Jerez

"En los símbolos y los gestos del Rocío es donde habla la Virgen"

  • El padre Alexis hace balance de esta nueva página para la historia de la romería

-¿Qué balance hace de la romería?

-Un notable. Será un sobresaliente cuando lleguemos a Jerez, que será el momento de subir la nota.

-¿Se ha notado de verdad la crisis?

-Soy muy malo para los números, pero en los momentos puntuales como la misa del Real y la llegada de la Virgen, han estado impresionantes de público.

-¿Trae un año más lleno el saco de peticiones?

-Lo tenía escondido para cuando llegara la Virgen y lo entregaré cuando estemos en Jerez. Es el motivo por el que hago el camino andando, por aquellos que no pueden estar y que tienen muchas cosas que llevar a la Virgen.

-¿Se le puede quitar la fiesta al Rocío?

-No, es una romería y siempre se hace con alegría. Es una fiesta encauzada hacia un sentimiento cristiano con la Virgen como eje central. Estamos en un tiempo de gloria y la Iglesia nos invita a alegrarnos con Cristo resucitado y esa realidad no la podemos obviar.

-¿Intenta estar con toda la gente de Jerez?

-Eso es muy difícil porque hay muchas personas. Cuando salgo ya llevo un año de vida con la hermandad y sé que hay grupos que necesitan más la presencia del director espiritual. Eso lo sé y me dedico a acercarme a ellos porque conozco sus necesidades. Hay muchas casas e intento estar en todos los momentos que se viven. No obstante doy el mensaje de que hay que estar en la casa de Jerez y este año estoy habitando más la sede jerezana.

-¿Contento también con la asistencia a los actos de culto?

-Pues sí. Es algo libre para todos y se parte de que al hacer el camino se tiene que orar. No obligo a nadie y todos sabemos las horas y los actos en el camino y en la aldea.

-¿Hasta qué punto son importantes los gestos?

-Los símbolos y los gestos del Rocío son donde habla más la Virgen. Ver esos detalles es una clara muestra de esto, como en la ofrenda de los jóvenes de Dos Hermanas donde me emocioné escuchando a un pequeño de esa hermandad que dijo que sería hermano mayor porque su abuelo así lo quiso. Cada Rocío es una colección de imágenes y detalles que nadie te los va a comprar y no los vas a vender porque son tuyos.

-Ha hablado de que la medalla hay que ganársela. ¿Se vanaliza mucho la medalla en el Rocío?

-Totalmente. Esta junta de gobierno se ha planteado revalorizar el sentido de la medalla. Se gana con esfuerzo, con amor, siendo hermano, participando. Comprarla y ponérsela al cuello es muy fácil y tenemos que entender que la medalla es la de la hermandad, por lo que se tiene que recibir en la hermandad con todo lo que ello significa, jurando y tomando posesión de ella cuando se entrega. Así que la medalla se tiene que ganar implicándose en la hermandad, arrimando el hombro, buscando la unidad. Por eso no tenemos esa hermandad de primera que queremos, haciendo un símil con el Xerez. Tenemos que consolidar muchas cosas y vamos a hacerlo, pero para eso necesitamos gente que sienta esa medalla. Significa muchas cosas como todos los símbolos. No somos magníficos, no somos los primeros, hay que ser humildes y reconocer nuestras limitaciones para intentar mejorar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios