Jerez

Las torrijas de Dessert: una con crema pastelera con vainilla de Tahiti y otra al estilo francés

La torrija del pastelero Pablo Queijo, de Dessert, de crema pastelera con vainilla de Tahiti / Manuel Aranda

El jerezano Pablo Queijo y Fabian Sadler llenan cada día la vitrina de Dessert con auténticas joyas pasteleras. Ahora que las calles se inundan de azahar al estar en plena Cuaresma, ambos pasteleros están elaborando dos estilos de torrijas muy particulares. 

La primera de ellas está hecha con bizcocho y rellena de una crema pastalera con vainilla de Tahiti. Después la pasa por huevo, leche, azúcar y vino fino. Tras freírla, le quita el exceso de aceite y la baña con miel y la deja reposar unas 12 horas. Una delicia. Además, para quien las prefiera sin miel, la pastelería las prepara con azúcar y canela.

La segunda de las elaboraciones viene de la mano de Sadler, que hace una particular versión de la torrija al estilo francés. El pain perdu es una generosa loncha de brioche artesanal empapada en una mezcla de leche, azúcar, vainilla de Tahiti, canela y huevos. Se carameliza con su propio azúcar en mantequilla y un poco de aceite. Al terminar se espolvorea de azúcar glas y canela en polvo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios