Marco de Jerez Viñistas independientes y cooperativas avanzan hacia la integración de todo el sector productor

  • Los viticultores del Marco de Jerez barajan agruparse más allá de la concentración de la oferta de uva y mosto para la defensa común de sus intereses

  • Procurarán un acercamiento con la patronal bodeguera Fedejerez, pero antes quieren dar forma a su alianza

Responsables de Asaja y su sectorial de viñas Asevi en la reunión con los presidentes de las cooperativas del Marco. Responsables de Asaja y su sectorial de viñas Asevi en la reunión con los presidentes de las cooperativas del Marco.

Responsables de Asaja y su sectorial de viñas Asevi en la reunión con los presidentes de las cooperativas del Marco.

La gran coalición del sector productor del Marco de Jerez empieza a tomar forma. Viñistas independientes y cooperativistas vitivinícolas están de acuerdo en la necesidad de unir fuerzas para hacer rentable la viña y garantizar su viabilidad, alianza que, a priori, cuenta con el apoyo de ambas partes según se puso de manifiesto en la primera reunión de los productores para abordar la posibilidad de concentrar la oferta de uva y mosto para revalorizarlos frente a su bajo precio actual.

Viñistas y cooperativas se reunirán a finales de mes, antes del próximo pleno del Consejo Regulador, para concretar su alianza

Al encuentro convocado por la asociación de viñistas independientes Asevi-Asaja acudieron los presidentes de las siete cooperativas del Marco de Jerez, entre otros operadores del sector –también estaban representadas las bodegas artesanas de Sanlúcar– y el proceso sigue adelante, con idea incluso de ampliar el ámbito de actuación más allá de la concentración de la oferta de uva y mosto para la defensa conjunta en las cuestiones sectoriales que conciernen al sector productor, también en las que son motivo de debate en el seno del pleno del Consejo Regulador del vino.

En este sentido, el presidente de Asevi-Asaja Francisco Guerrero explicó que la idea es reanudar las conversaciones entre los viñistas y las cooperativas para, de un lado, remontar los bajos precios actuales de la uva palomino y, de otro, retomar el hilo directo entre las partes, que se rompió tras las sanciones impuestas por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por prácticas contrarias a la libre competencia.

“Hay buena sintonía”, indicó Guerrero a modo de conclusión tras el encuentro, en el que se habló de buscar la integración de todo el sector productor, según remarcó el portavoz de las cooperativas, Francisco Lorenzo.

A juicio de Francisco Galán, vicepresidente de Asevi y miembro de la ejecutiva de Asaja-Cádiz, “la reunión ha ido muy bien; se ve que el sector se va a unir y no sólo para hacer rentable la viña”, motivo por el que las partes fijaron nueva fecha para el próximo encuentro, que se celebrará en vísperas del próximo pleno del Consejo, previsto para el último martes de noviembre.

“La propuesta de concentrar la oferta tiene futuro, porque todos estamos en el mismo barco”, prosiguió Galán, quien precisó que en la próxima reunión tratarán de “concretar la forma jurídica para asociarnos o agruparnos y salir del gran bache en el que estamos”.

“La idea principal es unirnos y subir los precios”, recordó el responsable de los viñistas independientes, quien insistió en que “no podemos seguir vendiendo la producción por debajo de costes”.

Los planes de Asevi pasan por procurar un acercamiento a la patronal bodeguera Fedejerez a fin de propiciar una subida del precio del vino de Jerez desde la base, desde la uva palomino, cuya cotización ronda los 36 céntimos de euro, de los precios más bajos de España según denunciaron semanas atrás los viñistas independientes en rueda de prensa. Pero antes de acercarse a las bodegas, viñistas y cooperativas quieren dar forma a su proyecto de agrupación.

El problema de fondo, y no es baladí, es que en el sector se habla de que actualmente sobran unas 20.000 botas de vino y eso que no hace ni una década que el Marco creyó haber logrado el equilibro entre oferta y demanda tras el arranque de viñedo que redujo la superficie de 10.000 hectáreas a las 6.500 que quedan en producción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios