Jerez

El río al que cercaron las carreteras

  • Su limpieza y el azud móvil permiten que vuelva a niveles de seguridad en horas Medio Ambiente pide mejoras y obras en sus carreteras al Estado, Junta y Diputación Provincial

El río Guadalete ha agradecido la inversión que se ha realizado. Los millones invertidos en limpiar sus márgenes y, sobre todo, dotarle de un azud móvil comenzaron a sentirse ayer cuando, apenas unas horas después de estar a apenas 80 centímetros de desbordarse, ofrecía a propios y extraños una imagen inusualmente vacía.

Mucho más sofisticado, el azud se convierte en el inmenso tapón de una bañera, que permite retirar una inmensa cantidad de agua en apenas unas horas. Igualmente, la limpieza del cauce y la ribera del río ayudó a que su inercia a desbordarse se viera minimizada. Pese a todo, no se trata de los últimos obstáculos que aún tiene que salvar el río para cumplir su función de depositar su agua en el mar.

Desde la delegación territorial de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta se considera que hay aún mucho más defectos por subsanar. Es por ello que se han remitido escritos al Estado, Junta y Diputación para informarles del efecto que sus carreteras producen en el río o cuando éste se sale de cauce. Así, al Estado le vienen a confirmar la existencia de una serie de puntos negros en los que el problema de la inundabilidad "se ve agravado por la ocupación de las zonas inundables, impidiendo el retorno de los caudales al cauce". Así apuntan tanto a diferentes puntos de la autopista AP-4 en el término de Jerez como a la insuficiente capacidad de drenaje de la obra de paso del camino de servicio sobre el Arroyo Buitrago; el relleno en las proximidades del puente de Cartuja; insuficiente capacidad de drenaje de las obras de paso de la autopista sobre el Arroyo Salado en las inmediaciones de la salida Jerez Sur o la insuficiente capacidad de drenaje en el camino de servicio de la autopista sobre el arroyo Salado junto a Estella del Marqués, entre muchos otros.

En lo que se refiere a la Junta de Andalucía, en este caso su propia delegación territorial de Medio Ambiente le ha remitido un escrito en el que igualmente le informa de cuáles son las carreteras de su responsabilidad que generan problemas al Guadalete. Así, señalan que "hay problemas asociados a la deficiente capacidad de la obra de paso de la carretera A-2003 sobre el Arroyo Salado de Caulina en las proximidades del núcleo de Estella del Marqués. El arroyo Salado a su paso por esta pedanía -recuerda- constituye uno de los puntos más problemáticos de la zona inundable de Jerez, pues además del estrechamiento natural que presenta la llanura de inundación en este punto hay que añadir la reducción de la sección del cauce y de la llanura de inundación por diferentes tipos de ocupaciones, lo que provoca la retención de las avenidas por este punto y la invasión y corte de la autopista AP-4 en sus proximidades". Uno de los problemas que inciden en la inundabilidad se debe a la insuficiente capacidad de drenaje del puente sobre esta carretera, problema que se ve agravado por tener obstruido el vano más próximo a su margen izquierda por un muro que conduce el paso de las aguas hacia el vano central.

También apunta los obstáculos que suponen por ejemplo los caminos de servicio de la A-381 (Jerez-Los Barrios) a su paso sobre el arroyo Buitrago que retarda durante semanas la salida del agua acumulada en el sector de Las Pachecas.

En lo que se refiere a la Diputación Provincial, desde Medio Ambiente se le comunica los problemas asociados "a la deficiente capacidad de la obra de paso de la CA-3113 sobre el arroyo Buitrago" y que representa un grave obstáculo al proceso de evacuación de las avenidas retrasando a veces durante semanas la salida del agua acumulada en el sector de Las Pachecas. Igualmente señala la insuficiente capacidad de drenaje de la carretera CA-3110 cerca del km 4 por el canal de desagüe del Cejo del inglés, así como en los nudos de enlace con la A-381.

También detecta problemas asociados a la insuficiente capacidad de la obra de paso de la CA-9024 sobre el Arroyo del Rano, incrementando el riesgo de inundabilidad en las proximidades del núcleo urbano de Nueva Jarilla o el corto drenaje de la carretera CA-9017 sobre afluente de la margen derecha del Arroyo Salado de Paterna en las proximidades de Torrecera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios