Jerez Industrial

Herrero y Adrián Martín, dos menos

  • Quique Caballero sólo tiene 14 jugadores de la primera plantilla para jugar en Écija

El Jerez Industrial se va quedando sin jugadores a cada día que pasa. El club blanquiazul conoció ayer la baja de Jorge Herrero, que se une a los ya desvinculados Juan Carlos, Julio, Ione, Manu Barreiro, Rafa Caro, Orife y Ramón Pereira. Además, Adrián Martín está cerca de llegar a un acuerdo con el Girona, aunque podría jugar este fin de semana en Écija, al igual que Bornes, otro de los que ya tiene decidido marcharse si la situación no cambia las próximas horas.

De este modo, Quique Caballero sólo tiene disponibles a 14 jugadores de la primera plantilla para el desplazamiento a Écija del domingo, ya que Carrasco es baja por sanción.

Especialmente traumática ha sido la salida para Jorge Herrero. El jerezano, que recala en el Villanovense, llegó en verano "con mucha ilusión por volver a casa" pero finalmente se ha impuesto la cruda realidad a sus deseos y retirando la denuncia ha terminado aceptando la oferta del equipo serón. "Me ha costado un mundo tomar la decisión y espero que la afición sepa entenderme. He aguantado todo lo que he podido y más". Si Herrero se marcha es porque evidentemente no ve el futuro del club nada claro: "No me da buena espina, el presidente está haciendo mucho daño y parece que va con mala fe". De cualquier forma, opina que la situación todavía se podría reconducir si Ricardo García acaba por marcharse. Si no, "sería el desastre total y aunque no creo que intente quedarse nos podemos esperar cualquier cosa".

El que ha sido capitán de la primera plantilla durante buena parte de la primera vuelta estuvo a punto de dejar el club hace dos meses cuando el presidente intentó apartarle del equipo junto a Juan Carlos. La plantilla contraatacó ese mismo día emitiendo un comunicado durísimo contra Ricardo García. "Hemos sufrido muchísimo estos meses porque al presidente lo calamos enseguida y es de agradecer que la afición al final se pusiese de nuestro lado. Todos sabemos cómo manipula el presidente a cualquiera pero al final el tiempo pone a cada uno en su sitio".

Lo que empezó bien ha acabado mal "y es una pena porque en el primer año del equipo en Segunda B la idea era hacer una temporada bonita, había equipo para eso. De hecho nuestro comienzo fue muy bueno, luego llegaron todos los problemas que sabemos. Un proyecto no se puede empezar por el tejado, más si cabe cuando no hay una buena cimentación".

A Jorge Herrero le espera ahora el Villanovense, equipo del grupo 2. Los pacenses están situados en descenso con 19 puntos, a dos de la salvación. El centrocampista jerezano argumenta que "llego a Villanueva con la idea de cambiar un poco el chip. El equipo no está en una situación cómoda pero sí hay estabilidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios