Contenido promocionado

Los sacaleches eléctricos como aliados para la lactancia materna

  • Portabilidad, velocidad de extracción y facilidad de limpieza son tres aspectos a considerar antes de adquirir un sacaleches eléctrico.

La leche materna puede congelarse o guardarse en la nevera.

La leche materna puede congelarse o guardarse en la nevera.

Las mujeres que optan por la lactancia materna lo tienen muy claro, el sacaleches es su gran aliado cuando se ven en la tesitura de tener que volver a trabajar y no por ello quieren dejar de amamantar a sus retoños. Y si bien lo óptimo sería no tener que hacer uso de este aparato, o no para que las mujeres pudieran conciliar su vida privada con su vida laboral, el sacaleche es necesario para muchos casos, más allá de esta circunstancia.

El mejor sacaleche eléctrico es el que se quiere adquirir, mucho más en un momento en que las mujeres no reparan en gastos y están especialmente sensibles a la calidad de los productos y artículos para satisfacer las necesidades de su bebé y las suyas propias, relacionadas con un paso tan importante en su vida como la maternidad.

Consideraciones antes de adquirir un nuevo sacaleches

No va a precisar de un mismo sacaleche la mujer que lo usará de forma esporádica que la que tiene que estimular las mamas para generar más leche. El uso es la primera consideración a tener en cuenta antes de elegir uno y luego ver si lo que se precisa es una sacaleche eléctrico o no. Las partidarias de la lactancia materna prefieren los sacaleches manuales, pero incluso entre estas y acuciadas por el ritmo social, se hacen con uno eléctrico. Las mujeres que usarán el sacaleche para exprimir leche de un pecho mientras con el otro se amamanta al bebé, sí que deberán usar el manual, de lo contrario molestarán mucho al pequeño por el ruido del sacaleche eléctrico.

Recordemos que la leche materna, a temperatura ambiente se conserva alrededor de diez horas, mientras que en la nevera de dos a cuatro días y hasta seis meses en el congelador y una vez que se ha descongelado ya no puede volver a congelarse.

Otra consideración a tener en cuenta al comprar un sacaleche es si se desea uno simple o doble que permita sacar la leche de las dos mamas a la vez, pues cada mujer sabe lo que precisa y la cantidad de leche que debe almacenar.

Si lo que priman son las prisas se deberá escoger el que tenga una mayor velocidad de extracción, siendo los eléctricos dobles, junto a las bombas de extracción de leche que se encuentran en los hospitales los que más leche extraen. Lo ideal en estos casos es usar los dobles que permita contar con las manos libres para así poder masajear los pechos, estimulandolos.

Sacarse leche debe ser una experiencia placentera y nunca traumática

La facilidad de limpieza es otro factor muy importante. Hay que escoger el sacaleches más fácil de esterilizar, puesto que en estos casos la higiene es esencial. Otro factor a tener en cuenta es la portabilidad, ya que hay mujeres que deben sacarse la leche en el trabajo y otras lo hacen en casa y fuera de casa los eléctricos pueden resultar un gran engorro y no solo por el ruido que hacen.

Asegurarse siempre de comprar un sacaleche que permita poder usar varios tipos de copa es necesario, a menos que se precise una copa de tamaño estándar que es la que suelen llevar estos aparatos. No hay que olvidar que la lactancia materna, en la que se incluyen los momentos en que se ha de sacar leche para guardarla debe ser una experiencia placentera y nunca traumática, de modo que se debe comprar aquel sacaleche que cada mujer sienta que se ajusta más a sus necesidades.

Sobre la lactancia materna se ha escrito mucho y si bien la OMS la recomienda, también afirma que no es esencial para el lactante más allá de los seis meses de vida, aunque si la recomienda hasta los dos años de edad, además numerosas ligas y asociaciones en todo el mundo, apuestan por la lactancia materna hasta que el bebé lo considere necesario, puesto que solo con ella, el lactante obtiene los nutrientes que precisa para su desarrollo y más tarde, además de los nutrientes, el bebé encuentra seguridad y confort.