El Rebusco

El jerez de aquí y el sherry de allá

  • Imágenes curiosas del gusto británico por los vinos del Marco, un vino "casi de allí"

  • Un imaginario gráfico y artístico muy poco conocido

Xérès Vermouth elaborado por Cusenier.

Xérès Vermouth elaborado por Cusenier.

En el 2010 la Universidad canadiense de Laval publicó el libro de la antropóloga Hélén Giguére, Viva Jerez. Una obra que incluía un capítulo titulado la bodega: un patrimonie culturel, sensoriel et majoritaire. y en el que podemos leer que el universo bodeguero ha despertado poco interés desde el punto de vista de la antropología. No ocurre así con la historia, la arquitectura y. por supuesto, el vino y el comercio.

Giguére ha demostrado con esta obra, fruto de su tesis académica, hasta qué punto el tejido social y las personas que lo componen incorporan una práctica y una experiencia de bodega que las define.

Por mi parte, he de indicar que este interés local al universo vitivinícola de la zona se ha hecho tarde y con escasos ejemplos, aunque si relevantes. Una relación en la que hay que mencionar la trilogía de Carmen Borrego sobre el jerez hacedor de cultura, ya entrado el siglo XXI; el trabajo de Enrique Montañés (2000) en el aspecto comercial; los de Fernando Fernando Aroca (2007) y José Manuel Aladro (2012) en el terreno de la arquitectura; los de Begoña García González-Gordon (2008 y 2010), sobre la dinastía de su familia bodeguera; y el del Jerez bodeguero de Francisco Bejarano (2004).

Y los que más nos pueden interesar para el tema tratado son los tres tomos de Ana Gómez (2018, 2019 y 2020), sobre la imagen publicitaria del Marco de Jerez.

A estos últimos habría que objetar que su periodo de estudio abarque tan solo hasta los años 30 del siglo XX, y que se obvie la publicidad generada en un país como Inglaterra. Un desafío al que todavía nadie se ha atrevido hacer frente.

Opisso y su publicidad para Pinto Ramos. Opisso y su publicidad para Pinto Ramos.

Opisso y su publicidad para Pinto Ramos.

Como obras colectivas hay que alabar las que han visto la luz en los últimos años: El vino de Jerez en los  80 años de la Denominación de Origen (2016), Tres siglos bebiendo Jerez (2018), y De las cepas a las copas. El vino de Jerez desde la Edad Media hasta nuestros días (2020).

Aún esperamos con anhelo ese congreso de la Bonald sobre Literatura y vino, al igual que las Jornadas de Archivos Privados, de los Amigos del Archivo, dedicadas al mundo bodeguero.

Un balance, grosso modo, que nos plantea muchas cuestiones sobre cómo y de qué manera se ha estudiado la historia de nuestros vinos, su imagen, su reflejo en las diferentes manifestaciones artísticas como la literatura, el cine, la música, la pintura, o la misma publicidad.

De esto último queremos mostrar algunos curiosos ejemplos pinceladas que han visto la luz dentro y fuera de nuestras fronteras. Seguro que desconocidos para muchos.

La visión del artista Heath Robinson. La visión del artista Heath Robinson.

La visión del artista Heath Robinson.

Los de aquí

Si paseamos por nuestro entorno más cercano, y prestamos atención a los elementos urbanos que nos rodean, pronto nos percataremos que estamos en una ciudad llena de referencias al mundo del vino.

Podemos deleitarnos con la gastronomía local en La Parra Vieja, en el Viña T, o en Las viñas, todos esos lugares en la zona centro. Otros aún ostentan sus nombres en la fachada, pero ya sin actividad, como la Cepa de oro, en la Porvera, o la cafetería Sherry, en la calle Ferrocarril.

El apelativo del término Sherry es habitual en los paneles anunciadores de diferentes comercios, ya sea de una peluquería, una auto-escuela, una inmobiliaria o un centro veterinario.

La arquitectura nos brinda ejemplos, como una de las figuras femeninas de la portada de la capilla del Sagrario, en la iglesia San Miguel, que sostiene un racimo de uvas, racimos que adornan las columnas de la entrada principal de la Cartuja de Jerez.

Y en la misma fachada del teatro Villamarta, Anasagasti nos hace un guiño con esas cuatro "ventanas" en forma de botellas.

O bien, al pasear por calles con nombres tan sugerentes como Avenida del Amontillado, Calle Vid, Arrumbadores, San Ginés de la Jara, Bodegas, o la ya desaparecida, Roa la bota.

Este horizonte se amplía mucho más si estudiamos cómo la publicidad de las empresas bodegueras han competido entre sí a la hora de convencernos de las bondades de sus productos.

Pero esto no ocurrió con marcas concretas, sino que el que fuera uno de los hombres fuertes del jerez, Francisco Valencia, en el periodo como directivo de las líneas aéreas Iberia, logró bautizar a uno de los Boeing 727 con el nombre de Jerez-Xérès-Sherry. El mismo Julio Delgado actúo en el evento como venenciador. Estamos hablando de 1974.

Las casas de Domecq y Márqués del Mérito organizaron concursos de carteles. El ganador del convocado por Marqués del Mérito en 1923 sería nada menos que Federico Ribas, con un joven, y casi desnudo, dios Baco arrodillado bajo una parra. El premio fueron 2.000 ptas.

En los años `40 del pasado siglo, el artista Carlos Sáenz de Tejada y de Lezama, al que se le relaciona con la producción artística del bando sublevado en la guerra civil española, realizaría una serie de dibujos para la casa Domecq en forma de calendario, además de otros trabajos publicitarios con su peculiar estilo de exaltación de las figuras

La relación de estos creativos es extensa, y aquí traemos algunos de estos nombres sobresalientes. Es el caso del dibujante y pintor catalán Ricardo Opisso y Sala (1880-1966), y su cartel para la empresa Ramos Pina, almacenistas exportadores de vinos genuinos jerezanos.

De la misma casa es otro cartel fechado en 1910, de autor anónimo e impreso en Berlín por Kreslawsky&Co., pero destinado al mercado americano

La figura de un elegante caballero con sombrero canotier, absorto sirviéndose una copa de la botella,

Las bodegas de Agustín Blázquez apostarían por la firma de José Segrelles Albert, pintor e ilustrador valenciano (1885-1969), para su cartel de 1905.

Agustín Blázquez y Blázquez (Antequera, 1826), se hizo cargo del negocio bodeguero de su mujer Servanda, cuando esta falleció en 1881.

Josep Segrelles para Agustín Blázquez. Josep Segrelles para Agustín Blázquez.

Josep Segrelles para Agustín Blázquez.

Las bodegas Paul & Dastis pasaron a denominarse "Agustín Blázquez".

A su muerte de éste, en 1886, la bodega pasó a manos de su hijo Manuel cambiando su nombre a "Hijos de Agustín Blázquez SA" y continuando en manos de la familia hasta 1972 en que fue adquirida por Pedro Domecq.

Entre sus vinos más afamados estaban el Carta Blanca, y los brandies Anticuario y Felipe II.

Hasta la modelo y actriz Teresa Gimpera anunciaba el brandy Jeriñac.

Más allá de nuestras fronteras

Del libro de Giguére se puede extraer este texto: El vino de Jerez siempre se había venido fuera de hecho se había comercializado fuera casi como si no fuera un producto español, era casi un producto más inglés... Y desde allí salía a otros países del mundo, y salía con nombres ingleses, las compañías en gran parte inglesas. O sea, era un producto español, pero un producto español muy peculiar.

Estas compañías con intereses en el comercio del sherry actuaban por libre a la hora del lanzamiento de sus campañas publicitarias. Desconocemos mucho sobre este asunto, tan solo nos han llegado una información escasa.

Queda por saber qué se hizo en mercados como el inglés, el alemán, el holandés, el norteamericano o en la propia Noruega, por empresas como Harvey´s, Croft, Sandeman, o Williams&Humbert.

Un asunto digno de una tesis, que implicaría rebuscar por los archivos de estas empresas, seguramente mejor conservador en instituciones oficiales británicas que los nuestros.

Intentemos aportar algunos de estos nombres de creativos involucrados en el lanzamiento de famosas marcas, o mostrando el cartel genérico de 1909 donde unos aviones se dirigen a Inglaterra desde Jerez, dándosele la bienvenida y anunciando que este excelente estimulante es recomendado por los doctores.

Pero veamos como el ilustrador británico Ralph Steadman hace su particular visión de los ratones de González Byass, como el caricaturista inglés, Ronald Searle, pone su arte en la campaña promocional del Croft original cream sherry para el mercado de las islas británicas.

Igualmente hará Williams&Humbert, a principios de los años `60, al contar con el dibujante Quentin Blake para una serie de caricaturas de personajes tipos de aquel país que aparecieron en la revista satírica Punch.

La relación se amplía con William Heath Robinson, dibujante, ilustrador y artista inglés, conocido por sus creaciones de máquinas elaboradas de manera caprichosa.

Divertido es el proceso de elaborar el sherry por las bodegas Domecq, según él. Un trabajo que ha servido, incluso, para comercializarse en placas metálicas que suelen verse decorando las paredes de modernos pubs y bares.

Por su parte, Sandeman adquiriría en 1910 dos creaciones de Septimus Edwin Scott. La titulada Spanish Dance, también conocida como Sherry Land, fue adaptada para etiqueta de uno de sus vinos.

Más exóticos son los dos posters franceses de entresiglos, uno, de alrededor de 1890, para anunciar Sherry Kola, hecho con "Xeres veritable et a la noix de kola", bebida muy de moda por aquellos tiempos, como el Xérès vermouth, elaborado por la prestigiosa destilería fundada por Eugéne Cusenier. En la actualidad formando parte de Pernod Ricard.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios