes de las sesiones plenarias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios