Mundial de MotoGP 33 años de Grandes Premios en Jerez (II)

  • Mick Doohan gana cuatro de las seis carreras hasta 1996 y en 1999 sufre el accidente que le apartaría de las pistas

  • Alberto Puig consigue en 1995 su único triunfo en 500 y Álex Crivillé se impone tres años seguidos: del 97 al 99

Dos pilotos inscriben con letras de oro sus nombres en Jerez durante la década de los 90: Mick Dohhan y Álex Crivillé. El australiano gana cuatro carreras entre 1991 y 1996 y se despide de la práctica deportiva tras una gravísima caída en 1999. En el período 97-99, Crivillé suma tres triunfos consecutivos, marca sólo al alcance de Valentino Rossi años más tarde.

1991 Sequía española

No comenzó nada bien la década de los 90 para los intereses de los españoles. Ningún piloto nacional lograba subir al podio del trazado jerezano por primera vez en cinco años: cero de nueve. 1991 fue el inicio del idilio que mantendría el australiano Mick Doohan con el Circuito de Jerez, donde subió cuatro veces al primer cajón entre este año y 1996. El piloto de Honda conseguía su primera victoria en Jerez con un dominio apabullante sobre su NSR, dejando muy atrás a las Yamaha de Kocinski y Rainey. Joan Garriga, que había dado el salto ese año a 500cc., fue cuarto a más de 30 segundos del ganador. Bradl, en 250cc., y el japonés Ueda, en el octavo de litro, se alzaron con los triunfos en el resto de categorías. En esta última, el mejor español fue Jorge Martínez Aspar con un quinto puesto que supo a muy poco.

1992 Primera remodelación del Circuito

En aras de una mayor seguridad, el Circuito acometió su primera reforma en la pista, desapareciendo la antigua 'chicane' y creándose el curvón Sito Pons y que daba salida a la recta más larga del trazado con la brusca frenada de 'Dry Sack' (ahora curva Dani Pedrosa). El trazado pasaba a su actual fisonomía de 4.423 metros, aunque un par de años después se le añadió una 'chicane' entre las curvas Crivillé y Ferrari que sólo se utiliza en competiciones automovilísticas.

Aspecto del Circuito de Jerez antes de reconvertir la antigua 'chicane' en la actual recta larga. Aspecto del Circuito de Jerez antes de reconvertir la antigua 'chicane' en la actual recta larga.

Aspecto del Circuito de Jerez antes de reconvertir la antigua 'chicane' en la actual recta larga.

Por segundo año consecutivo, no habría victorias locales en el Gran Premio de España. En 500cc., Doohan volvía a repetir triunfo, seguido de Rainey y Mackenzei. En dos y medio, Loris Reggiani se imponía a Helmut Bradl y Masao Shimizu. En 125 llegaba el único podio español de la mano de Carlos Giró, tercero tras Ralf Waldmann y Fausto Gresini.

1993 El japonés Wakai muere en un accidente

El Gran Premio de España de 1993 estuvo marcado por el accidente que le costó la vida al japonés Nohoyuki Wakai. En la sesión de entrenamientos del sábado, el japonés arrolló en la calle de boxes al italiano Fabio Ravaioli, un amigo de Loris Reggiani, cuando iniciaba su maniobra de aceleración para incorporarse a la pista. El piloto de Suzuki fallecía horas después en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla. A partir de entonces, se endurecieron las normas de acceso al 'pit-lane'.

En lo deportivo, Álex Crivillé lograba su primer podio en 500 en Jerez en una carrera que se llevó el siempre espectacular Kevin Schwantz (primer triunfo de una Suzuki en Jerez). Wayne Rainey volvía a ser segundo en un Circuito donde nunca ganó. Tan sólo cuatro meses después, y cuando iba camino de su cuarto título consecutivo, sufría un accidente en el circuito de Misano que lo dejaba parapléjico de cintura para abajo el resto de su vida. Las victorias de los japoneses Harada (259) y Sakata (125) sirvieron de homenaje a Wakai.

1994 Torrontegui, único podio nacional

Wayne Rainey recibe el cariño de unas aficionadas. En 1993, el estadounidense sufrió un accidente en Misano que lo dejó parapléjico. Wayne Rainey recibe el cariño de unas aficionadas. En 1993, el estadounidense sufrió un accidente en Misano que lo dejó parapléjico.

Wayne Rainey recibe el cariño de unas aficionadas. En 1993, el estadounidense sufrió un accidente en Misano que lo dejó parapléjico.

Con Wayne Rainey fuera de las pistas, el australiano Mick Doohan fue el absoluto dominador del Mundial de Motociclismo los cinco siguientes años. En Jerez lograba en 1994 su tercer triunfo, en una apretada lucha con Kevin Schwantz. En 125, Herri Torrontegui acababa tercero en lo que fue el único podio español de ese año, carrera que de nuevo se adjudicaba el japonés Sakata. En el cuarto de litro, Ruggia obtenía el primer triunfo francés en Jerez.

1995 Alberto Puig se corona en Jerez

Alberto Puig, que hoy día sigue ligado al equipo Honda como director técnico del HRC, sólo consiguió un triunfo mundialista y fue en Jerez. El 7 de mayo de 1995, el catalán lograba ante una multitud de aficionados el triunfo en 500cc por delante de Luca Cadalora y Álex Crivillé. Luis D'Antín, en 250, se unía al festival español con un tercer puesto; mientras que en 125 hubo un año más sequía española. De nuevo hubo doblete nipón con Harada y Aoki como triunfadores.

1996 Invasión de pista, caída de Crivillé y triunfo de Doohan

Si por algo pasará a la historia el Gran Premio de España de 1996 en Jerez fue por la invasión de pista que se produjo en la última vuelta de la carrera de 500 y que privó a Álex Crivillé de su primer triunfo en el Circuito en la máxima categoría. El de Seva afrontó la última vuelta con medio segundo de ventaja sobre Mick Doohan. Al llegar a las enlazadas Nieto-Peluqui, una gran cantidad de aficionados atravesaron las vallas y tomaron la zona de escapatoria e incluso la pista. Crivillé frenó, lo que permitó a Doohan alcanzarlo y rebasarle en la última curva. Allí, Crivillé abrió gas, su moto reaccionó con brusquedad y el piloto salió por orejas, dejando el camino libre a Doohan para su cuarto triunfo en Jerez. Después se supo que Crivillé podría haber ganado la carrera si se hubiera puesto una reclamación que, sin duda, habría prosperado. Pero ¿cómo iba Honda a reclamar si su primer piloto se había hecho con el triunfo?

Otra imagen de la invasión de pista en el GP de 1996. Otra imagen de la invasión de pista en el GP de 1996.

Otra imagen de la invasión de pista en el GP de 1996.

Max Biaggi, que no se prodigó en podios en Jerez, se hacía con el triunfo en 250, mientras que el japonés Aoki se imponía a Emilio Alzamora por 25 milésimas en 125, con el debutante Valentino Rossi en cuarta posición.

1997 Crivillé, rey de Jerez

Álex Crivillé inició en 1997 un reinado que duró tres años en el trazado jerezano. El piloto de Honda se desquitó del Gran Premio anterior con una victoria demoledora ante Doohan en pleno festival de las Honda, que coparon las cinco primeras posiciones. El rey Juan Carlos fue testigo excepcional del primer triunfo de Crivillé, subcampeón el año anterior y que sólo pudo ser cuarto al final de aquella temporada.

Jorge Martínez Aspar agradece al público todo el cariño por su último podio en Jerez en 1997. Jorge Martínez Aspar agradece al público todo el cariño por su último podio en Jerez en 1997.

Jorge Martínez Aspar agradece al público todo el cariño por su último podio en Jerez en 1997.

1997 supuso también el año de la primera victoria de Valentino Rossi de las nueve que tiene en Jerez. En la pequeña categoría, el italiano iniciaba también su reinado imponiéndose en la recta de meta al japonés Ueda, mientras que Jorge Martínez Aspar, en el año de su retirada, se despedía del Circuito de Jerez con un tercer puesto.

1998 Segundo triunfo de Crivillé

El Gran Premio de España de 1998 tuvo de nuevo color español con la segunda victoria consecutiva de Álex Crivillé. El catalán partía de nuevo con la vitola de aspirante al título, aunque pertenecer al mismo equipo que el cuatro veces campeón no le ayudaba. Tras dos cuartos puestos seguidos en Japón y Malasia, Crivillé afrontaba el GP de España con ganas de subir al podio. Carlos Checa obtuvo la 'pole', pero finalmente se tuvo que conformar con un cuarto puesto. Crivillé se imponía de nuevo a Doohan, que ya le veía como un enemigo, mientras que Biaggi acababa tercero. En 250cc, Capirossi superaba a Rossi en el duelo de italianos, mientras que en 125 cuatro japoneses se metían entre los cinco primeros, con triunfo de nuevo para Sakata.

1999 Accidente de Doohan y tercer triunfo de Crivillé

El viernes 7 de mayo de 1999, Mick Doohan sufrió un terrible accidente entre las curvas 3 y 4 del Circuito de Jerez. En la cuarta vuelta del entrenamiento cronometrado de esa jornada, el australiano pisaba una de las líneas blancas con la Honda. La pista estaba húmeda. El piloto fue a chocar violentamente contra la valla de la que a partir de entonces se conoce como 'curva Doohan'. Se fracturó la pierna derecha por encima de la rodilla y también la tibia, y la muñeca y clavícula izquierdas, además de sufrir una herida abierta en el hombro. Se perdió el Gran Premio y, pese a intentarlo meses después, se vio obligado a abandonar el motociclismo. En 1992 ya había sufrido un grave accidente que casi acaba con su carrera. Volvió y ganó cinco campeonatos.

Mick Doohan, en camilla tras la grave caída que sufrió en 1999 y que a la postre acabó con su carrera deportiva. Mick Doohan, en camilla tras la grave caída que sufrió en 1999 y que a la postre acabó con su carrera deportiva.

Mick Doohan, en camilla tras la grave caída que sufrió en 1999 y que a la postre acabó con su carrera deportiva.

En carrera, Álex Crivillé ganaba por tercera vez consecutiva, acompañado por Biaggi y Sete Gibernau en el podio. El de Seva, sin Doohan, pasó a ser el primer espada de Honda y en Brasil, meses después, se proclamaba campeón del mundo de 500. El primer español en lograrlo.

En 250, Valentino Rossi conseguía el segundo triunfo en Jerez. El japonés Azuma ganaba en el octavo de litro, con Emilio Alzamora en el tercer puesto. Ese año, el leridano también se proclamaría campeón del Mundo, llevando el término regularidad a su máxima expresión: no ganó ninguna carrera, pero estuvo en el podio en diez de los 16 grandes premios. Aún se recuerda aquella sucia maniobra de Marco Melandri intentando derribarle en el último GP de Argentina en el que Alzamora se proclamó campeón por un punto.

2000 El Gran Premio más largo de la historia

El Mundial de Motociclismo se había quedado sin su último gran dominador (Doohan), estaba por ver si Crivillé aguantaba la presión del campeón y a 500 ascendía un joven Valentino Rossi que estaba llamado a dominar la siguiente década. En el último año de los 90, sin embargo, emergió en Jerez un 'invitado' que pronto se convirtió en favorito. Su nombre, Kenny Roberts jr., hijo del campeón de mediados de los setenta y primeros ochenta.

Emilio Alzamora se impuso en la carrera de 125cc en 2000. Emilio Alzamora se impuso en la carrera de 125cc en 2000.

Emilio Alzamora se impuso en la carrera de 125cc en 2000.

La carrera de 500 del año 2000 fue la más larga de la historia. En realidad, hubo dos carreras. Una en seco que duró 16 vueltas y otra en mojado que se fue a los diez giros. Roberts calculó mal y levantó la mano antes de que se cumplieran los 2/3 de la prueba, por lo que hubo que pasar por boxes, cambiar 'zapatillas' y regresar a la pista. Lo cierto es que el norteamericano también dominó en mojado, aunque Carlos Checa se quedaba a 8 décimas del triunfo, mientras que Crivillé sólo pudo ser cuarto después de tres triunfos seguidos. Rossi fue tercero.

En 125, el campeón Emilio Alzamora conseguía su primer triunfo en Jerez, mientras que en 250 el alemán Ralf Waldmann repetiría la victoria que ya cosechó en 1997.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios