Jerez

"La sábana santa jerezana no será expuesta como un fetiche"

  • Según los investigadores, la copia sindónica que se encuentra custodiada en la basílica de la Merced es una de las más importantes entre las muchas que existen en Europa

Hace justamente un mes, Francisco Antonio García Romero, profesor de filología clásica, investigador y una de las mentes más preclaras de la ciudad, ofrecía una conferencia sobre la 'sábana santa jerezana' organizada por la Asociación Católica de Propagandistas y que tuvo lugar en la sala Juan Pablo II. García Romero reivindicaba esta reliquia como un elemento diferenciador y un activo en el ámbito del contenido patrimonial de Jerez. Y lo argumentó con datos que historiadores como Jesús Caballero Ragel, Juan Antonio Moreno Arana o el recordado Alberto Cuadrado Román han ido ofreciendo en estos últimos años. Estudios que han sido recogidos en diferentes artículos publicados en este medio.

Lo primero que habría que destacar de esta reliquia que Jerez acoge, es que está pasada por la auténtica de Turín con lo que ésta, a pesar de ser una copia de la original, toma el rango de reliquia sagrada, pudiendo ser manifestada como si de la Síndone de Turín se tratase.

Las investigaciones llevadas a cabo por los historiadores antes citados, arrojan algunas conclusiones. Una importante es que esta copia sindónica es una de las más importantes de las muchas repartidas por toda Europa al datarse su antigüedad a 1572, muy posiblemente copia hecha en Chambery y no en Turín, lugar donde hay constancia documental de que llega en 1578.

Sin embargo, existe, según Moreno Arana, prueba documental de la donación de la misma al convento mercedario por parte del fraile Ángel Alberto, quien formaliza escritura y normaliza una serie de normas para el futuro uso de la misma así como las posibles manifestaciones que se puedan llevar a cabo.

Estas ostensiones están documentadas por el historiador Bartolomé Gutiérrez quien escribe sobre las distintas exposiciones llevadas a cabo en la basílica de la Merced. Estos documentos hablan del siglo XVIII, cuando en la mañana del Jueves Santo se exponía el paño santo así como en las fechas de la festividad de la Patrona, en la octava a la Asunción (24 de agosto). Estas manifestaciones se siguieron llevando a cabo, incluso, con la exclaustración de los padres mercedarios como consecuencia de la desamortización en 1835. Hasta el año 1934 las manifestaciones al pueblo fiel de esta reliquia se han ido desarrollando, teniendo reciente documentación oral a través de un buen artículo escrito por Francisco Antonio García Romero en este medio en el que narraba los recuerdos de una jerezana casi centenaria llamada Dolores Figueroa Mayo en un alarde de admirable memoria por los detalles a las que esta jerezana llegaba a narrar.

OSTENSIÓN

El padre fray Felipe Ortuno Merchante, comendador de la comunidad mercedaria en la basílica de la patrona la Virgen de la Merced, es claro y directo en el devenir del presente y el futuro de esta reliquia que se conserva en la capilla de San Pedro Nolasco. Tras abrir la preciosa urna del siglo XVII que contiene la réplica del paño santo, afirma que "no está en mi hoja de ruta promover el fetichismo religioso. Hay que vivir la fe desde la austeridad, la sencillez y la claridad. Y no basándote en objetos en los que muchas veces depositamos una devoción extrema". En la basílica se conservan desde el siglo XVII once reliquias. "Están perfectamente certificadas y documentadas. Pero no vamos a hacer uso de ellas para el mercantilismo religioso. Está claro que aquí deberíamos de tener más fieles. Pero el fin no justifica los medios. Y no pienso hacer espectáculo alguno a cambio de la asistencia de curiosos", comenta el comendador.

En alguna ocasión se ha comentado sobre la posibilidad de hacer una ostensión de este paño tan singular. Pero el padre Felipe se declina con claridad cuando afirma que "no voy a entrar en el y tú más que muchas veces vemos en la iglesia y en las hermandades en el que parece que muchas veces vemos más competiciones que un deseo de trabajar por la evangelización. La fe no es una competición, sino un fin en sí misma. Una gracia que se manifiesta gratuitamente. Y con tanta ostentación estamos llegando a un tiempo que nos permite anunciar que podemos llegar a la antesala de la disolución de la fe". Claras y concisas las palabras del padre Felipe sobre la gestión de las muchas reliquias que la historia le ha otorgado a la basílica de la Merced.

Jerez puede presumir de tener una copia sindónica de las mejores de Europa. Sin embargo, los custodios de la misma, miran más allá de lo puramente escénico para ser verdaderos pastores de un rebaño gestado desde la fe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios