IV VELADAS TAURINAS DEL HOTEL JEREZ

Rafael de Paula se reencuentra con Jerez

  • Lleno y expectación para ver y escuchar a una historia viva del toreo

  • Manuel Antonio García Paz remonta la antigüedad del coso jerezano a 1840

  • Álvaro Domecq Romero diserta en la velada de este jueves sobre las corridas del arte ecuestre

Rafael de Paula, historia viva del toreo de Jerez fue el protagonista de la segunda convocatoria de las Veladas Taurinas del Hotel Jerez, todo un acontecimiento que supone el reencuentro del maestro con su devota afición de Jerez.

Esta cuarta edición de las Veladas Taurinas de Hotel Jerez dedicadas al 125 aniversario del coso de la calle Circo comenzó la noche del martes con las palabras de bienvenida de Marciano Breña en nombre de la Fundación Cultura Taurina, única organizadora este año de la convocatoria, dando paso a la amena ponencia 'Historia del Toreo en Jerez', por Manuel Antonio García Paz, una disertación que evidenció la gran dimensión histórica del toreo en Jerez, una labor pendiente de escribir en la historiografía local, y tarea en la que Juan de la Plata dio un paso importante.

Posteriormente tuvo lugar el coloquio con los matadores de toros Francisco Ruiz Miguel y Luis Parra 'Jerezano', protagonistas de estos soberbios festejos ya perdidos aportando un aluvión de datos Jerónimo Roldán, moderador del acto.

Se analizaron las razones de la pérdida de este festejo, alguna correspondiente a las figuras, que fue fecha señera en la temporada española en la que tanto Ruiz Miguel como Jerezano escribieron páginas triunfales.

De nuevo Manuel Antonio García Paz, que dedicó su intervención al querido Gabriel Mateos, abrió plaza con la historia del coso que esta temporada cumple 125 años, y de los que le precedieron en un brillante recorrido a través de la grandeza de la historia del toreo jerezano.

García Paz concluyó por considerar la plaza como de 1840, ya que la siguiente de 1872 y la actual en 1894 son reedificaciones sobre la cimentación y muros que la que trazó el arquitecto Juan Daura. Por tanto el coso tendría más de 180 años.

Buena parte de esta historia, y en la cima, es el siguiente invitado, Rafael de Paula, en un cariñoso reencuentro con la afición de Jerez. En el orden del día, otro festejo mítico, la corrida del arte del toreo. En toda la historia de la plaza, el que más ha toreado en este coso es Rafael de Paula que ha sumado más de sesenta paseíllos, más de una quincena de ellos en la corrida del arte del toreo.

Con la torería de que es dueño, llegó el torero acompañado de partidarios y amigos, llenándose el salón. Subió Paula al estrado con una gran ovación del público en pie y Jerónimo Roldán condujo el hilo de la esperada conversación con el torero.

Paula evocó aquel junio de 1964, apenas licenciado del servicio militar –“Yo desfilaba muy bien”– escogió ocho toros de Guardiola para torear en Jerez. Al hilo, con mucho ángel contó anécdotas y malos tragos de su etapa militar.

Se llenó la plaza, Paula estuvo bien aunque se llevó una cornada fuerte. Fue la primera piedra porque a raíz de esa corrida, el 28 de julio siguiente, contó que la empresa Belmonte dio otra de Guardiola con Paula que fue la primera corrida del arte.

Concluyó Paula que hemos ido a peor en el panorama taurino de Jerez, comparándolo con una orquesta desafinada. Con la categoría que tiene Jerez, razonó que el número de festejos no está a la altura de esa categoría: “España no se entiende sin corridas de toros”, como dijo Ortega, lamentando los pocos acontecimientos taurinos que ofrecen en Jerez.

Criticó que al toreo se le califique como “fiesta” pidiendo a Dios que bendiga el toreo.Sobre el toreo de hoy dijo que es distinto al de su tiempo, pero confesó que se aburre cuando va a los toros y hay muy pocos toreros que le interesan, sin embargo le interesa mucho el comportamiento del toro, tan distinto uno del otro.

Sobre cómo se sentía habiendo imantado a tanto intelectual explicó que sentía mucha emoción por ello y creía en el hombre, bastándole con que le entendiera cualquiera ser humano. Dijo que Bergamín era un ser elegido de esos que te dejan huella.

Al cariño y simpatía del torero correspondió el cariño del público en el coloquio que le dedicó poemas y fandangos. Una grata velada con la afición entregada con su torero, que acabó con muchos de los asistentes haciéndose fotos de recuerdo con él.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios