Jerez

Cuando éramos soldados...

  • Más de 200 hombres que hicieron la mili en la base jerezana de La Parra se reúnen veinte años después para conmemorar su paso por el Ejército del Aire

Comentarios 23

El comandante Iríbar hizo formar a la tropa ayer de nuevo en la antigua base de La Parra. "A formar en fila de a diez. Vista a la derecha (por eso de facilitar la foto a los medios de comunicación) y les recuerdo que en formación no se habla". Con estas órdenes comenzó el primerr eencuentro oficial de más de 200 hombres que hicieron la mili en la base del Ala 22, ahora escuela privada de pilotos.

"La verdad que estamos muy emocionados, no pensábamos que nos iban a responder tantos compañeros", dijo Juan Carlos Moreno, miembro de la comisión que organizó el primer reencuentro de ex soldados de La Parra, cuya clausura se registró en 1993. José Coronil (de Villamartín) hizo el servicio militar como voluntario en 1979: "Para mí fue magnífico, porque llevaba trabajando desde los diez años en el taller agrícola de mi padre. Fue el cielo, no quería ni irme de permiso para no tener que trabajr. Aquí hubo magníficos compañeros tanto los soldados como los oficiales. Había gente muy buena".

El empresario de automoción arcense Juan Lozano hizo la mili con Coronil en la Policía Aérea ese mismo año: "Chupé más guardias e imaginarias que el palo de la bandera, pero nosotros teníamos dos semanas de servicio y otra de descanso, lo cual compensaba a muchos. Nos licenciamos antes del año". Otros hombres, sin embargo, la hicieron como voluntarios para esquivar ser destinados "a cualquier lado de España. Hacíamos más meses pero a la familia les compensaba que no te fueras por ahí".

La organización destacó que las redes sociales, el apoyo de los medios, de la dirección del aeropuerto civil y de la escuela privada fueron las claves para organizar la masiva reunión. "Se han reunido compañeros que llevaban veinte años sin verse. A ver si la próxima la tenemos cada año".

Tras formar junto al botiquín la reclutada visitó la base. "Los destacamentos no tienen nada que ver con nuestra época", dice un cabo primero, que añade que " no nos dejan entrar, porque están ocupados por los chicos de la Escuela. Pero recuerd todo: el puesto de guardia, el patio de armas donde formábamos y nos hartábamos de pegar taconazos y barrigazos"... El compañero que camina a su lado añade "acuerdate de las de perolas que fregué yo. Pero lo recuerdo con cariño".

La instalación recuerda su pasado militar en un monolito con azulejos de diferentes grupos del Ejercito del Aire. Allí se fotografían los más veteranos, los "bisa de los bisa", mientras los compañeros los aplauden y jalean. Son Diego Torregrosa, de un reemplazo de 1956; Juan Calvente, de 1961; Eulogio Arteaga, también de 1956, y el suboficial Albazán que "era el que nos hacía a todos fotos cuando llegábamos de novatos al cuartel".

La escuadrilla alcanza el puesto de guardia. "Anda que nos comimos aquí tú y yo relevos (le dice otro veterano a otro). Cerca estaba el mástil de la bandera. Hubiera sido bonito que la hubieran puesto", dicen.

Los caminos tras la mili han sido muy dispares. La mayoría dice que "estamos contentos, con lo malo que está la cosa hoy, hemos podido salir adelante". Hay varios policias actuales entre los que hicieron la mili en el ala 22. José Lainez, policía nacional, dice que "acabe la mili en la policía aérea y meses después ingresé en el Cuerpo. Me he pasado la vida de uniforme, pero soy feliz" y muestra con orgullo una lámina con los retratos de sus compañeros de servicio en el Ejército del Aire. Un policía local de Jerez le saluda y ambos recuerdan de qué reemplazo eran. Otros son pequeños empresarios autónomos de distintos sectores como la automoción, hostelería y maquinaria."Si veinte años no son nada", dicen...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios