Jerez

"Cada vez tenemos más personas mayores que debutan con una alergia"

  • El doctor Javier Domínguez, del Servicio de Alergia del hospital de La Paz, participó esta semana en unas jornadas en Jerez Las previsiones apuntan a una primavera complicada para estos pacientes

Todo apunta a que esta primavera será complicada para los alérgicos, sobre todo, al polen de las gramíneas, el prevalente en todo el país. Esas son al menos las previsiones que barajan los especialistas que el pasado viernes se dieron cita en Jerez en el I Congreso de Alergia, organizado por la unidad de gestión clínica de Alergia y Neumología del hospital de Jerez. El doctor Javier Domínguez, médico del Servicio de Alergia del hospital de La Paz de Madrid y ponente en esta jornada, afirma que sólo un mayo lluvioso y con mal tiempo, como ha ocurrido en otras primaveras, podría rebajar estas malas previsiones para los personas que sufren alguna alergia. "Las plantas dependen de las condiciones climatológicas para polinizar y desde luego con los datos actuales sí será una primavera fuerte en cuanto a alergias". Pese a que el polen de gramíneas es el relevante en todo el país, cada zona dependiendo de la climatología presenta sus peculiaridades y en el área de Jerez tiene también una importante incidencia el polen de olivo y el de plátano de sombra. La doctora Carmen Millán, del servicio de Alergia del hospital de Jerez, indica que en las consultas del centro sanitario se está observando ya un incremento de pacientes con patología "no bronquial, pero sí de vía alta, rinoconjuntivitis principalmente".

Lo cierto es que el número de personas con algún tipo de alergia se ha ido incrementando año a año, una circunstancia para la que los expertos no tienen una explicación clara. "No es algo que se sepa con seguridad pero probablemente haya por un lado una base genética, porque cuando los padres tienen alergia es más frecuente que los niños también la desarrollen, pero tampoco ocurre siempre y se sabe además que hay factores medioambientales que interrelacionan con esa carga genética y hacen que al final se exprese la alergia. Y eso sí que se ha modificado bastante en los últimos 20, 30 años, y puede condicionar que aparezcan alergias en grupos de edad que antes no tenían. Cada vez vemos más pacientes con una edad mediana o mayores que debutan con alguna alergia a alimentos o de tipo respiratoria y que no habían tenido anteriormente ningún síntoma", explica Domínguez.

La información que a nivel de calle se tiene sobre las alergias favorece, según estos dos especialistas, que "afortunadamente, no haya muchos pacientes sin diagnosticar, porque la gente en cuanto tiene alguna sospecha de una posible alergia consulta o bien al médico de Atención Primaria o al alergólogo y además cada vez sabe mejor lo que debe y no hacer".

La sintomatología está perfectamente descrita: la más frecuente es la rinitis y la conjuntivitis, que afecta a la nariz y los ojos y en una fase más avanzada, está el asma, que condiciona de forma más grave al paciente.

Ante la aparición de los primeros síntomas en una persona que no está diagnosticada previamente, Domínguez aconseja en primer lugar que acuda a su médico de Atención Primaria para que le prescriba un tratamiento sintomático y posteriormente que el paciente sea derivado a las unidades de Alergia "para hacer un diagnóstico verdadero de qué es lo que produce esa alergia con vistas a prevenir nuevas exposiciones o por lo menos que sepa, en el caso del polen o ácaros, qué medidas puede tomar para que los síntomas sean más leves. En algunos casos y una vez que esté bien diagnosticado se le puede poner vacunas que harán que en los próximos años mejore o no tengan síntomas tan intensos ".

En este sentido, la doctora Milán recalca que cada vez existe un arsenal terapéutico más amplio y eficaz. "También jornadas como la que hemos celebrado nos aportan una serie de conocimientos para mejorar aún más la calidad". Esta alergóloga asegura que la inmunoterapia, las vacunas para la alergia, "que estamos manejando ahora no es la que manejábamos hace diez años. Estamos obteniendo una mejor estandarización de todas las técnicas tanto para diagnóstico como para tratamiento". Defiende además que lo único que verdaderamente impide la evolución natural de la enfermedad hacia el asma es la inmunoterapia. "Lo tenemos muy claro. Es cierto que no es barata, en comparación con otros medicamentos, y más ahora que se habla tanto de recortes, pero si se echan cuentas de la medicación sintomática, es decir, la que sólo va a curar los síntomas, sumas y a lo mejor la vacuna no es tan cara".

Además la percepción de la alergia como una patología molesta pero benévola se desmonta cuando deriva en asma. "En una primavera como la de ahora, hay pacientes que nunca han tenido asma y que pueden tenerla este año, y el asma te puede llevar a Urgencias y que acabes ingresado. Tiene su gravedad. No es lo mismo tener una rinitis leve a tener asma por alergia al polen", mantiene el doctor Domínguez. "Por eso es importante saber bien qué diagnostico de alergia tienes, qué polen es el que te afecta, o si es otra causa. No vale con decir sólo tienes alergia, sino saber a qué, para poder prevenir". Y en este punto, los alergólogos defienden el papel de su especialidad. "Orientar una alergia respiratoria es relativamente sencillo, lo que es difícil es diagnosticar cuál es la causa de tu alergia y para eso hay que recurrir a un alergólogo, que somos especialistas y hemos tenido una formación. Hay muchas dudas más allá de unas pruebas cutáneas que se hacen habitualmente".

Millán explica que la alergología es una especialidad cada vez más demandada, relativamente joven, pero en la que se han producido importantes avances. "Somos los alergólogos los que disponemos de las técnicas adecuadas. De hacer cuatro rayas al principio en el brazo y del diagnóstico inicial de la fiebre del heno hasta hoy ha llovido mucho y una persona alérgica bien diagnóstica y tratada puede tener una buena calidad de vida; de hecho la sintomatología va remitiendo y acaban utilizando menos medicación". El doctor Domínguez coincide en la reivindicación de su especialidad. "Ahora mismo con el perfil de pruebas que hacemos puedes decirle al paciente que tenga una alergia a una fruta si va a ser una alergia leve, de la que no se tiene que preocupar mucho, o puede acabar en una alergia muy grave. Y ese diagnóstico no está al alcance de cualquiera, por eso es importante potenciar ese diagnóstico por el alergólogo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios