Publirreportaje

El video de boda está cambiando y sólo algunos lo saben

  • Especialistas en bodas como Adrián Selma son capaces de hacer del día de tu boda una verdadera película.

La llegada de las nuevas tecnologías junto con la influencia de grandes realizadores han creado un nuevo camino por explorar en busca de creaciones audiovisuales de calidad cinematográfica.

 

Lejos quedó el tradicional video de boda de varias horas de duración con el cajón como destino final. Ahora deja paso a un auténtica película de boda, una obra de arte capaz de recorrer toda la historia de amor de la pareja y transmitir la emoción del gran día condensado en pocos minutos para disfrutarlo una y otra vez.

Un producto único cada vez más valorado y que ha sabido soltarse de la mano del fotógrafo, logrando ser adquirido por separado como una opción indispensable en el día de la boda.

Las nuevas cámaras de fotografía con la opción de grabación de video han permitido crear producciones cinematográficas que anteriormente sólo eran posible con productoras con presupuestos muy altos. Microfonía, 'steadycam', 'slider', mini cámaras o los actuales drones, completan la nueva oferta tecnológica al alcance de cualquiera.

Verdaderas películas personalizadas, capaces de emocionar y trasladarnos para siempre a unos de los días más bonitos de vuestras vidas. En nuestra ciudad, Adrián Selmaque dirige una productora especializada en bodas, subrayaba: "el video está creciendo a pasos agigantados, las imágenes llegan a emocionar a desconocidos. Un producto único, personalizado, que ayudará a revivir una y otra vez uno de los días más felices de una pareja". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios